Ecuador

Técnicos de EE.UU. inspeccionan obras para proteger la captación de Coca Codo Sinclair

Recomiendan que se analice la posible construcción de una nueva captación, que podría costarle al Estado hasta USD 700 millones.


20 jul 2022 , 15:14

Una delegación del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos realiza la segunda inspección técnica en las obras que se construyen para proteger la captación de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair del proceso de erosión regresiva en el río Coca, en el norte de la Amazonía ecuatoriana.

En un reciente informe los técnicos norteamericanos recomiendan a la Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC) que analice nuevas alternativas, entre ellas la construcción de una nueva captación que podría costarle al Estado 700 millones de dólares, según informes preliminares.

Sin embargo, las autoridades nacionales barajan otras opciones que podrían ser útiles ante escenarios menos drásticos.

La CELEC, por ejemplo, prevé construir la primera pantalla de pilotes de hormigón para proteger la infraestructura estratégica.

La fase inicial de esta obra ya arrancó y los trabajos se desarrollan a 1,2 kilómetros aguas abajo de la captación de la hidroeléctrica. El objetivo de este proyecto es desviar el cauce del afluente.

Y aunque esta fase le costará al Estado 14 millones de dólares, su eficacia es incierta.

Los técnicos estadounideneses señalaron en su informe que las condiciones de la erosión han cambiado, con relación a una primera inspección el año pasado, y que es necesario que la CELEC analice otras alternativas de solución para proteger la hidroeléctrica más grande del país.

Esta es la segunda inspección de campo que lleva a cabo el personal norteamericano.

La exploración forma parte de un acuerdo con el Gobieno de Estados Unidos que otorga asistencia técnica y científica para estudiar este fenómeno natural, único en el mundo.

La hidroeléctrica Coca Codo Sinclair está ubicada entre las provincias de Napo y Sucumbíos. Fue construida por la empresa china Sinohydro.

Se proyectó que debería producir más de 1.500 megavatios de energía "limpia y renovable" y cubrir el 30 % de la demanda eléctrica del país con un tiempo de vida útil de 50 años, sin embargo los problemas en la obra han estado latentes desde su edificación.