Lo nuevo en Ecuavisa

De megabandas a 'microcarteles', así está mutando el crimen organizado en Ecuador

En Esmeraldas la Policía desmanteló un laboratorio de droga, el hallazgo explicaría la presencia de 'microcarteles' en el país


29 abr 2022 , 06:00

Varios hechos ocurridos, en lo que va del año, develan que el crimen organizado está cambiando en Ecuador. Uno de estos ocurrió este sábado 23 de abril, cientos de panfletos en los que se amenazaba de muerte al ministro del Interior, Patricio Carrillo, fueron encontrados en las afueras de un canal de televisión. El pasquín mostraba las banderas de Ecuador y México, una fotografía del ministro, y la silueta de un tigre.

Este episodio para Mario Pazmiño, exdirector de inteligencia militar y analista internacional en seguridad y defensa, es un mensaje directo de que las estructuras delictivas empiezan a mutar y a luchar contra el Estado, "en el momento que hay este tipo de amenazas quiere decir que esa organización tiene mucho más control de lo que tenía anteriormente y tiene más capacidad para ejecutar".

Pero ¿cómo están cambiando?

Un hecho que sustenta la teoría, dice Pazmiño, sucedió el pasado 12 de marzo, en Mataje, en el noroeste de Esmeraldas, cerca de la frontera con Colombia, allí fue encontrado un laboratorio de cristalización de cocaína. Según el informe policial, pertenecería a 'Los Tiguerones'.

El hallazgo para Pazmiño es un claro ejemplo de que en Ecuador las megabandas han subido un escalón más en el esquema del crimen organizado, "ya están comenzado a procesar la droga y eso, solo lo hacen los microcarteles o carteles".

Sin embargo, para Alexandra Mantilla, experta en perfilación criminal, aquello no es nuevo en el país, "lo que estamos viendo en este momento es la creación de subbandas y microcarteles, pero que ya estaban, solo que ahora con el nivel brutal de violencia son más evidentes", sostiene.

'Microcarteles': ¿cómo operan?

Hace aproximadamente cinco años atrás, explica Mantilla, las bandas eran el brazo armado y logístico de los cárteles, encargados de dar protección a los envíos de droga a Ecuador hasta su entrega a los puertos o aeropuertos.

Lo que está cambiado es que las megabandas comenzaron a tener otra doctrina y empiezan a emular a grandes carteles internacionales. En Ecuador, "los Tiguerones están tomando fuerza porque empiezan a adaptar el modelo Jalisco Nueva Generación", dice, mientras que, los Choneros siguen los pasos del cártel de Sinaloa.

"Esto significa un acenso porque ya no solo vigilan la droga, también compran y producen", resalta Pazmiño. Pero, los microcarteles aún dependen de los carteles grandes en la última escala del esquema del crimen organizado, es decir, "en el traslado de la droga hacia los mercados internacionales".

Hay más casos que describen el ascenso de las megabandas. Este lunes 25 de abril de 2022, un coche bomba estalló frente a la cárcel Regional de Guayaquil, un hecho que Pazmiño califica como "terrorismo urbano".

Este suceso, según el exdirector de inteligencia militar, describe otra de sus características, como el tener capacidad logística y recursos humanos.

Los Choneros y los Tiguerones lograron subir en la escala, según Pazmiño y se encuentran posicionados como 'microcarteles'.
Los Choneros y los Tiguerones lograron subir en la escala, según Pazmiño y se encuentran posicionados como 'microcarteles'. ( )

Cárteles ecuatorianos ¿cuestión de tiempo?

Al ser consultado sobre el tema Giovanni Ponce, jefe de Antinarcóticos de la Policía Nacional, no quiso referirse si existe tal mutación del crimen organizado en Ecuador, aunque reconoció que "los hechos que están sucediendo a nivel país nos están dando cuenta que hay un uso desmedido de la fuerza y de los medios que utilizan para provocar la violencia".

Los cárteles trabajan para las mafias y estas a su vez redistribuyen la droga a nivel internacional.
Los cárteles trabajan para las mafias y estas a su vez redistribuyen la droga a nivel internacional. ( )

Bajo mirada de la criminóloga, el escenario actual del país es un espejo de lo que vivió Colombia al inicio de los años 80 y 90.

En la misma línea, el exjefe de inteligencia militar, advierte que a medida de que los 'microcarteles' vayan creciendo será cuestión de tiempo para que existan carteles ecuatorianos, "con el tiempo van ampliar operaciones y, esto va a incrementar la violencia porque tendrán que controlar más rutas".