Economía

Si el dólar sigue creciendo frente al euro, podría causar pérdida de empleos en Ecuador

Analistas explican por qué se ha generado la crisis de divisas y lo que podría ocurrir si la tendencia se mantiene


14 jul 2022 , 14:48

El fortalecimiento del dólar frente al euro y otras monedas provoca que las importaciones que se hagan desde Ecuador se abaraten, causando cierto alivio en los consumidores, pero en contraparte las exportaciones se encarecen y eso podría impactar en pérdida de empleo, coinciden analistas económicos.

Para entender la crisis del mercado de divisas, Jorge Calderón explica que el fortalecimiento del dólar frente a otras monedas no es nuevo, sino un proceso que se observa desde hace unos seis meses y es consecuencia de que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) subió las tasas de interés para intentar controlar la inflación en ese país.

Esa política monetaria hace cada vez más atractivo invertir y ahorrar en dólares, más que en otras divisas, dice el experto.

El dólar consolida su cambio por encima del euro

A la par, en la caída del euro también influyó la crisis energética y problemas para el traslado de mercancías que se desató este año como consecuencia de la invasión de Rusia a Ucrania.

¿CÓMO IMPACTA LA CRISIS DE DIVISAS EN EL PAÍS?

El analista Larry Yumibanda explica que cuando el dólar se aprecia, normalmente las exportaciones ecuatorianas se encarecen y eso sería una nueva limitante para ese sector.

Calderón avizora que con un dólar a la par o más fuerte que el euro “se va a sentir un encarecimiento de los productos ecuatorianos en el mercado externo y eso es un problema”.

“Si se restringen las importaciones, porque se hacen más caras, puede haber un impacto negativo en el empleo, donde está la producción bananera, la camaronera, el empleo que está vinculado con la pesca, esas serían las consecuencias”, complementa Yumibanda.

El euro y el dólar alcanzaron la paridad por primera vez en 20 años el pasado 12 de junio.
El euro y el dólar alcanzaron la paridad por primera vez en 20 años el pasado 12 de junio.

Alejandro Martínez, presidente de Expoflores, visualiza otro impacto: "Ecuador, al tener una economía dolarizada, se vuelve sumamente caro, lo que resta la liquidez de los exportadores y disminuye las posibilidades de negocio".

Otro rubro que se podría ver afectado es el turismo, dice Yumibanda. “Al ser el dólar más caro, el extranjero pierde poder adquisitivo y necesitaría más de sus propias divisas para equiparar la moneda en curso que tenemos en el país; en definitiva, van a ver al Ecuador como un país donde ha subido los precios”.

En el sector turístico hay temor de que los visitantes de la Unión Europea, Asia o del mismo Estados Unidos vean más económico visitar otros países latinoamericanos que tienen monedas propias y más débiles que el dólar, como Colombia, Perú, Chile, Argentina, entre otros.

IMPORTACIONES VS. SALIDA DE DIVISAS

Larry Yumibanda sostiene que la devaluación del euro y otras monedas que abaratan las importaciones desde Ecuador podría ser aprovechada no solo por consumidores particulares que compren productos en el exterior, sino que “eso puede servir para acelerar un proceso de industrialización en el país, o sea que las empresas pueden comprar bienes de capital o materia prima más baratas”.

Sin embargo, advierte que mientras se acelera el proceso de importación, lamentablemente saldrán divisas y eso podría debilitar la dolarización si no se establece un mecanismo para compensarlo con entrada de divisas. “Para eso hay que establecer ayudas para los exportadores”, sugiere.

Los 3 países de América Latina que han sufrido las peores devaluaciones de su moneda este año frente al dólar

Si el dólar sigue creciendo frente al euro, podría causar pérdida de empleos en Ecuador

Para Calderón, a menos que el Gobierno adopte alguna medida, las compras que los ecuatorianos hacen por ejemplo en Ipiales, en Colombia, continuarán al alza mientras la moneda del vecino país se siga debilitando frente al dólar.

“Colombia ha tenido una devaluación bastante asentada en el último año, lo que favorece al comprador ecuatoriano que con la misma cantidad de dólares gana más poder adquisitivo y mientras siga el proceso de devaluación allá, esa tendencia va a continuar”.

¿Y LA INFLACIÓN?

En cuanto a la inflación anual en Ecuador, que en junio alcanzó el 4,23%, los analistas dicen que ese mes fue marcado -más que por factores externos- fundamentalmente por el paro que duró 18 días y las consecuencias del desabastecimiento de víveres en mercados, falta de combustibles, obstaculización de vías y cortes en la cadena de suministros, así como la reducción de la producción petrolera y demás actividades económicas públicas y privadas.

En el mes del paro, la inflación es la más alta de los últimos siete años

Por ahora, las proyecciones apuntan a que el dólar seguirá ganando valor en los siguientes meses, en un contexto mundial de inflación aún al alza, la guerra entre Rusia y Ucrania sin visos de solución y con una Reserva Federal de Estados Unidos que podría seguir ajustando las tasas de interés al alza.

“Estos son vaivenes en economía, hay momentos en que nos va a favorecer tener el dólar y en otros de pronto se puede sentir que el dólar es una carga, pero esto es una visión a largo plazo y lo que ha sido claro es que el dólar nos da estabilidad”, sostiene Calderón.

El mayor problema que ven los expertos es que si la tendencia continúa, aunque se abaraten las importaciones, cada vez será más difícil que desde el exterior compren productos ecuatorianos y como consecuencia de aquello se pierda mano de obra.

Además, una eventual recesión en Europa, el tercer destino más importante para las exportaciones de Ecuador, luego de Estados Unidos y China, causaría que ese mercado deje de comprar productos del exterior, lo que complicaría aún más a nuestro sector exportador, que ya ha visto mermada la venta de los principales productos de la balanza comercial no petrolera: banano, camarón, cacao y café.

TAG RELACIONADOS