Ecuador

El ecuatoriano dinamiza las ventas en Ipiales


31 ago 2015 , 09:41

En un fin de semana pueden llegar hasta 16.000 vehículos ecuaotianos hasta la frontera.

Por: Andreína Laines

[email protected]

 

Ipiales, una zona comercial de gran movimiento ubicada en el sur de Colombia y froteriza con Ecuador, recibe en los últimos días un flujo insual de ecuatorianos. Los comerciantes colombianos afirman que “ni en navidad” llegan tantos compradores provenientes del Ecuador como en estos días. 

 

El movimiento se debe al fortalecimiento del dólar con relación al peso colombiano. Hoy por ejemplo, la moneda estadounidense cerró en 3.056 por dólar, según informó la entidad privada Bancolombia. 

 

Las cámaras de comercio locales calculan que durante un fin de semana llegan cerca 16.000 vehículos ecuatorianos al país del norte. Carlos Terán, habitante de el Carchi, es uno de los compradores que llegó hasta Ipiales para aprovechar el tipo de cambio de la moneda. Desde Riobamba también llegó Luis Buñay. Él hace una comparación de los precios y señala que en el país un televisor de 32 pulgadas lo encuentra en USD 800; en Ipiales compró un igual en USD 350.

 

Sin embargo, este tipo de artículo debe pagar aranceles en la aduana fronteriza. En el caso del televisor que adquirió Buñay, el arancel es del 17,5% sumado a un valor específico de USD 73,11 centavos, que varia de acuerdo al bien que se desea ingresar al país. El costo final del aparato es de USD 484,36.

 

Los útiles escolares son otro rubro que incrementa sus ventas, apropósito del inicio de clases en la región Sierra. Esto ha significado una afectación a los comerciantes nacionales. Según Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, la ventas en comparación al año anterior disminuyeron en un 25 %. 

 

El ecuatoriano también llega hasta este punto de la frontera en busca de artículos de primera necesidad, ropa, llantas. Las filas de vehículos nacionales son interminables y los controles en aduana permanentes. En cambio en Tulcán el panorama es desalentador: negocios cerrados y otros a la espera de algún cliente.

 

TAG RELACIONADOS