Vertical de Ecuaterra

Dentro de los ejemplares presentes en el Chocó Andino están plantas comestibles, como el pepinillo silvestre, el bledo y el llerén.

16 feb 2024 , 14:44

En el interior del Chocó Andino, con sus 286 000 hectáreas, viven especies importantes de animales como el famoso oso de anteojos y 3 200 plantas.

Dentro de estas ejemplares existen plantas alimenticias no convencionales. La mayoría de ellas crecen de forma silvestre y han estado aquí desde siempre.

En la parroquia Nanegalito, a unos 45 minutos de Quito, la Fundación Imaymana las estudia. Sus investigadores saben que en el Chocó Andino hay unas 450.

Le puede interesar: El Chocó Andino, tierra de reforestación y de protección de aves

Nina Duarte, ingeniera forestal, cuenta que muchas de ellas han quedado en el olvido por lo que corren riesgo de desaparecer si no son reproducidas. Ella y sus colegas intervienen en este tema.

"Se rehabilita esta área degradada a través de la diversidad de plantas y árboles en el sistema, que a la vez es un beneficio para los productores y productoras", señala.

El pepinillo silvestre es uno de ellos, una hortaliza muy llamativa por su tamaño: mide unos 6 centímetros. Lo mismo ocurre con el tomatillo de árbol, que tiene un color diferente a la del tomate de árbol que se conoce.

Foto de un tomatillo verde.
Foto de un tomatillo verde. ( )

Estas plantas tienen propiedades extraordinarias, que incluso, en algunos casos, llevan ventaja a las plantas comestibles tradicionales como el bledo, una planta en esta zona está por todas partes.

Por ello, los bosques del Chocó son para los científicos verdaderas bastiones de conocimiento .El llerén es una de las plantas más estudiadas, un tubérculo no convencional de nueve mil años de antigüedad, una de las plantas ancestrales que corre riesgo de perderse.

Lea también: La ONU felicita a Ecuador por su decisión sobre el Yasuní y el Chocó Andino

Su sabor es como el de un choclo tierno. Es una planta resistente a las sequías e inundaciones cuyas propiedades sorprenden. Son antioxidantes, y aportan muchos nutrientes, pues tienen calcio y hierro.

Foto de un llerén, un tubérculo que crece en el Chocó Andino.
Foto de un llerén, un tubérculo que crece en el Chocó Andino. ( )

Su cultivo no es complejo y es uno de las plantas alimenticias que el proyecto intenta resaltar. Además, están flores comestibles como la verdoloaga y unas papas aéreas que ahora están siendo cultivadas de nuevo por las comunidades.

La idea es que estas plantas no solo permitan la restauración de los bosques, sino que se incluyan en el sistema de producción y de alimentación de la zona.

Por ello la misión es enseñar a las comunidades no solo a cultivarlas, sino a prepararlas. De allí la importancia de reforestar y de atesorar estos bosques biodiversos en donde aún queda mucho por descubrir.

La comuna La Esperanza de Carchi resalta con su paisaje de colores, que rodea al imponente volcán Chiles, d 4 4 78 metros.

09 feb 2024 , 13:57

A 40 kilómetros, al noroccidente de Tulcán, en Cachi, un manto de frailejones y pajonales recubre las montañas del páramo. Son 8 621 hectáreas que forman parte del área de conservación de la comuna la esperanza, de la parroquia Tufiño, a 3 900 metros sobre el nivel del mar. Donde la temperatura bordea los seis grados centígrados.

Esta zona rodea al imponente volcán Chiles, que tiene una altura de 4 748 metros. Las lagunas verdes marcan el paisaje de las estribaciones del complejo volcánico. Tres están ubicadas en una extensión de ocho hectáreas, y tienen un diámetro aproximado de uno a un kilómetro y medio.

Adquieren su nombre por el distintivo color verde de sus aguas, causado por los residuos de azufre, que se asientan en el fondo, y cuyo intenso olor se percibe a una distancia de 500 metros.

Su impresionante transparencia permite ver las algas que crecen en el interior. Su origen se debe a manantiales internos y vertientes del nevado. Una de sus características es el entorno rocoso que las rodea, donde los miles de frailejones son sus principales residentes.

Son 8 621 hectáreas que forman parte del área de conservación de la comuna la esperanza
Son 8 621 hectáreas que forman parte del área de conservación de la comuna la esperanza ( )

Lea más: Qué significa el dragón de madera, el símbolo del Año Nuevo chino

La biodiversidad de la zona cobra relevancia por la presencia de un ecosistema diverso en el que se entrelazan seis tipos de bosques, incluyendo el alto andino y los humedales. Es hábitat de 172 tipos de aves, entre los que destaca el cóndor andino, en peligro de extinción. Además de 28 especies de mamíferos, como las llamas.

Desde 1999, la comuna La Esperanza, donde actualmente habitan 600 familias, asumió la misión de preservar este espacio. Mediante un convenio con el programa socio bosque del ministerio de Ambiente; han preparado a 4 guardaparques que vigilan el área y se encargan de emitir alertas en caso de detectar alguna amenaza como incumplimiento de los límites de la frontera agrícola, caza o incendios forestales.

