Medio ambiente

El trabajo minucioso detrás de la arborización y ornato de Quito

Árboles y plantas son criadas en viveros. Incluso algunas especies se clonan y fortalecen en laboratorio.


10 jun 2022 , 06:30

¿Sabe usted cómo llegan plantas y árboles a los parques de la ciudad?

Ecuavisa visitó algunos viveros de Quito, donde se producen más de 420 mil plantas y árboles cada año para cubrir las áreas verdes de la urbe.

Incluso ya se clonan plantas nativas que están en peligro de extinción.

Isla de La Plata, el pequeño tesoro de la biodiversidad en Manabí que necesita protección

No solo son adornos naturales, su presencia es vital porque mejoran la calidad del aire y son agentes activos que reducen la contaminación atmosférica.

¿CÓMO SE REPRODUCEN LOS ÁRBOLES?

Detrás hay un trabajo minucioso y en silencio. En el vivero de Cunuyacu, ubicado en el suroriente de Quito, uno de los cuatro con los que cuenta la ciudad, se producen anualmente más de 420 mil plantas y árboles para cubrir 3 mil hectáreas de áreas verdes de la urbe.

Aquí se plantan semillas (hay un banco de ellas) que deben permanecer en cuartos fríos para su conservación. decenas de personas se encargan de su cuidado, limpieza y selección.

Además, se busca producir especies nativas en peligro de extinción y también la reintroducción de otras.

El páramo de frailejones, la reserva que abastece de agua a la provincia de Carchi

Pero hay un trabajo aún más complejo. En un laboratorio se clonan plantas que son complejas de reproducir en los viveros.

Es el laboratorio de biotecnología vegetal de la Empresa Metropolitana de Obras Públicas, donde las hacen más resistentes.

La misión por ahora es clonar un millón de orquídeas terrestres. La gobedia soberoy es una especie que solo se produce en quito y que está desapareciendo por la deforestación y la propia mano de las personas.

De una parte de la hoja, incluso, se pueden reproducir hasta 30 plantas más.

Un trabajo meticuloso del que no se habla y que muchas veces es fácilmente banalizado en la ciudad.

Si en las grandes urbes no existieran árboles y plantas, sería casi imposible vivir en ellas, pues generan oxígeno, absorben dióxido de carbono y retienen polvo y partículas que se mantienen en el ambiente, generan sombra. Además reducen el molestoso ruido, sonidos que son atenuados por árboles y plantas.

Colocar cada planta en los espacios verdes no es una tarea sencilla, hay más de mil parques y espacios urbanos que se benefician de esta tarea en la que incluso intervienen científicos.

A la ciudadanía le corresponde entonces cuidarlos para seguir disfrutando de ellos.

TAG RELACIONADOS