01 abr 2014 , 02:25

Ciudadano que fingió dolencia y secuestró ambulancia en Guayaquil, será juzgado

   

El gobernador del Guayas dijo que sobre el detenido caerá todo el peso de la ley.

El gobernador del Guayas, Rolando Panchana, anuncia acciones penales contra el ciudadano que secuestró una ambulancia del Ministerio de Salud fingiendo una emergencia médica.

 

La  madrugada del sábado, los paramédicos no se imaginaron que de una emergencia reportada surgiría inmediatamente otra, aún más riesgosa, que los involucraría a ellos.

 

El sistema ECU-911 recibió una llamada reportando una emergencia de un ciudadano, a quien las autoridades prefieren no identificar. Él aparentemente presentaba dolencias físicas agudas, antes que lleguara la ambulancia hasta donde se reportó la emergencia, en los exteriores de la urbanización Terra Nostra, ubicada en la vía Guayaquil-Salinas, acudieron efectivos policiales que identificaron al supuesto herido. 

 

Minutos después llegó la ambulancia y se produjo un altercado entre el paciente y los paramédicos. Forcejearon y el conductor fue despojado de su puesto a la fuerza.

 

El ciudadano se apoderó de la ambulancia con otros dos paramédicos en la unidad, quienes en el trayecto no podían detenerlo. A toda velocidad y perseguido por un auto de la Policía, recorrieron cuatro kilómetros y medio, pasaron por el intercambiador cercano a una distribuidora de gas hasta llegar a la avenida del Bombero, donde le cerraron el paso. Ahí el causante de esa persecución fue detenido.

 

Panchana anunció esta mañana que sobre él recaerá todo el peso de la ley: “Para crear un precedente y que a ningún drogadicto entre comillas se le ocurra secuestrar una ambulancia y estrellarla en cualquier sitio”.

 

Un paramédico quedó herido tras este incidente, además la ambulancia, que actualmente está en los patios de la Policía Judicial, presenta daños en su tren delantero.

 

El jefe zonal del Ministerio de Salud, José María Palau, detalló que los daños superan los 38.000 dólares: “No solamente que los funcionarios del ECU-911 se enfrentan a llamadas falsas, sino que ahora podríamos como modus operandi, bajo supuestos efectos de drogas o de alguna otra sustancia, enfrentarnos a situaciones que afectan la integridad física”.

 

El abogado del implicado en este caso, Víctor Hugo Núñez, el día de la detención precisó que las denuncias no están apegadas a la realidad: “Qué pasa, que de un momento a otro ha perdido totalmente el conocimiento, desconoce qué le habrá pasado, que sustancia de pronto le dieron, le habrán dado... De ahí en adelante recupera el conocimiento es aquí cuando se encuentra que está detenido”.

 

Al único acusado en este caso se le dictó orden de prisión preventiva. La Policía y Fiscalía indagan más elementos que permitan determinar las causas de esta peligrosa llamada de emergencia.

Noticias
Recomendadas