Lo nuevo en Ecuavisa

Narcotráfico en Quito: ¿qué es el efecto cucaracha?

La inseguridad aumenta en la capital; expertos opinan que narcotraficantes buscan otras rutas para el envío de la droga al exterior


04 jul 2022 , 11:03

La huella del narcotráfico no solo está presente en provincias fronterizas o portuarias de Ecuador, sus tentáculos también han migrado a la capital.

Es que mientras que el país vivía una profunda crisis por el paro nacional, los hechos relacionados al narcotráfico, en cambio, no se detuvieron. Desde el 13 de junio cuando iniciaron las movilizaciones la Policía incautó 8 toneladas 638 kilos de droga a nivel nacional, de esas, 1 tonelada 231 kilos fueron incautados en Quito.

De hecho, este domingo, 3 de julio de 2022, la Policía descubrió un laboratorio para la elaboración y procesamiento de drogas derivadas de la marihuana, en el sector del Parque Metropolitano.

Pero hay más casos. En la capital también se han registrado incautaciones de grandes cantidades de droga. ​​En el área de carga del aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, el pasado 27 de mayo, la Policía incautó una tonelada de cocaína que tenía como destino México.

Mientras que, en el mismo día, la Policía encontró 55 toneladas de cloruro de calcio (sustancia química que sirve para refinar cocaína) en un inmueble en al nororiente de Quito.

Sobre ello, en una rueda de prensa, Alain Luna, director nacional de Investigaciones de la Policía, expresó que el operativo fue histórico debido a que "fue la mayor cantidad de incautación de sustancias químicas hasta el momento en Ecuador". Según Luna con lo incautado se podían llegar a procesar aproximadamente 150 toneladas de cocaína.

Así, en lo que va del año en Quito se ha incautado en 3 toneladas de droga.

La Policía incautó 55 toneladas de cloruro de calcio en el sector de Pifo, en Pichincha.
La Policía incautó 55 toneladas de cloruro de calcio en el sector de Pifo, en Pichincha. ( )

Narcotráfico en Quito: efecto cucaracha

Entonces, Quito ¿es la nueva ruta para el narcotráfico? Según los analistas, los controles para luchar contra el crimen organizado enfocados en provincias como: Esmeraldas, Manabí y Guayas han ocasionado que las estrategias del narcotráfico muten.

Fausto Íñiguez, director Nacional Antidrogas de la Policía, reconoció en una rueda de prensa que no es común hallar este tipo de cargamentos en el aeropuerto de Quito, en ese sentido, señaló que "las estrategias en determinados lugares permanecen por un corto tiempo y van variando".

Y, con ello concuerda Luis Córdova, director del Programa de investigación sobre orden conflicto y violencia de la UCE, quien explica que cuando empezó la focalización de controles en Guayaquil, las mafias tuvieron dificultades para mover las mercancías ilegales, "a su vez aparecieron tensiones mucho más violentas en Los Ríos, Manabí, se van movilizando por otras rutas y buscan otros espacios donde desarrollarlo", sostiene.

Organizaciones narcodelictivas complican el cese del crimen en Manabí

Así, el investigador dice que cuando los grupos criminales ven que hay un margen de impunidad que les permite seguir operando, "eso genera un efecto de contagio, es decir, pueden desplazarse territorialmente los fenómenos o multiplicarse".

A ese contagio se lo conoce como "el efecto cucaracha", explica Lorena Piedra, docente universitaria, experta en Inteligencia y crimen organizado, quien señala que es parte de la estrategia "las rutas van a necesitar otros lugares", es decir, buscar otros frentes que no sean parte del perfil común, como lo es el puerto de Guayaquil, para que "el negocio siga adelante".

Los tentáculos del narcotráfico en Ecuador

Narcotráfico en Quito: controles, una tarea pendiente

En ese sentido, aunque las grandes cargas de droga, según los expertos, se mueven por el mar, aquello no quita que mientras aumentan los controles en las zonas tradicionales, los narcotraficantes busquen otros puntos de envío como son los aeropuertos.

Es que para el crimen organizado vinculado al narcotráfico el activo más importante son las rutas, por eso el delito migra, recalca Córdova. ​​

Y, es allí que en cuanto a controles hay una tarea pendiente. "En Quito no hay puertos, pero hay un aeropuerto que no tiene los mismos componentes de seguridad, desde hace años se le quitó a la Policía la competencia de inteligencia", destaca Córdova.

Por ello, para Piedra las recientes incautaciones ya envían un mensaje "sobre la capacidad de controlar (o no) que tiene, por un lado, la empresa concesionaria del aeropuerto de Quito y, por otro lado, la fuerza pública".