Ecuador participa en la edición número 50 del foro de Davos

En 1971, el economista alemán Klaus Schwab organizó el primer foro en Davos.

Moreno mantuvo una entrevista con el medio Schweizer Fernsehen (Radiodifusión de Suiza). Foto: Presidencia del Ecuador
20 Enero, 2020, 7:00 am
Por: AFP y Redacción 
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, arribó a Suiza para el Foro Económico Mundial en Davos. El primer mandatario comenzó su agenda este lunes, pues mantuvo una entrevista con Maren Peters de Schweizer Fernsehen (Radiodifusión pública de Suiza). Luego mantendrá un encuentro con Pos Costa de la AFP y posteriormente asistirá a la ceremonia inaugural de la cita mundial. 
 
El Foro de Davos llega este año a su edición número 50 con la ambición de reinventarse y convertirse en un centro de ideas para el futuro del planeta, pero su imagen de "club de ricos" para la élite mundial podría dificultarle la tarea.
 
Los organizadores del World Economic Forum (WEF) quieren dejar atrás la imagen de millonarios y estrellas de todo el mundo llegando cada mes de enero en jet privado a la exclusiva estación de esquí de los Alpes suizos.
 
Desde que en 1971 el economista alemán Klaus Schwab organizó el primer foro en Davos, la población del mundo pasó de 3.700 a 7.700 millones de personas, de las que más de la mitad usan internet.
 
En paralelo la temperatura terrestre aumentó de un grado, la cuota de China en el PIB mundial se ha multiplicado por cinco y terminó la Guerra Fría sin que haya nacido todavía un nuevo orden mundial.
 
Como apunta el historiador Pierre Grosser, "a partir de 1989 hemos sido incapaces de calificar el mundo". 
 
Por su parte Davos se ha convertido en "una especie de 'speed dating'" para responsables políticos y económicos, según Pierre Moscovici, un antiguo ministro en Francia y luego comisario europeo.
 
La semana que viene, Klaus Schwab, de 81 años, que todavía no ha elegido sucesor, acogerá entre otros al presidente estadounidense, a la canciller alemana o a los directores de gigantes económicos como Microsoft, Google o BlackRock.
 
Desde hace algunos años Klaus Schwab, conocido por su don de gentes, ha puesto en el programa cuestiones como el cambio climático o las desigualdades, invitando a artistas y oenegés.
 
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, arribó a Suiza para el Foro Económico Mundial en Davos. El primer mandatario comenzó su agenda este lunes, pues mantuvo una entrevista con Maren Peters de Schweizer Fernsehen (Radiodifusión pública de Suiza). Luego mantendrá un encuentro con Pos Costa de la AFP y posteriormente asistirá a la ceremonia inaugural de la cita mundial. 
 
El Foro de Davos llega este año a su edición número 50 con la ambición de reinventarse y convertirse en un centro de ideas para el futuro del planeta, pero su imagen de "club de ricos" para la élite mundial podría dificultarle la tarea.
 
Los organizadores del World Economic Forum (WEF) quieren dejar atrás la imagen de millonarios y estrellas de todo el mundo llegando cada mes de enero en jet privado a la exclusiva estación de esquí de los Alpes suizos.
 
Desde que en 1971 el economista alemán Klaus Schwab organizó el primer foro en Davos, la población del mundo pasó de 3.700 a 7.700 millones de personas, de las que más de la mitad usan internet.
 
En paralelo la temperatura terrestre aumentó de un grado, la cuota de China en el PIB mundial se ha multiplicado por cinco y terminó la Guerra Fría sin que haya nacido todavía un nuevo orden mundial.
 
Como apunta el historiador Pierre Grosser, "a partir de 1989 hemos sido incapaces de calificar el mundo". 
 
Por su parte Davos se ha convertido en "una especie de 'speed dating'" para responsables políticos y económicos, según Pierre Moscovici, un antiguo ministro en Francia y luego comisario europeo.
 
La semana que viene, Klaus Schwab, de 81 años, que todavía no ha elegido sucesor, acogerá entre otros al presidente estadounidense, a la canciller alemana o a los directores de gigantes económicos como Microsoft, Google o BlackRock.
 
Desde hace algunos años Klaus Schwab, conocido por su don de gentes, ha puesto en el programa cuestiones como el cambio climático o las desigualdades, invitando a artistas y oenegés.