Ecuador

Nelsa Curbelo renuncia a la Comisión para la Pacificación de las cárceles

La Comisión presentó esta semana su informe del trabajo realizado en las cárceles durante tres meses.


22 abr 2022 , 06:19

La presidenta de la Comisión para el Diálogo Penitenciario y la Pacificación de las cárceles de Ecuador, Nelsa Curbelo, renunció a este comité, que fue conformado hace apenas cuatro meses.

Sin proporcionar mayores detalles, la noche de este jueves 21 de abril se conoció en un comunicado sobre la dimisión de Curbelo, quien estaba encargada de la coordinación de la Comisión, la vinculación con gobiernos locales y autoridades nacionales, y la vocería.

En el mismo boletín se detalla que el nuevo vocero del grupo será el comisionado Alfredo Narváez y que el comité seguirá trabajando para conseguir los objetivos trazados.

La Comisión fue conformada el 16 de diciembre de 2021 mediante Decreto Ejecutivo y por disposición del presidente Guillermo Lasso. Según el documento oficial, su período de vigencia será de seis meses.

Inicialmente la Comisión fue integrada por nueve personas, pero en cuatro meses ya han renunciado tres de sus integrantes, incluida Curbelo.

Es así que, además de Narváez, Luis Barrios, Alejandra Delgado, Francisco Loor, Claudia Garzón y Christian Nieto continuarán con el trabajo.

Primer informe de la Comisión

Esta semana, la Comisión para el Diálogo Penitenciario y la Pacificación presentó su informe del trabajo realizado en las cárceles durante los tres primeros meses.

En este se reafirma que la corrupción está enquistada en casi todas las instituciones del Estado relacionadas a las cárceles, pero se revelan otros hechos.

Por ejemplo, en la cárcel de Esmeraldas se ha incrementado la violencia debido a la llegada de "las choneras", así son calificadas las privadas de libertad que fueron trasladadas desde Guayaquil.

En esta última ciudad, en la cárcel de mujeres duermen hasta dos reclusas en una misma cama de una plaza.

También se señala que luego de las masacres y pese a que el Gobierno dijo que los familiares, los privados de libertad y los funcionarios recibieron atención psicológica, nadie ha percibido tal acompañamiento.

Asimismo, se indica que en las cárceles tampoco se respetan los horarios de alimentación. A las 14:30 les ofrecen la merienda para que los trabajadores que dan la comida puedan retirarse temprano.

Los caporales reparten la comida en los pabellones: primero dan a su gente y solo si sobra la reparten entre los demas.

Una situación distinta se vive en el pabellón de máxima seguridad de la carcel regional de Guayaquil, donde reciben excelentes comidas y hasta hay presencia de gallinas y patos, que son consideradas como mascotas.

En una entrevista ofrecida a Ecuavisa.com este jueves, previo a su renuncia, Curbelo reiteró que las cárceles necesitan recursos, sin embargo, en un país como Ecuador, las autoridades consideran que asignar fondos para la atención de las prisiones no es una prioridad.