Gobierno: “Persecución política es cosa del pasado”

Ejecutivo se pronunció tras prisión preventiva contra expresidente Rafael Correa.

Ejecutivo se pronunció tras prisión preventiva contra expresidente Rafael Correa. Foto: API
4 Julio, 2018, 4:11 pm
Por: Redacción 



Mediante una declaración de prensa, el Gobierno, a través de su secretario de Comunicación, Andrés Michelena, aseguró que la persecución política es cosa del pasado. Pronunciamiento que se da un día después de que la jueza Daniella Camacho dictó orden de prisión preventiva en contra del expresidente Rafael Correa dentro del caso de secuestro de Fernando Balda. 
 
 
Michelena destacó que el actual régimen respeta los principios democráticos y la independencia de poderes. “El Gobierno ha recuperado el estado de derecho y hay división de poderes”, mencionó. 
 
 
El exmandatario ha asegurado que el proceso judicial es una persecución política y “un atropello a la justicia y mis derechos”. “Una monstruosidad así JAMÁS prosperará en un Estado de Derecho como Bélgica”, escribió el martes 3 de julio de 2018 en su Twitter Rafael Correa.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los gobiernos de Bolivia y Venezuela rechazaron la orden de prisión contra el expresidente.
 
 
 
 
“La persecución política y la manipulación de la justicia es cosa del pasado”, recalcó Michelena este miércoles 3 de julio. “El Estado es libre, democrático y está al servicio del pueblo”, insistió el funcionario. 
 
 
Michelena hizo hincapié en que cualquier ciudadano puede denunciar casos de corrupción sin ser perseguido.
 
 
En la Asamblea, tras la decisión de la jueza, las reacciones fueron casi inmediatas en el bloque correísta. Insisten en que se trata de una persecución política y que el dictarse prisión preventiva y difusión roja contra el expresidente Rafael Correa aseguran que lo confirma.
 
En el correísmo piensan ahora en las salidas para el exjefe de Estado y ven al asilo político como la opción.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La jueza Camacho dictó prisión preventiva en contra del expresidente Correa luego de que el exgobernante no acudió el lunes 2 de julio a presentarse ante la Corte Nacional de Justicia, medida cautelar dictada dentro del caso de secuestro al exasambleísta Fernando Balda. 
 
 
Camacho ordenó la medida por la presunta participación de Correa en los delitos de asociación ilícita y secuestro. Según informó la Fiscalía General del Estado, Camacho remitirá oficio a la Interpol para la captura con fines de extradición.
 
 
 
 
El exlegislador, quien se consideraba un perseguido político de Correa, presentó una demanda ante la justicia ecuatoriana en la que insiste en la participación del exmandatario en su presunto secuestro. 
 
Mediante una declaración de prensa, el Gobierno, a través de su secretario de Comunicación, Andrés Michelena, aseguró que la persecución política es cosa del pasado. Pronunciamiento que se da un día después de que la jueza Daniella Camacho dictó orden de prisión preventiva en contra del expresidente Rafael Correa dentro del caso de secuestro de Fernando Balda. 
 
 
Michelena destacó que el actual régimen respeta los principios democráticos y la independencia de poderes. “El Gobierno ha recuperado el estado de derecho y hay división de poderes”, mencionó. 
 
 
El exmandatario ha asegurado que el proceso judicial es una persecución política y “un atropello a la justicia y mis derechos”. “Una monstruosidad así JAMÁS prosperará en un Estado de Derecho como Bélgica”, escribió el martes 3 de julio de 2018 en su Twitter Rafael Correa.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los gobiernos de Bolivia y Venezuela rechazaron la orden de prisión contra el expresidente.
 
 
 
 
“La persecución política y la manipulación de la justicia es cosa del pasado”, recalcó Michelena este miércoles 3 de julio. “El Estado es libre, democrático y está al servicio del pueblo”, insistió el funcionario. 
 
 
Michelena hizo hincapié en que cualquier ciudadano puede denunciar casos de corrupción sin ser perseguido.
 
 
En la Asamblea, tras la decisión de la jueza, las reacciones fueron casi inmediatas en el bloque correísta. Insisten en que se trata de una persecución política y que el dictarse prisión preventiva y difusión roja contra el expresidente Rafael Correa aseguran que lo confirma.
 
En el correísmo piensan ahora en las salidas para el exjefe de Estado y ven al asilo político como la opción.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La jueza Camacho dictó prisión preventiva en contra del expresidente Correa luego de que el exgobernante no acudió el lunes 2 de julio a presentarse ante la Corte Nacional de Justicia, medida cautelar dictada dentro del caso de secuestro al exasambleísta Fernando Balda. 
 
 
Camacho ordenó la medida por la presunta participación de Correa en los delitos de asociación ilícita y secuestro. Según informó la Fiscalía General del Estado, Camacho remitirá oficio a la Interpol para la captura con fines de extradición.
 
 
 
 
El exlegislador, quien se consideraba un perseguido político de Correa, presentó una demanda ante la justicia ecuatoriana en la que insiste en la participación del exmandatario en su presunto secuestro.