Cuenca: sacerdote acusado de abuso sexual, suspendido

Investigación determinó que las acusaciones contra César Cordero son verosímiles.

Investigación determinó que las acusaciones contra César Cordero son verosímiles. Foto: Archivo API
30 Mayo, 2018, 9:56 pm
Por: Redacción 




El padre César Cordero Moscoso, denunciado por abuso sexual a menores de edad, queda suspendido luego de que en la investigación previa de las pruebas el perito consideró “verosímiles las acusaciones” en su contra. Así lo informó este miércoles 30 de mayo de 2018 la Arquidiócesis de Cuenca a través de un boletín.
 
 
“Se remite a la mayor brevedad los autos a la Congregación para la Doctrina de la Fe, pues las denuncias ‘tienen fundamento probatorio’”, indica. 
 
 
Mientras esta instancia religiosa indique el procedimiento a seguir también se le pide al sacerdote que se abstenga de dar declaraciones en público.
 
 
La suspensión del clérigo le permite “celebrar la Eucaristía en privado con máximo la asistencia de una persona”, según precisa el boletín de la Arquidiócesis. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
Entre tanto, la Iglesia católica se compromete a “brindar a las víctimas y sus familiares el apoyo espiritual y psicológico”. 
 
 
“Hacemos un ‘mea culpa’ a las víctimas, personas y comunidades que hubieran sido afectadas por los escándalos de clérigos, les pedimos perdón”, destaca el comunicado.
 
 
Los hechos habrían ocurrido hace 40 años. En la Arquidiócesis de Cuenca fueron presentadas cinco denuncias de abuso sexual. Las víctimas tienen actualmente más de 60 años de edad y relatan que los abusos ocurrieron cuando eran niños.
 
 
El martes 29 de mayo, miles de personas salieron a las calles en Cuenca para marchar contra la violencia sexual y exigir mayor protección a niños y adolescentes. Esta manifestación tuvo como bandera los casos de abuso sexual que se han denunciado y que tienen como protagonista al sacerdote César Cordero, de 92 años. 
 
 
 
La tarde del lunes 28 de mayo, la estatua del sacerdote fue retirada de la sede central de la Universidad Católica de Cuenca por personal de la institución ante los actos de vandalismo que se generaron en los últimos días.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El padre César Cordero Moscoso, denunciado por abuso sexual a menores de edad, queda suspendido luego de que en la investigación previa de las pruebas el perito consideró “verosímiles las acusaciones” en su contra. Así lo informó este miércoles 30 de mayo de 2018 la Arquidiócesis de Cuenca a través de un boletín.
 
 
“Se remite a la mayor brevedad los autos a la Congregación para la Doctrina de la Fe, pues las denuncias ‘tienen fundamento probatorio’”, indica.  
 
Mientras esta instancia religiosa indique el procedimiento a seguir también se le pide al sacerdote que se abstenga de dar declaraciones en público. 
 
La suspensión del clérigo le permite “celebrar la Eucaristía en privado con máximo la asistencia de una persona”, según precisa el boletín de la Arquidiócesis. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Entre tanto, la Iglesia católica se compromete a “brindar a las víctimas y sus familiares el apoyo espiritual y psicológico”.  
 
“Hacemos un ‘mea culpa’ a las víctimas, personas y comunidades que hubieran sido afectadas por los escándalos de clérigos, les pedimos perdón”, destaca el comunicado.
 
 
Los hechos habrían ocurrido hace 40 años. En la Arquidiócesis de Cuenca fueron presentadas cinco denuncias de abuso sexual. Las víctimas tienen actualmente más de 60 años de edad y relatan que los abusos ocurrieron cuando eran niños. 
 
El martes 29 de mayo, miles de personas salieron a las calles en Cuenca para marchar contra la violencia sexual y exigir mayor protección a niños y adolescentes. Esta manifestación tuvo como bandera los casos de abuso sexual que se han denunciado y que tienen como protagonista al sacerdote César Cordero, de 92 años.  
 
 
La tarde del lunes 28 de mayo, la estatua del sacerdote fue retirada de la sede central de la Universidad Católica de Cuenca por personal de la institución ante los actos de vandalismo que se generaron en los últimos días.