Ecuador

¿Es posible que la cuarta ola de COVID-19 que arrasa en China alcance a Ecuador?

Lo que pasa en China y otros países se debe a la ola de ómicron que Ecuador ya vivió.


05 abr 2022 , 08:54

Mientras en Ecuador baja el número de contagios de COVID-19, en otros países, como China o Corea del Sur, están atravesando por uno de los peores momentos desde que comenzó la pandemia.

¿Es posible que esa ola que hoy arrasa en otros lugares, nos alcance en cualquier momento?

Da la impresión de que son dos pandemias distintas. En Ecuador hablamos ya de la posibilidad de quitarnos la mascarilla en exteriores; en China, Shangai, una ciudad de 26 millones de personas ha vuelto al confinamiento por el peor brote de COVID-19 desde que comenzó la pandemia.

"China no tiene inmunidad natural, mientras que Ecuador tiene una inmunidad natural por arriba del 60%. Por otro lado, la política de confinamiento de China es de cero contagios, lo que significa que ellos con 4.000 contagios ya van a confinamiento, mientras que nosotros con esa misma cantidad de contagios seguimos con el 100% de aforo", comentó Fernando Vistazo, director del Centro de Investigaciones UEES.

Es verdad que los estándares de China son más estrictos que los del resto de países, pero es que no es solo China, pues Corea del Sur y Alemania, tienen altos índices de contagio, pero aún así los expertos creen poco probable que esa ola nos alcance en Ecuador.

"Lo que pasa en China y otros países se debe a la ola de ómicron que nosotros ya vivimos, sin embargo no podemos decir que la pandemia ya va a desaparecer o que está controlada; eso no lo sabemos. Por eso las medidas de seguridad tienen que mantenerse desde el Gobierno", dijo Patricio Rojas, director del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito.

Pero eso no quiere decir que estamos fuera de peligro en Ecuador. En pocas palabras, hay que tener claro que aunque en el país los contagios en este momento hayan bajado la pandemia, aún no se terminó.

Mientras haya peligro, y aún lo hay, no es posible olvidarse de las medidas de bioseguridad, porque ya hemos visto antes como los contagios bajan, pero también hemos visto como luego vuelven a subir.