Guayaquil

Nuevo horario de toque de queda de 01:00 a 05:00 no es funcional para los centros nocturnos, que piden abolir la restricción

La Asociación de Propietarios de Centros Nocturnos alista más movilizaciones


24 nov 2022 , 10:05

Más de 400 bares en Guayaquil y otros cantones de la provincia de Guayas están en riesgo de quebrar debido al toque de queda. Aunque la restricción es ahora de 01:00 a 05:00, los propietarios dicen que la medida no es funcional para este tipo de negocios.

El pasado miércoles, los integrantes de la Asociación de Propietarios de Centros Nocturnos del Guayas realizaron una protesta pacífica. Piden al Gobierno la abolición total de esta medida.

Samborondón propone plan piloto para reducir el toque de queda

El toque de queda fue impuesto por el presidente Guillermo Lasso el pasado 1 de noviembre en Guayas y Esmeraldas (después sumó a Santo Domingo de los Tsáchilas) por motivos de seguridad.

La restricción empezó en el horario de 21:00 a 05:00. El 9 de noviembre se redujo de 23:00 a 05:00 y hace dos días se acortó aún más, de 01:00 a 05:00.

La protesta terminó en la Gobernación, pero no pudieron ser atendidos por el representante del Ejecutivo en la provincia. Los recibió un asesor del gobernador Lorenzo Calvas.

¿Qué les dijeron? Ernesto Vasquez, presidente del gremio en el cual se agrupan 120 dueños de centros nocturnos como bares, karaokes o discotecas, dice que les han ofrecido "analizar" la medida.

SE PIERDEN INGRESOS Y EMPLEOS

Vasquez dice que solo en su asociación hay 120 dueños, pero en la provincia son algo más de 400 centros nocturnos registrados en esa actividad económica que están "trabajando a pérdida".

"Deben tener en cuenta que no solo se afectan los trabajos directos, sino los indirectos: taxistas, vendedores ambulantes, hoteles. Además se reduce el consumo y eso también afecta", dice Vasquez.

El toque de queda en Guayaquil pone en riesgo a más de 30.000 empleos

Para cumplir con la disposición, los centros nocturnos deben cerrar una hora antes del toque de queda para que sus empleados se vayan a sus casos. "Eso significa que debemos cerrar a las doce de la noche, cuando normalmente se cierra a las tres de la mañana", dice Vasquez.

Y acota que, como ya ha pasado antes, la costumbre de consumo de los clientes no se adapta a los nuevos horarios, simplemente no van. "Ya tenemos al 50% del personal en suspensión, pero si seguimos así no vamos a durar más".

El toque de queda se enmarca dentro de un estado de excepción que durará hasta el 15 de diciembre, pero los dueños de los bares y discotecas dicen que no pueden esperar tanto.

Esperan una respusta hasta el lunes, de lo contrario volverán a manifestarse en las calles.