Ecuador

Escasa información y lenta entrega de cuerpos a familiares de reos asesinados en cárcel de Santo Domingo

Esta mañana se informó sobre la recaptura de presos que fugaron ayer durante el amotinamiento


10 may 2022 , 10:34

Hasta la mañana de este martes 10 de mayo, solo siete cadáveres, de los 44 reos asesinados en la masacre en la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas, habían sido entregados a sus familiares.

Decenas de personas esperan recibir información de sus allegados en los exteriores de la morgue de ese cantón ya que hasta el momento no se ha difundido una lista oficial con los nombres de los fallecidos.

Un equipo de Ecuavisa constató que la entrega de cuerpos inició la noche de este lunes.

Por otra parte, de manera preliminar, esta mañana se informó sobre la recaptura de presos que fugaron ayer durante el amotinamiento. Hasta la noche de ayer se había reportado que un centenar de reclusos habían huido.

Este lunes la crisis carcelaria de Ecuador vivió un nuevo baño de sangre: 44 presos fueron brutalmente asesinados en la prisión de Santo Domingo de los Tsáchilas. Al menos otra decena de presos resultaron heridos.

Con esta matanza se superó la cifra de 400 reclusos fallecidos en enfrentamientos entre bandas rivales en poco más de dos años.

Si en 2020 fueron 46, la violencia dentro de las cárceles ecuatorianas se desbordó en 2021, cuando se registraron alrededor de 320 reos perecidos en distintas matanzas, y este 2022 va rumbo a repetir una cifra similar al acumular de momento 64 muertes.

Esta nueva masacre es más la más grande de este 2022, por encima de la anterior, ocurrida un mes atrás en la cárcel de Turi, en Cuenca, donde murieron 20 reclusos y al menos otros 10 resultaron heridos.

Ambos episodios tienen detrás a las mismas bandas rivales, según afirmó el ministro del Interior, Patricio Carrillo, en una rueda de prensa, con una organización llamada "Los Lobos" como la supuesta causante de estas masacres al atacar a un grupo disidente que se hace llamar "R7".

Imagen de este lunes 9 de abril. Uniformados y familiares de reos se encontraban en los exteriores de la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas.
Imagen de este lunes 9 de abril. Uniformados y familiares de reos se encontraban en los exteriores de la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas. ( )

Antes de estos episodios, el presidente de la República, Guillermo Lasso, presumía de que en los tres primeros meses de 2022 apenas habían fallecido ocho presos en las cárceles ecuatorianas, y que las muertes intracarcelarias se habían reducido más del 90 % sobre el año anterior, cifras que saltaron por los aires con las dos últimas matanzas.

A diferencia de la masacre de abril en Cuenca, donde se usaron armas de fuego, entre ellas fusiles de asalto, la matanza en Santo Domingo se libró con armas blancas, según los primeros indicios reportados por las autoridades, pero los registros realizados por las fuerzas de seguridad tras retomar el control de la cárcel revelaron algo distinto.