Más de 200 ecuatorianos del Austro migraron a EEUU

Los ecuatorianos han salido del país en los últimos 3 meses.

  • Más de 200 ecuatorianos del Austro migraron a EEUU.
  • Más de 200 ecuatorianos del Austro migraron a EEUU.
29 Abril, 2019, 9:55 am
Por: Redacción 
La migración ilegal hacia Estados Unidos no solo deja dolor entre los familiares de quienes se van, sino también poblaciones abandonadas en Ecuador. 
 
 
 
 
La familia de Geovany Cabrera permanece unida en oración, a la espera de noticias sobre su paradero. Desde hace dos semanas perdieron el contacto con él y hoy, su esposa teme lo peor. 
 
 
 
Su hija de apenas 3 años, a diario, lo recuerda y ajena a lo que sucede a su alrededor, espera que Geovany regrese a su natal parroquia Sayausí en Cuenca.
 
La foto de él junto a otros ecuatorianos fue publicada por 1-800 migrantes, una organización que el pasado 13 de abril denunció la desaparición de al menos 12 compatriotas cuando intentaban cruzar el Río Bravo, en la frontera entre México Estados Unidos.
 
Como la historia de Geovany hay muchas principalmente en la zona austral de Ecuador, como en la provincia de Azuay. En el cantón Sigsig, en la parroquia San José de Raranga, no hay movimiento y las grandes casas están vacías o al cuidado de personas de la tercera edad. 
 
En la parroquia Guel, del cantón Sigsig, existen un sin número de historias de migración ilegal hacia los Estados Unidos, pero quienes viven aquí prefieren no contarlas por temor.
 
 
Según el jefe político del cantón, en los últimos tres meses han salido alrededor de 200 personas. Algunas han logrado su objetivo, otras han muerto en el intento y muchas más continúan desaparecidas.
 
Raúl Abad, coordinador zonal del ministerio de Movilidad Humana de Azuay, Cañar y Loja, asegura que no existen denuncias contra los coyoteros.
 
Lo cierto es que en estas historias, los familiares de quienes han salido del país coinciden en que iniciar esta travesía les ha significado dolor y deudas. Ellos van en busca de un sueño, que muchas veces termina convirtiéndose en pesadilla.
 

 

La migración ilegal hacia Estados Unidos no solo deja dolor entre los familiares de quienes se van, sino también poblaciones abandonadas en Ecuador. 
 
 
 
 
La familia de Geovany Cabrera permanece unida en oración, a la espera de noticias sobre su paradero. Desde hace dos semanas perdieron el contacto con él y hoy, su esposa teme lo peor. 
 
 
 
Su hija de apenas 3 años, a diario, lo recuerda y ajena a lo que sucede a su alrededor, espera que Geovany regrese a su natal parroquia Sayausí en Cuenca.
 
La foto de él junto a otros ecuatorianos fue publicada por 1-800 migrantes, una organización que el pasado 13 de abril denunció la desaparición de al menos 12 compatriotas cuando intentaban cruzar el Río Bravo, en la frontera entre México Estados Unidos.
 
Como la historia de Geovany hay muchas principalmente en la zona austral de Ecuador, como en la provincia de Azuay. En el cantón Sigsig, en la parroquia San José de Raranga, no hay movimiento y las grandes casas están vacías o al cuidado de personas de la tercera edad. 
 
En la parroquia Guel, del cantón Sigsig, existen un sin número de historias de migración ilegal hacia los Estados Unidos, pero quienes viven aquí prefieren no contarlas por temor.
 
 
Según el jefe político del cantón, en los últimos tres meses han salido alrededor de 200 personas. Algunas han logrado su objetivo, otras han muerto en el intento y muchas más continúan desaparecidas.
 
Raúl Abad, coordinador zonal del ministerio de Movilidad Humana de Azuay, Cañar y Loja, asegura que no existen denuncias contra los coyoteros.
 
Lo cierto es que en estas historias, los familiares de quienes han salido del país coinciden en que iniciar esta travesía les ha significado dolor y deudas. Ellos van en busca de un sueño, que muchas veces termina convirtiéndose en pesadilla.
 

 

Le puede interesar
TEMAS RELACIONADOS