Lenín Moreno anuncia que insistirá en las medidas económicas

El presidente de Ecuador hizo esa afirmación durante su presencia en el foro de Davos.

El mandatario ecuatoriano se encuentra en el foro mundial de Davos. Foto: FABRICE COFFRINI / AFP
20 Enero, 2020, 6:33 pm
Por: AFP 
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, aseguró este lunes que seguirá adelante con las reformas económicas a pesar de las violentas protestas de octubre y volvió a pedir una "solución democrática viable" para Venezuela frente el gobierno "autoritario y dictatorial" de Nicolás Maduro.
 
"Pero claro que sí" que continuaremos con las reformas, afirmó Moreno en una entrevista en el foro de Davos (Suiza), donde participa hasta el viernes en varias de las reuniones previstas en este encuentro anual de la élite política y económica del planeta.
 
"La verdad es que las protestas de octubre afectaron bastante a la economía en casi más de 800 millones de dólares, lo cual para la economía ecuatoriana es una buena cifra", reconoció.
 
Entonces, el anuncio del presidente de que iba a suprimir los subsidios a los combustibles —en el marco de medidas pactadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI)— desató protestas durante varios días que dejaron diez muertos y más de 1.300 heridos. 
 
Las protestas, lideradas por grupos indígenas, estuvieron marcadas por la violencia, que el presidente ecuatoriano atribuye en parte a los partidarios de su predecesor y exaliado, Rafael Correa, ahora instalado en Bélgica y perseguido por la justicia ecuatoriana por corrupción.
 
"Lastimosamente a esas manifestaciones totalmente legales y constitucionales les acompañaron unos grupos vandálicos (...) Estaban tratando de quemar las pruebas de corrupción del gobierno anterior", aseguró Moreno.
 
La crisis terminó el 13 de octubre con un acuerdo entre el gobierno y los indígenas para derogar el decreto que eliminaba los subsidios.
 
En cuanto a la posible participación de Correa en las elecciones de 2021, el presidente ecuatoriano dijo que "nunca debe preocupar la participación democrática de ninguna persona" y recordó que está "prófugo de la justicia acusado de gravísimos actos de corrupción".
 
Una condena por ese delito supondría el fin de la carrera política de Correa porque la Constitución ecuatoriana le impediría presentarse.
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, aseguró este lunes que seguirá adelante con las reformas económicas a pesar de las violentas protestas de octubre y volvió a pedir una "solución democrática viable" para Venezuela frente el gobierno "autoritario y dictatorial" de Nicolás Maduro.
 
"Pero claro que sí" que continuaremos con las reformas, afirmó Moreno en una entrevista en el foro de Davos (Suiza), donde participa hasta el viernes en varias de las reuniones previstas en este encuentro anual de la élite política y económica del planeta.
 
"La verdad es que las protestas de octubre afectaron bastante a la economía en casi más de 800 millones de dólares, lo cual para la economía ecuatoriana es una buena cifra", reconoció.
 
Entonces, el anuncio del presidente de que iba a suprimir los subsidios a los combustibles —en el marco de medidas pactadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI)— desató protestas durante varios días que dejaron diez muertos y más de 1.300 heridos. 
 
Las protestas, lideradas por grupos indígenas, estuvieron marcadas por la violencia, que el presidente ecuatoriano atribuye en parte a los partidarios de su predecesor y exaliado, Rafael Correa, ahora instalado en Bélgica y perseguido por la justicia ecuatoriana por corrupción.
 
"Lastimosamente a esas manifestaciones totalmente legales y constitucionales les acompañaron unos grupos vandálicos (...) Estaban tratando de quemar las pruebas de corrupción del gobierno anterior", aseguró Moreno.
 
La crisis terminó el 13 de octubre con un acuerdo entre el gobierno y los indígenas para derogar el decreto que eliminaba los subsidios.
 
En cuanto a la posible participación de Correa en las elecciones de 2021, el presidente ecuatoriano dijo que "nunca debe preocupar la participación democrática de ninguna persona" y recordó que está "prófugo de la justicia acusado de gravísimos actos de corrupción".
 
Una condena por ese delito supondría el fin de la carrera política de Correa porque la Constitución ecuatoriana le impediría presentarse.