Ecuador

Negocios del Centro Histórico a pérdida por las movilizaciones

Los dueños de los negocios aseguran que hay una baja afluencia de clientes


16 jun 2022 , 14:40

Las protestas convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) causan preocupación entre los dueños de negocios que funcionan en el Casco Colonial de Quito por las bajas ventas y la escasa afluencia de clientes.

Pablo Buitrón, coordinador del Frente de Defensa del Centro Histórico, una agrupación que reúne a dueños de locales y moradores, aseguró que alrededor de 1 600 negocios, que actualmente funcionan en ese sector, se encuentran a pérdida. “Antes de la pandemia del covid-19 éramos como 1 800".

En los últimos tres días, personal de la Policía Nacional patrulla la zona por seguridad. Las calles aledañas al Palacio de Carondelet fueron cercadas con vallas metálicas, pero sí se permitió el paso de los transeúntes, clientes y demás gente que acude a esa zona para realizar gestiones en horas de la mañana. Al final de la tarde y noche hubo incidentes protagonizados por uniformados y manifestantes en la Plaza de Santo Domingo, en las calles Guayaquil y Bolívar.

Para la tarde de este jueves 16 de junio del 2022, los comerciantes están a la espera de las movilizaciones que se concentrarán en diferentes puntos de la ciudad y luego se trasladarán al Casco Colonial. Algunos comercios cerraron sus puertas a la espera de que se calme la situación.

Este tipo de hechos - acota el Buitrón- genera la percepción de que puede repetirse la violencia generada en octubre del 2019 cuando las calles del Centro Histórico fueron cercadas durante 22 días con concertinas metálicas. "La gente ha dejado de llegar por ese motivo".

Según el informe denominado Evaluación de Daños y Pérdidas por el paro nacional del 3 al 14 de octubre del 2019, levantado por el Banco Mundial con el apoyo del Banco Central, los daños en el patrimonio cultural y algunos edificios patrimoniales de la capital ascendieron a USD 2,53 millones.

Por eso, para quienes integran el Frente de Defensa del Centro Histórico, es fundamental protegerlo de las protestas declarándolo como una zona intangible en donde no se permita realizar manifestaciones. “En el Régimen de Lenín Moreno planteamos esa propuesta, pero se quedó en el trámite en el Ministerio de Gobierno”, expresó Buitrón.

Mientras tanto, los comerciantes aseguran que hasta ahora no pueden recuperarse de las pérdidas económicas causadas por la pandemia. Ángel Caiza comercializa camisetas en el Centro Comercial Granada que localiza atrás del Palacio de Carondelet.

Dice que su negocio paulatinamante estaba saliendo adelante tras la pandemia del covid-19, pero las movilizaciones lo afectaron. Antes vendía en promedio unas 10 prendas al día, pero en estos días apenas comercializa una.

Algo similar ocurre con Amanda Tul, propietaria de una peluquería en el Palacio Arzobispal junto a la Plaza Grande. “Estamos a la baja porque ha venido poca gente en la semana”. Asegura que en los últimos 10 años los comerciantes han tenido el mismo problema por las manifestaciones.

Fabiola Erazo trabaja en el local Mickey que distribuye artículos para eventos sociales como bautizos, bodas, primeras comuniones, etc. Cuenta que en estos días de movilizaciones vende un artículo por día. “Antes comercializaba entre 10 y 25. Los turistas se asustan al ver tantas vallas metálicas junto a la Plaza Grande”.

Reunión del alcalde y la comunidad

El alcalde de Quito, Santiago Guarderas y Cristina Reyes, administradora de la zona Centro, mantuvieron un diálogo con el buró y comunidad para generar acciones en bienestar y cuidados.

El funcionario explicó que, desde el primer día de las protestas en la capital, se viene articulando acciones con Policía Nacional, Fuerzas Armadas y más entes de seguridad para contener la situación.

“Estamos de acuerdo en que existe un legítimo derecho que está enmarcado en la Constitución de protestar, pero de manera pacífica, sin violencia y respetando a todos. Lo que tratamos de proteger es nuestro Centro Histórico, es por ello que vallamos esta zona ahora desde el sector de San Blas, para evitar cualquier acto de vandalismo”.

El Burgomaestre que se ha activado toda la maquinaria para levantar los obstáculos en las vías. Hasta el momento existe abastecimiento en los mercados, pero, si la situación continúa así la situación podría complicarse.

Ricardo Sánchez, miembro del buró del Centro Histórico, respaldó a la primera autoridad del Cabildo. “Estamos dispuestos a poner nuestro contingente, para que de alguna manera se minimice esta situación”.

Para Reyes, la reunión se realizó por pedido de la comunidad con el fin de proteger a la ciudad. Así, la gente será veedora para que en el Casco Colonial no se produzcan actos vandálicos. “La protesta social es correcta, pero lo que busca la comunidad y las autoridades es que sea sin violencia y sin agredir a las personas y al patrimonio”.