Ecuador

Personal de la Contraloría lleva más de un año recuperando documentos afectados por el incendio

Según los funcionarios, el 90% se ha recuperado.


27 jul 2021 , 23:53

Funcionarios de la Contraloría trabajan en revisar, ordenar y reponer miles de documentos que fueron afectados en el incendio del edificio de la institución, en octubre del 2019. Tras 14 meses de labor son 47 mil expedientes los que se han recuperado.

El trabajo ha evitado que se paren procesos de definición de responsabilidades.

"Se han recuperado expedientes, resoluciones que están pendientes muchas de ellas para sus notificaciones y que sigue el proceso que corresponde. No se paraliza absolutamente nada", afirma Carlos Riofrío, contralor general del Estado.

Los documentos se despliegan en mesas, muchos de ellos con daños no mayores, pero otros sí fueron más afectados por el fuego.

Los funcionarios buscan en ellos los códigos que los identifican, notificaciones o cualquier dato que permita ir a los archivos digitales y verificar que ahí consten.

Si corresponden a procesos concluidos, los documentos son ordenados, se les coloca nuevas carátulas y se los archiva. Pero si son casos de responsabilidad en marcha pasan por otra instancia.

"Esos hay que sacarlos, registrar el sistema para pasa al análisis que se asigne un analista y que revise el proceso correspondiente", afirma Vicente Celi, funcionario de la Contraloría.

"Una parte se va a al archivo pasivo, otros al activo y otros que estaban pendientes de análisis para que siga el proceso de responsabilidades que corresponde", agrega Riofrío.

Si bien hay documentos que se perdieron en el incendio, el 90% se ha recuperado y el resto son en gran parte documentos que enviaron empresas o instituciones y que se les solicita que los repongan.

De a poco las cajas se van apilando y entre ellas reposan, por ejemplo, las que contienen todo el expediente de la glosa a la telefónica Claro, documentos también recuperados.

El trabajo es minucioso y se documenta en un inventario. Al final las cajas son trasladadas a dos ubicaciones en las que funcionan los archivos físicos de la Contraloría.

Según Riofrío, la recuperación de los documentos demuestra también que el incendio no fue un auto atentado.

La cantidad de documentos pendientes, poco a poco se va reduciendo y se entró en la última etapa del trabajo, sin embargo la contraloría estima que el proceso aún tomará el resto del año.