“La primera acción que hizo la comuna La Esperanza fue la adquisición de tierras en la zona más baja de la parroquia de Tufiño, para dedicarlas a la agricultura y ganadería, con la finalidad de dejar los páramos, no ejercer presión, no destruir la vegetación y el ecosistema”, comentó la presidenta de la comuna La Esperanza, Amparo Chiles.

Lea más: 5 beneficios desconocidos de la remolacha (y cómo debes prepararla para no perder sus propiedades)

Ellos ponen especial atención a los frailejones, pues sus hojas de estas plantas absorben la humedad de la neblina y la liberan por medio de sus raíces, alimentando así las vertientes que abastecen las captaciones de cuatro ríos, fuentes vitales para los 75 mil habitantes de Tulcán.

Así son las lagunas de la comuna La Esperanza.
Así son las lagunas de la comuna La Esperanza. ( )

“La escasez que veíamos de los arroyos de agua que se estaban mermando el caudal entonces se decidió cuidar estos páramos, porque antes se quemaba, se tenía el ganado aquí, y viendo esos casos nos preocupamos en cuidar”, dijo uno de los habitantes de la comuna, Pablo Paspuel.

Por el páramo, a dos kilómetros al occidente, se localiza una cuarta laguna. Con un verde menos intenso, pero justo en el punto de acceso hacia el volcán Chiles, hito fronterizo entre Ecuador y Colombia.

El rojo, violeta y marrón son parte de los doscientos tipos de flora presentes en esta zona. Para llegar hasta este punto de la cordillera occidental se hace un recorrido de 3 horas.

El idílico entorno turquesa de las lagunas, junto con la densa población de frailejones, estimada entre 5 000 y 20 000 por hectárea, ha convertido a este lugar en una joya natural visitada por alrededor de 1 000 personas cada año.

Los árboles y arbustos de Quito están afectados por otra planta, que se expande sin control. Los seca y los mata, la única solución que han encontrado es retirarla manualmente.

29 dic 2023 , 14:05

Quito posee 80 clases de árboles que crean ambientes más favorables para la vida humana, pero tienen una amenaza que proviene de otra especie.

Su nombre científico es Tillandsia Recurvata, conocida como gallinita o clavel del aire, una planta de tipo Bromelia que está en América, desde Argentina hasta Estados Unidos, tiene la forma de un montón de pelos y sobrevive en todo tipo de condiciones ambientales.

Representa un riesgo porque cubre al tronco, a las hojas, sin importar la altura, impide que reciba luz solar, también le quita los nutrientes y absorbe humedad.

La llaman parásita de espacio, porque incluso puede matar al árbol.

Lea más: Bomberos de Guayaquil anuncian el horario de cierre de gasolineras para Fin de Año

"Ella vive del aire y su lugar de nacimiento es en el tronco del árbol, luego bota muchas semillas y hace que el control temprano de la planta sea importante", mencionó el director de áreas naturales EPMMOP, Pedro Kingman

Si estuviera en un ecosistema propio, el clavel del aire no se expandiría demasiado, la misma naturaleza, según el experto, lo detendría.

Pero en la ciudad, se propaga por el cambio climático y por estar en espacios calientes. Y lo peor: al momento se reproduce sin control, afectando otras plastas y arbustos.

El Municipio de Quito intenta quitarla de forma manual, con sus grupos de podadores, para evitar que colonice más árboles urbanos.

¿Cuál es la solución para evitar un daño ambiental mayor con el clavel del aire?

En México, por ejemplo, podan las ramas secas, retiran el clavel del aire y aplican bicarbonato de sodio. Sin embargo, no ha sido totalmente eficaz y no funciona como preventivo. Además, que debilita las ramas en buen estado.

Lea más: El venado de cola blanca es una de las especies más nobles de la naturaleza

"Representa un riesgo para el árbol urbano, le quita espacio de fotosíntesis a la hoja, le quita espacio de transpiración al tronco, y cuando sale de control las puede llegar a matar", añadió Kingman.

El Municipio pide a la ciudadanía alertar dónde han hallado esta especie para intervenir, evitar su expansión y la muerte de árboles por parte de una especie que se propaga en silencio y que no se conoce la solución certera para eliminarla.

El punto más extremo de la costa continental ecuatoriana está en la reserva de producción de fauna marina costera puntilla de Santa Elena, en el cantón de Salinas.

24 nov 2023 , 14:05

La reserva Puntilla de Santa Elena alberga uno de los lugares más populares de la costa ecuatoriana: la chocolatera. Se llama así por el color que toman sus aguas cuando las olas rompen contra los acantilados

Hasta 300 mil turistas al año visitan esta área protegida, que alberga a cerca de 50 especies de animales, entre ellas, aves, peces y crustáceos.

Corretean entre basura oceánica arrastrada a las costas, que también dificulta el camino a otras especies pequeñas, como las tortugas bebé.

