Ecuador

Gobierno declara área reservada militar de defensa a los cerros Montecristi y San Isidro como estrategia contra el narcotráfico

En esos lugares se prevé colocar radares de alerta temprana y vigilancia.


18 ago 2021 , 20:32

Desde este miércoles los cerros Montecristi y San Isidro, en Manabí, son área reservada militar de defensa. Una vez que el presidente Guillermo Lasso firmó el correspondiente decreto ejecutivo por decisión del Consejo de Seguridad Pública del Estado.

Esto ante el rechazo de varios pobladores a la colocación de un radar de alerta temprana y vigilancia en el cerro de Montecristi para la lucha contra el narcotráfico. En diálogo con Ecuavisa, el comandante de la Fuerza Aérea, Geovanny Espinel, explicó que esta montaña es estratégica para la seguridad nacional.

"La posición estratégica más importante de todos los radares que nosotros tenemos en la defensa aérea. Vamos a optimizar al máximo la detección por parte de nuestros radares, sobre todo las aeronaves que vienen a bajo nivel", explicó Espinel.

El objetivo es neutralizar los vuelos clandestinos de narco avionetas que eluden el control con vuelos muy bajos para evitar ser detectadas.

"Las aeronaves que vienen a 300 pies y menos, es decir que vienen volando a unos 100 metros más o menos. Pero al colocar nuestro radar en ese punto, nosotros vamos a maximizar todas las capacidades", agregó.

Muchas de estas aeronaves se accidentan al intentar aterrizar en pistas irregulares. Según el comandante de la FAE, en las operaciones de control se han detectado centenares de narco pistas.

"En lo que es en la región costa hemos encontrado unas 300 pistas, pero siempre van a haber más pistas porque una avioneta pequeña puede aterrizar en cualquier carretera o en una playa", aclaró.

Espinel cuestionó a quienes se oponen a la instalación del radar por afectaciones al ecosistema del cerro.

"Tiene aproximadamente 1.300 hectáreas. El proyecto nuestro ocupará 2.25 hectáreas tanto lo que es una vía de acceso y las plataformas en la parte superior del cerro. Entonces el impacto es mínimo y no se está afectando a la biodiversidad", enfatizó.

El comandante de la FAE aclaró que no se detendrá el proyecto. No especificó la fecha para la colocación del radar, pero fue enfático al señalar que será lo antes posible.