Política

Asambleístas del PSC e ID piden a Lasso que cambie a sus ministros y aplique cambios estructurales

PSC e ID piden aplicar cambios estructurales en el Gobierno Nacional.


01 jul 2022 , 13:10

Asambleístas del Partido Social Cristiano (PSC) y la Izquierda Democrática (ID) que no votaron por la destitución del presidente de la República, Guillermo Lasso, coinciden que tras 18 días de manifestaciones contra el Gobierno Nacional, el Ejecutivo debe realizar cambios estructurales, entre esos renovar sus ministros.

Para el parlamentario del PSC, Esteban Torres, el Gobierno debería alejarse del "plan que le interesa a la élite financiera internacional" ya que eso no fue "por lo que votaron los ecuatorianos".

Torres pide al régimen "hacer los cambios necesarios (...) porque sino lamentablemente puede que exista un nuevo levantamiento en seis u ocho meses, y no sé si el PSC va a tener la misma postura que ahora".

De los 15 legisladores del PSC, 13 votaron en contra de la remoción de Lasso. Solo Luis Almeida y Marjorie Chávez se abstuvieron.

Por otra parte, Wilma Andrade, de la ID, reconoce que hay "temas estructurales" que merecen un tratamiento a mediano o largo plazo, pero hay otras decisiones que el Ejecutivo puede tomar de manera inmediata.

Ese bloque, pese a haber anunciado que no iba a apoyar la propuesta de destitución, votó independientemente. De los 10 asambleístas orgánicos de la ID, uno votó a favor del cese de Lasso.

Además, de los siete rebeldes de la ID, cinco apoyaban la remoción del jefe de Estado y dos se abstuvieron.

Para la editora política de revista Vistazo, María Belén Arroyo, el Ejecutivo "está durmiendo con el enemigo".

" (El Gobierno Nacional) tiene un enemigo íntimo a pocas cuadras de Carondelet", acotó la periodista este viernes 1 de julio en Contacto Directo.

Ecuador retomó este viernes su cotidianidad después de 18 días de tensión e intensas protestas contra el Gobierno por la carestía de la vida, que se saldaron con al menos cuatro fallecidos, uno de ellos militar, y alrededor de 500 heridos.

En Quito, el epicentro de unas protestas que se extendieron por toda la Sierra y Amazonía, el transporte público volvió a fluir después de varios días suspendido y las zonas en las que se concentraron los manifestantes vieron reabrir negocios, aún con las huellas de los enfrentamientos entre manifestantes y policías.