"Octubre, noviembre y diciembre, son los meses donde mayor cantidad de tortuga registramos. En esta playa vemos como está todo lleno de basura", comentó el guardaparque de la reserva, Anderson Velasco.

Lea más: Apagones en Ecuador: el no posesionado ministro de Economía mantuvo reunión con carteras de Energía y Ambiente

El guardaparque también mencionó que esa es la problemática de la basura marina, pues en una playa sin actividad turística, se llena de basura que afecta a la vida

Pero los animales más grandes también enfrentan amenazas. 16 especies de mamíferos marinos habitan en esta reserva. Los más emblemáticos son los lobos marinos.

Se han contabilizado hasta 250 individuos, que descansan en la llamada Lobería. Ejemplares que suelen atascarse en redes de pesca, mientras buscan alimento.

Las campañas de educación a pescadores artesanales son fundamentales, porque aunque en las 52 mil hectáreas marinas de la reserva no está permitida la pesca, suelen detectarse actividades al margen de la ley.

Lea más: El biólogo Álex Isaac Defaz, reportado como desaparecido, fue hallado sin vida

Por ello se realizan con pescadores, artesanos, surfistas o militares para sensibilizar a las personas del sector.

El monitoreo se potencia con el apoyo de organizaciones como Wildaid, que gestionó la donación de un sistema de vigilancia a tres niveles: satelital, con radar y con cámaras.

Roddy Macías, máster en gestión ambiental, comentó que "Las herramientas sirven para combatir la pesca ilegal en un área que es patrimonio del Ecuador y debe estar protegido.

Lea más: Lasso entrega 1 511 becas de maestría como el último acto de su administración

El control se extiende al fondo marino. Los buzos del ministerio del Ambiente peinan los 14 arrecifes de la reserva, levantando información. Y marcan a tortugas marinas. Una de ellas tenía un metro de diámetro y pesaba 150 libras.

Se los identifica con tags en las aletas con un número para saber que vienen de Ecuador. Además, hacen un levantamiento de información de las especies que se pueden encontrar en esos ecosistemas.

Con la información que se recoge, los guardaparques miden la efectividad de los esfuerzos de conservación. Y establecen las normativas para regular y proteger esta, una de las 19 áreas marinas y costeras protegidas del país.

Esta especie en riesgo es necesaria para la supervivencia de otra: el papagayo de Guayaquil, pues estas aves emblema del puerto principal solo anidan en las copas de los pijíos.

06 oct 2023 , 14:30

El bosque seco tropical se extiende por más de 500 mil hectáreas en las provincias de Loja, Santa Elena, Guayas, Manabí y El Oro. En esa inmensidad, se encuentra el área provincial de productividad y conservación La Esperanza, en el cantón Isidro Ayora, a 45 minutos de Guayaquil.

Le puede interesar: En Cotopaxi, la comunidad del Quilotoa ha reforestado el 90% de la zona durante 13 años de trabajo

Gran diversidad de flora y fauna

Son 143 hectáreas de naturaleza, que son hogar de 74 especies de fauna. Hay insectos, anfibios, coloridas aves, como el trogón ecuatoriano, halcones, gavilanes, ardillas que saltan de rama en rama. Y, con algo de suerte, también pueden avistarse: tigrillos, cuchuchos, armadillos y venados.

En esta área también están presentes 48 especies de flora como árboles de guasmo, jaboncillo, guayacán y saiba. Los más representativos son los enormes pijíos: los árboles más altos del bosque seco. Gigantes del litoral ecuatoriano, que dan la bienvenida.

Pueden llegar a medir entre 30 y 40 metros de altura y hasta cuatro metros de diámetro. El árbol más grande puede ser abrazado hasta por ocho personas a la vez.

Le puede interesar: En Ecuador apenas se recicla el 5% de los desechos electrónicos

En esta zona se han llegado a contabilizar más de 120 ejemplares. Pero estos 'gigantes' se tornan frágiles frente a las quemas agrícolas.

Los pijíos se encuentran bajo amenaza

Esta especie en riesgo es necesaria para la supervivencia de otra: el papagayo de Guayaquil, pues estas aves emblema del puerto principal solo anidan en las copas de los pijíos.

En la esperanza, también se realizan otras actividades de ecoturismo. "Hay avistamiento de aves, camping, senderismo, ciclismo", cuenta Marcos Bajaña, corpopietario de La Esperanza.

Hay además huertos orgánicos que forman parte de proyectos de investigación en los que se evalúa la efectividad de los biofermentos agrícolas en las plantaciones.

Una alternativa de ecoturismo que conserva el bosque seco tropical, al tiempo que sensibiliza sobre las consecuencias de las actividades humanas.

Le recomendamos: Ecuaterra: reutilizar permite disminuir los residuos que generamos a diario

NOSOTROS

Ecuaterra es un espacio amigo que tiene como fin encontrar soluciones viables a problemáticas medioambientales. Televistazo y Ecuavisa.com junto a un gran equipo periodístico y de producción nos muestran lugares y opciones innovadoras con el fin de mejorar la calidad de vida.

Reportajes