Política

Asamblea Nacional: futuro de Guillermo Lasso se define hoy

Se necesitan 92 votos para la destitución del presidente de la República, Guillermo Lasso


27 jun 2022 , 21:31

Momentos decisivos se vivivirán desde las 11:00 de este martes 28 de junio del 2022, en el Pleno de la Asamblea Nacional, cuando se retome la sesión número 782 en la que se seguirá con el debate del pedido de destitución del presidente de la República, Guillermo Lasso.

En las dos primeras sesiones se contó con la participación de 137 legisladores. La primera comenzó a las 18:00 del sábado y se extendió hasta la madrugada del domingo. La segunda finalizó pasadas las 22:30 del domingo y se anunció que se retomará hoy.

Hasta el momento se han cumplido cerca de 16 horas de debate, en el que los parlamentarios han expuesto sus puntos de vista sobre el pedido de la bancada Unión por la Esperanza (UNES) de iniciar el proceso de destitución del Primer Mandatario.

Este 28 de junio de 2022, se podría decidir sobre el futuro de Guillermo Lasso, al mando del país. Ana Belén Cordero, legisladora del movimiento Creo, considera que hoy ya se votaría por la moción de destitución.

Sin embargo, según la Ley de la Función Legislativa, hay un plazo de setenta y dos horas de agotados los procedimientos que correspondan, y la Asamblea Nacional resolverá motivadamente con base en las pruebas de descargo.

El Parlamento inició el debate con base en los artículos 51 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa (LOFL) y 130, numeral 2 de la Constitución de la República. Hasta el momento han intervenido 77 asambleístas y se prevé que hoy finalice el resto.

Cabildeos en la Asamblea

Según la normativa, se necesitan 92 votos para la destitución del presidente Guillermo Lasso. Y hay alrededor de 21 asambleístas que todavía no se deciden, principalmente de la 'bancada rebelde' de la Izquierda Democrática (6) e independientes.

A favor de la destitución, habrían cerca de 72 votos: 47 de UNES y 25 entre Pachakutik e independientes. En contra, en cambio, hay 16 del oficialismo, 10 de la Izquierda Democrática, 15 del Partido Social Cristiano y 3 independientes, en total 44.

Los primeros debates

Hubo acusaciones, ataques y exposición de videos con declaraciones de Lasso, así como del exJefe de Estado, Rafael Correa. Varios fueron los criterios expuestos por los legisladores, entre ellos que el Primer Mandatario debe responder a las demandas del movimiento indígena y de quienes piden que se gobierne con justicia social.

También la necesidad de precautelar el derecho a la seguridad jurídica respetando la Constitución y la estabilidad democrática del país. En cada una de las intervenciones se recordó la crisis por la que atraviesa el país por la falta de empleo, infraestructura adecuada en la educación, la inseguridad ciudadana, el alto costo de la vida, etc.

Los legisladores también recordaron que esos factores motivaron las movilizaciones a escala nacional y se evidenció que hubo odio, agresión, enfrentamientos, saqueos en locales comerciales, muertes, heridos e infiltrados en la marcha indígena.

Para el legislador Ramiro Narváez (Izquierda Democrática), siete de cada diez campesinos viven en extrema pobreza en el sector rural. Aseguró la reducción de 10 centavos en el precio de los combustibles es insuficiente. "¿Qué esperan para escuchar a todos los sectores sociales del país? Esa desconexión es lo que originó las protestas. El presidente de la República tenía que ir a Carchi y nunca llegó".

De su parte, Juan Fernando Flores (Creo), manifestó que desde su bancada van a asumir el compromiso de responder a los 10 puntos que han solicitado los pueblos y nacionalidades y, en especial, quienes han salido a las calles justamente a exigir que se hagan correctivos y cambios en función de ello.

Juan Cristóbal Lloret (UNES) dijo que existe una implementación de políticas erróneas por parte del Gobierno. "La legítima protesta social no puede poner en riesgo la vida de los demás ciudadanos. A este punto hemos llegado por culpa del señor presidente".

Nathalie Viteri (Partido Social Cristiano) expresó que siempre estará de acuerdo con el derecho a reclamar lo justo, pero jamás apoyará la violencia, el caos y la desestabilización. A su criterio, este no es el momento de destituir a un presidente aunque cuestione su gestión. "La solución es que usted, señor Lasso, cumpla con lo que debe hacia los ciudadanos".