Lo nuevo en Ecuavisa

Tráfico de armas: cómo llegan a Ecuador y cómo terminan en las cárceles

Se estima que en lo que va del año se han incautado más de 5.500 municiones.


30 nov 2021 , 14:58

La violencia en las calles y en las cárceles tienen un punto en común en Ecuador: las armas. En lo que va de 2021, el 59% de homicidios intencionales fueron perpetrados con armas de fuego. Mientras que, en las masacres carcelarias que ya dejan más de 300 reos asesinados, se han usado desde granadas, explosivos, pistolas, hasta fusiles.

FLUJO TRANSFRONTERIZO

De acuerdo a datos de la Policía Nacional, hasta noviembre, se incautaron solo 96 armas por el delito de tráfico de armas. Una cifra casi similar a 2017, cuando fueron 102.

Pero los datos, esta vez, no muestran la dimensión real, expone Mario Pazmiño, ex jefe de inteligencia de las Fuerzas Armadas, "lo que existe es una falta de información y de seguimiento pormenorizado para el tema del tráfico de armas".

Una de las razones, explica Carla Álvarez, experta en seguridad y quien ha estudiado el tráfico de armas en el país, se debe a que “el flujo de armas tiene un fuerte origen de Estados Unidos", y "por eso, es difícil de contabilizar, se estima que el 80% de las armas que están circulando en América Latina viene de Estados Unidos”.

Hasta noviembre fueron 96 las incautaciones por el delito de tráfico de armas.
Hasta noviembre fueron 96 las incautaciones por el delito de tráfico de armas. ( )

Para el general Alain Luna Villavicencio, director nacional de la Policía Judicial en una entrevista con Ecuavisa.com resalta que, Ecuador está en medio de países en conflicto, "Colombia que tuvo conflicto armado y, en Perú se contrarrestó los brotes subversivos, pero existen problemas de permanente índole delincuencial", detalla.

Bajo este escenario, Ecuador, señala Luna, se convierte “en un canal de conexión" para los grupos organizados que requieren armas en ambos países.

Coincide con ello Pazmiño, quien expone que el armamento que circula en el país es utilizado por el crimen organizado para fortalecer la custodia de la droga, y para ello usa dos vías: "el primero es introducir las armas por la frontera norte (Colombia) y la frontera sur (Perú). El segundo a través de narcoavionetas que, ingresan dinero y armamento como parte de lo que requieren las organizaciones delictivas locales con las megabandas para consolidar su control territorial".

El pasado 12 de noviembre del 2021, la policía incautó armamento que se pretendía ingresar a la Penitenciaria del Litoral.
El pasado 12 de noviembre del 2021, la policía incautó armamento que se pretendía ingresar a la Penitenciaria del Litoral. ( )

¿CÓMO LLEGAN A LAS CÁRCELES?

Así el armamento que llega al país, nunca sale, sino que se distribuye y llegan a las cárceles para surtir a diferentes estructuras delictivas, explica Pazmiño.

Por eso, es cada vez más recurrente registrar hechos como el del pasado 12 de noviembre. La Policía Nacional incautó armamento que se pretendía ingresar a la Penitenciaría del Litoral, entre el arsenal figuraban: tacos de dinamita, casi 5 mil municiones, armas de fuego, fusiles y hasta granadas.

LAS RUTAS

Pero ¿cómo llegan a los centros carcelarios? “Hay diferentes métodos y rutas", detalla Pazmiño. Por ejemplo, en la Penitenciaría del Litoral, dice, se usa tanto la vía fluvial como la aérea. El primero se comete a través del río Daule, "se conoce como El Bombazo, son bultos lanzados en la madrugada luego de tener comunicación interna entre la ´megabanda´ y los proveedores".

Mientras que, el otro método se ejecuta vía drones, "este año hay alrededor de 14 casos, un método que usa el cártel de Sinaloa, el cártel Jalisco Nueva Generación, utilizado en México para abastecer a las organizaciones delictivas en las cárceles”, revela Pazmiño.

En lo que va del año al menos 14 casos por uso de drone.
En lo que va del año al menos 14 casos por uso de drone. ( )

EXPLOSIVOS

No solo importa cómo llegan, sino el tipo de armamento que está ingresando a los centros penitenciarios. De ello conoce bien, Carla Álvarez, quien en el último año ha realizado una investigación para contabilizar la cantidad de armamento que entra y los intentos fallidos como el del pasado 12 de noviembre.

En su estudio, lo que resulta alarmante, dice, es que se han incautado, por lo menos, 145 tacos de explosivos, usados en su mayoría, para perforar paredes, volar puertas, "un explosivo súper demandado que requiere controles adecuados porque no están compuestos por partes metálicas, por ende los detectores de metal no aplican".

Pazmiño agrega que este tipo de explosivos también se utilizan para hacer las llamadas "bombas sucias", "ponen tacos de dinamita lo forran con pedazos de fierros, tornillos, y salen expedidos como proyectil puede causar un impacto mucho más grave de lo que podemos imaginar al interior de un pabellón”.

En la misma línea, según el reporte de Álvarez, se han incautado aproximadamente nueve fusiles, cinco granadas, más de 5.500 municiones desde enero, "las granadas son de uso militar en Ecuador, aquello refleja el desvío de los arsenales oficiales".

CAPACIDAD DE DAÑO

Aunque tanto la salida de la droga como la entrada de armamento está correlacionado, según la experta en seguridad, en la escala de las problemáticas, “la Región andina no debe preocuparse tanto del tráfico de drogas como del tráfico de armas porque aunque las cifras no son tan elevadas, la capacidad de daño es enorme”.

En América Latina el 75% de las muertes se cometen con armas de fuego.