Más deportes

Primera mujer transgénero en los JJOO fue eliminada en primera ronda

la neozelandesa Laurel Hubbard no levantó ni una sola barra y se despidió prematuramente de Tokyo 2020


02 ago 2021 , 12:06

Este lunes 2 de agosto se hizo historia en los Juegos Olímpicos, por primera vez una persona transgénero pudo competir. Se trata de la neozelandesa Laurel Hubbard quien nació varón y que había participado en la categoría de levantamiento de pesas masculina antes de su transición a los 30 años. El Comité Olímpico Internacional (COI) aprobó su participación en la modalidad femenina una vez que cumplió con todos los parámetros.

Lastimosamente Hubbard, quien sonriente y emocionada, empezó su concurso de la división de +87 kilogramos con un primer intento fallido con la barra de 120 kg. Después aumentó el peso hasta los 125 kg pero tampoco pudo completar la ejecución. Al final, no pudo levantar ni una sola barra y quedó eliminada en la primera ronda.

Después de meses de expectativa con ver a la primera persona trans en los Juegos Olímpicos, la participación de la oceánica duró menos de una hora.

Hubbard, que ahora tiene 43 años, inició su transición a los 30, antes de eso ya había competido como varón. El COI analizó los parámetros que permiten a las personas transgénero participar en los Juegos Olímpicos, y tras 13 años de espera, Hubbard los cumplió y pudo clasificarse a la modalidad femenina.

Su presencia en Tokio es una medida innovadora que, según los responsables olímpicos, hace que los Juegos sean más inclusivos, pero que los críticos temen que perjudique al deporte femenino.

A todo esto, Hubbard declaró después de eliminarse que se siente consciente de toda la controversia que gira en torno a ella, pero que agradece al COI por la apertura de mente. Además calificó al deporte como "algo para todas las personas, que es inclusivo y accesible".

"Me gustaría dar las gracias a la Federación Internacional de Halterofilia. Me han apoyado extraordinariamente y creo que han demostrado que la halterofilia es una actividad abierta a todas las personas del mundo. Gracias", dijo Hubbard antes de retirarse a los vestuarios sin aceptar preguntas.

El podio de esta competencia lo ocuparon las atletas Wenwen Li (China), con una marca total de 320 kg (140+180), la británica Emily Jade Campbell con 283 (122+161) y la estadounidense Sarah Elizabeth Robles con 282 (128+154).

A pesar de todo, hay atletas que no se sienten cómodas con la participación de una mujer transgénero ya que esto podría significar menos oportunidades para las atletas que nacieron como mujer. Así se pronunció la pesista belga Anna Vanbellinghen.

"Hoy creo que debe prevalecer el espíritu olímpico y le deseo buena suerte, evidentemente, pero mantengo lo que dije anteriormente", dijo Vanbellinghen a periodistas en el Foro. El calificativo dicho previamente por la belga con respecto a la participación de Hubbard fue "Broma pesada".

Así como hay personas que no apoyan este acontecimiento, las hay que si, este es el caso de Mike Cooper, portavoz de la Federación Internacional de Halterofilia (IWF, por sus siglas en inglés), Cooper dijo que la participación de Hubbard en los Juegos era un hito para este deporte.

A pesar de las diferentes opiniones que esto pueda generar, lo que si es verdad es que la participación olímpica de Hubbard ha sido considerada una victoria para la inclusión y los derechos de las personas transgénero.