09 ene 2014 , 08:28

La familia del periodista español muerto en Irak señala a cargos de EE.UU.

Esta es la segunda petición que realiza la familia ante la Audiencia Nacional para investigaciones.

La familia del periodista español José Couso, muerto en Irak en 2003, señaló hoy como responsables de un delito de encubrimiento a tres altos cargos de EE.UU., entre ellos un oficial del ejército y un responsable de Interpol por impedir la investigación de su muerte.

 

Los abogados que representan a la familia del cámara de televisión, Leopoldo Torres y Enrique de Santiago, presentaron hoy en la Audiencia Nacional de España un recurso contra el auto del juez Santiago Pedraz del 3 de enero, en el que sostenía que el delito de encubrimiento "no encaja" en las competencias de este tribunal.

 

En el recurso, al que tuvo acceso Efe, los letrados reclaman al juez que investigue por encubrimiento a tres altos funcionarios estadounidenses, entre los que destaca el oficial superior del Ejército al cargo del Mando Central (CENTCOM), encargado de la zona de Oriente Medio, y que dispuso el archivo de un expediente administrativo que se abrió tras la muerte de Couso.

 

La familia del cámara también pide que se investigue al funcionario responsable del Departamento de Justicia de Estados Unidos que, según este escrito, el 26 de abril de 2006 rechazó prestar asistencia judicial a Pedraz, encargado de la instrucción del caso abierto en España hace diez años.

 

El tercer empleado público al que se acusa de encubrimiento es un directivo de Interpol Washington, que según este escrito no quiso registrar en la base de datos de esta institución las órdenes de detención cursadas por el juez español contra los tres militares que supuestamente ordenaron, autorizaron y efectuaron el disparo que acabó con la vida de Couso.

 

Esta es la segunda petición que realiza la familia ante la Audiencia Nacional para que se investigue el presunto encubrimiento de la muerte del periodista, por entender que este órgano es competente.

 

Sostienen que cualquier pronunciamiento en otro sentido "llevaría a concluir que no existe órgano jurisdiccional para enjuiciar hechos cometidos fuera de España por extranjeros contra ciudadanos españoles", lo que, desde su punto de vista, conllevaría la impunidad del delito.

 

Aunque en su auto Pedraz rechazó esta primera petición de la familia, denunció ante el Gobierno de España "a los efectos oportunos" la falta de colaboración de las autoridades estadounidenses y la vulneración del tratado bilateral de extradición.

 

José Couso murió el 8 de abril de 2003 a causa de un disparo mientras tomaba imágenes desde el hotel Palestina de Bagdad, donde se alojaban los periodistas que cubrían la guerra de Irak

Noticias
Recomendadas