01 feb 2021 , 04:41

11 días después: ¿Cómo se ha llevado el proceso de vacunación contra la COVID-19?

El ministro de Salud es investigado por el posible delito de tráfico de influencias.

11 días han pasado desde que llegaron a Ecuador las ocho mil dosis de la vacuna contra la COVID-19. De acuerdo al Ministerio de Salud, la fase piloto contemplaba vacunar al personal de salud de primera línea, a las personas de la tercera edad en centros geriátricos y a sus cuidadores. Desde entonces, una serie de sucesos han suscitado frente al ojo público. De hecho, dos días después de haber iniciado el plan de vacunación dos funcionarios fueron removidos del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IEES), por haber accedido a la vacuna sin estar en el listado. Pero sin duda, quien se ha llevado el protagonismo en este proceso ha sido el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, quien es indagado por la Fiscalía y con pedido a juicio político por la Asamble Nacional. 

 

“Me voy a vacunar en Guayaquil, es lo que quiero hacer en homenaje a todas las personas, todo el personal de salud, que sufrió de la enfermedad”, esas fueron las palabras del ministro, quien fue uno de los primeros en vacunarse. 

 

Pero no solo se vacunó él, sino también sus familiares. El sábado 23 de enero el personal sanitario del Hospital de los Valles en Quito fue vacunado, y entre ellos también adultos mayores del condominio privado para adultos mayores ubicado al frente del hospital. Este no constaba en la lista de centros designados para obtener una vacuna, se supo más tarde que allí reside la madre de Zevallos.  

 

Las redes estallaron.  

 

La tarde del 26 de enero, el pleno de la Asamblea Nacional tenía una decisión tomada: con  121 votos afirmativos, resolvió exigir al presidente Lenín Moreno la destitución del ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos. No hubo votos negativos, y solo cuatro abstenciones, entre 125 legisladores activos.   

La respuesta de Zeballos. El 27 de enero, a través de un video institucional difundido en redes, el ministro manifestó: "El día sábado, dentro de mis actividades visité el Hospital de los Valles, donde nuestro equipo se encontraba vacunando dentro de lo que ya estaba planificado", y además, justificó la vacunación, "lo hice en mi calidad de ministro de Salud, en mi calidad de doctor y en mi calidad de hijo”. 

Aquello lejos de calmar las críticas, abrió nuevos procesos. El pasado 29 de enero, la Fiscalía General del Estado, anunció el inicio de una investigación previa contra el ministro por el presunto delito de tráfico de influencias. Delito que está tipificado en el artículo 285 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), y el cual es sancionado con una pena privativa de la libertad de tres a seis años. Ante ello, hoy 1 de febrero, el ministro rindió versión. 

 

A la vez, se presentó formalmente en la Asamblea el pedido de juicio político contra Zeballos. Ángel Simbaleza, asambleísta independiente, presentó 38 firmas de respaldo y dijo que son tres causales que motivan el juicio: “La entrega fraudulenta de carnés de discapacidad durante la emergencia sanitaria, incumplimiento de la Ley de apoyo humanitario, y el mal manejo de vacunación, el uso indebido de fondos públicos y el tráfico de influencias". 

 

Falta de transparencia y abuso de poder 

 

Frente al proceso de vacunación, Germán Rodas, coordinador de la Comisión Nacional de Anticorrupción, describe como “reprochable lo ocurrido con respecto al manejo de esas vacunas”, y agregó que “ninguna autoridad del país, menos el ministro de Salud, puede dar demostraciones de aprovechar para beneficio individual la circunstancia del proceso de vacunación”.

 

A pesar de que el pasado 21 de enero, Lenín Moreno, designó a los integrantes del Comité de Transparencia para acompañar al proceso de vacunación contra covid-19, la Comisión considera oportuna la conformación de una Plataforma de Contraloría Social al Plan Nacional de Vacunación Covid-19,  el objetivo urgente es conocer cifras y datos del proceso, que hasta ahora se desconocen, “con la finalidad de impedir cualquier otra arbitrariedad, para recabar información respecto a los procedimiento que se ponen en marcha, dar seguimiento de manera activa, exigir transparencia en el proceso”, dijo pues hasta el momento existen más preguntas que respuestas sobre el proceso de vacunación. 

 

Por su parte, Santiago Carrasco, presidente de la Federación Médica del Ecuador, y parte de los miembros de la plataforma de contraloría, explicó que “no hay un manejo transparente del proceso de vacunación, no tenemos información y hay abuso de poder, todas las madres se merecen lo mismo, pero no porque es mi familiar o es mi madre (...) debe llevarse un protocolo claro y pensar en el bien común”, agregó.  

 

Para Francisco Andino, el exministro de Salud y encabeza la lista de asambleístas nacionales por el movimiento Juntos Podemos, “sin hacer juicio de valores, el ministro enfrenta un juicio por ponerle la vacuna a la mamita, al final el juicio debería ser de por qué  no intervino bien la pandemia (...)”, y añade que los comicios del próximo 7 de febrero debieron haber sido aplazados. 

 

Noticias
Recomendadas