Enfrentamientos en nueva jornada de protestas en Quito

Más temprano, el presidente Moreno invitó a indígenas a un diálogo directo.

La novena jornada de protestas en la capital de la República fue violenta. Foto: API
Más temprano, el presidente Moreno invitó a indígenas a un diálogo directo. Foto: API
11 Octubre, 2019, 6:38 pm
Por: Redacción 
Las protestas indígenas continuaron la mañana y tarde de este viernes 11 de octubre de 2019, principalmente en la zona de la Asamblea Nacional y en el área del parque El Arbolito, que en días anteriores ya fueron escenarios de violentos enfrentamientos.
 
 
Más temprano, los manifestantes indígenas que habían llegado a la zona del Parlamento habían logrado una especie de tregua con los gendarmes dispuestos en el punto.
 
Mientras eso ocurría a esa hora, otros se dirigían a la 6 de Diciembre y Tarqui, en El Arbolito.
 
Desde la mañana del viernes, indígenas se trenzaron en nuevos y cada vez más violentos choques con la fuerzas de seguridad en Quito, tras lo cual el presidente Lenín Moreno les planteó un diálogo cara a cara sobre su rechazo a los ajustes económicos pactados con el FMI. 
 
 
Los disturbios se reactivaron con fuerza en los alrededores de la sede de la Asamblea, que había sido asaltada brevemente por los indígenas el martes, y en otro punto céntrico de Quito.
 
 
Los manifestantes lanzaron piedras y pirotecnia a los uniformados que respondieron con gas lacrimógeno y proyectiles de goma. Vehículos antimotines avanzaron sobre encapuchados que llevaban lanzas y escudos de madera.
 
"¡Asesinos!", gritaron los indígenas. Fotógrafos de la AFP registraron el traslado de heridos en camillas improvisadas por los manifestantes. También otras imágenes captaron a indígenas trepando por edificios públicos, mientras militares se atrincheraban a las afueras de la Asamblea Legislativa.
 
Desde que estallaron protestas hace diez días han muerto cinco civiles y se registran unos 2.000 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.
 
 
 
 
Los choques recrudecieron con la llegada a la capital de indígenas de la Amazonía armados con lanzas. 
 
El descontento social con las reformas económicas de Moreno sumió en una espiral de caos a Quito e interrumpió el transporte de petróleo -la mayor fuente de divisas- por el principal ducto a causa de la ocupación de pozos en la Amazonía. Además del fin de subsidios, las medidas prevén recortar derechos a empleados públicos. 
 
Dolida por la muerte de un dirigente indígena en las manifestaciones del miércoles, la Conaie prometió "radicalizar" sus acciones mediante bloqueos de vías y toma de instalaciones públicas. 
 
 
Este viernes en 17 de las 24 provincias se registraron cortes de carreteras, según el Sistema Integrado de Seguridad ECU911.
 
Al mismo tiempo un millar de indígenas de la Amazonía -según la Conaie- llegó a Quito para sumarse a las protestas.
 
Los amazónicos se adhirieron a los indígenas del centro andino que entraron a la capital desde el lunes a pie y en autobuses, desafiando el estado de excepción impuesto por Moreno al inicio de la protesta.
 
Las protestas indígenas continuaron la mañana y tarde de este viernes 11 de octubre de 2019, principalmente en la zona de la Asamblea Nacional y en el área del parque El Arbolito, que en días anteriores ya fueron escenarios de violentos enfrentamientos.
 
 
Más temprano, los manifestantes indígenas que habían llegado a la zona del Parlamento habían logrado una especie de tregua con los gendarmes dispuestos en el punto.
 
Mientras eso ocurría a esa hora, otros se dirigían a la 6 de Diciembre y Tarqui, en El Arbolito.
 
Desde la mañana del viernes, indígenas se trenzaron en nuevos y cada vez más violentos choques con la fuerzas de seguridad en Quito, tras lo cual el presidente Lenín Moreno les planteó un diálogo cara a cara sobre su rechazo a los ajustes económicos pactados con el FMI. 
 
 
Los disturbios se reactivaron con fuerza en los alrededores de la sede de la Asamblea, que había sido asaltada brevemente por los indígenas el martes, y en otro punto céntrico de Quito.
 
 
Los manifestantes lanzaron piedras y pirotecnia a los uniformados que respondieron con gas lacrimógeno y proyectiles de goma. Vehículos antimotines avanzaron sobre encapuchados que llevaban lanzas y escudos de madera.
 
"¡Asesinos!", gritaron los indígenas. Fotógrafos de la AFP registraron el traslado de heridos en camillas improvisadas por los manifestantes. También otras imágenes captaron a indígenas trepando por edificios públicos, mientras militares se atrincheraban a las afueras de la Asamblea Legislativa.
 
Desde que estallaron protestas hace diez días han muerto cinco civiles y se registran unos 2.000 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.
 
 
 
 
Los choques recrudecieron con la llegada a la capital de indígenas de la Amazonía armados con lanzas. 
 
El descontento social con las reformas económicas de Moreno sumió en una espiral de caos a Quito e interrumpió el transporte de petróleo -la mayor fuente de divisas- por el principal ducto a causa de la ocupación de pozos en la Amazonía. Además del fin de subsidios, las medidas prevén recortar derechos a empleados públicos. 
 
Dolida por la muerte de un dirigente indígena en las manifestaciones del miércoles, la Conaie prometió "radicalizar" sus acciones mediante bloqueos de vías y toma de instalaciones públicas. 
 
 
Este viernes en 17 de las 24 provincias se registraron cortes de carreteras, según el Sistema Integrado de Seguridad ECU911.
 
Al mismo tiempo un millar de indígenas de la Amazonía -según la Conaie- llegó a Quito para sumarse a las protestas.
 
Los amazónicos se adhirieron a los indígenas del centro andino que entraron a la capital desde el lunes a pie y en autobuses, desafiando el estado de excepción impuesto por Moreno al inicio de la protesta.