TC pagó gastos personales a sus directivos, según auditoría

Exgerente del canal y Fernando Alvarado contaban con choferes y cuerpos de seguridad.

Exgerente del canal y Fernando Alvarado contaban con choferes y cuerpos de seguridad. Foto: lahora.com.ec
14 Mayo, 2018, 8:54 pm
Por: Javier Vite


Dos auditorías internas ordenadas por la actual administración de TC Televisión en las que se analizaron los gastos del canal, determinan las supuestas irregularidades.
 
 
Casi un millón de dólares habría gastado desde el 2010 ese canal de televisión, cuyo principal accionista es el Estado, en proporcionar seguridad personal, vehículos y otros conceptos para beneficio del exgerente del canal Carlos Coello y del exsecretario de Comunicación Fernando Alvarado y sus familiares.
 
 
Así lo explicó la actual gerenta del medio, Martha Moncayo. “Nadie que no sea parte de TC puede utilizar los bienes de TC si no es para el fin de producir dinero para TC. Y en estos casos, eso no sucedió. Lo que sucedió es que los carros y los custodios fueron utilizados en otros sentidos, para otro tipo de movilizaciones y personas que no pertenecían al canal”, indicó.
 
 
 
 
Es que TC Televisión literalmente pagó hasta las gaseosas de Fernando Alvarado, así se puede leer en el informe en el que aparecen tres facturas de supermercado por un valor total de 190 dólares por la compra de toallas y Coca Cola light "por atención Sr. Fernando Alvarado", dice el documento.
 
 
Pero no solo eso. También el canal incautado habría asumido el costo de hospedajes en hoteles en Guayaquil y varios pasajes aéreos a favor del exfuncionario por un valor de 9.000 dólares.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El exsecretario de Comunicación también tenía otros beneficios pagados por el medio televisivo. Cuando viajaba a Guayaquil le esperaba un vehículo con su respectivo custodio para sus movilizaciones y el mismo beneficio tenía su esposa. Para ese servicio se empleó a personal de seguridad del canal. En cambio, para sus dos hijos el canal contrataba seguridad externa, según el informe de auditoría.
 
 
 
 
 
Carlos Coello fue gerente del canal. Él y su familia también tenían a su disposición vehículos y seis custodios. 
 
Los guardias asignados a Coello, Alvarado y sus familiares le costaron al canal 571 mil dólares.
 
 
TC habría asignado un total de 10 vehículos para Alvarado, Coello y sus familiares, cinco de ellos son de alta gama. Según el informe, el uso de esos autos, seguros, depreciación y combustible costó 491 mil dólares.
 
 
 
Esta es una parte de los gastos encontrados por la auditoría, que fue remitida a la Contraloría para que determine si es que hubo perjuicio a los recursos públicos.
 
 
“El trabajo y el análisis del trabajo que se hace es en cuanto a lo que han hecho los administradores anteriores de TC. Ya sería por el lado público, la Contraloría determinaría el buen o el mal uso que existieron de los bienes”, manifestó. 
 
 
 
 
Pese a ello, el pasado 9 de mayo, Alvarado remitió una carta a Moncayo. En esta dice que las auditorías realizadas no tienen sustento legal ya que no se le solicitó su opinión. 
 
 
También asegura que con el documento se ha dañado su nombre y el de su familia “afirmando hechos completamente alejados de la realidad y, sobre todo, calumniosos en contra de mi persona y de mi familia, los cuales rechazo categóricamente”. En su carta, Alvarado pide en un plazo de 10 días se le remita toda la documentación de sustento.

 
 
 
Dos auditorías internas ordenadas por la actual administración de TC Televisión en las que se analizaron los gastos del canal, determinan las supuestas irregularidades.
 
 
Casi un millón de dólares habría gastado desde el 2010 ese canal de televisión, cuyo principal accionista es el Estado, en proporcionar seguridad personal, vehículos y otros conceptos para beneficio del exgerente del canal Carlos Coello y del exsecretario de Comunicación Fernando Alvarado y sus familiares.
 
 
Así lo explicó la actual gerenta del medio, Martha Moncayo. “Nadie que no sea parte de TC puede utilizar los bienes de TC si no es para el fin de producir dinero para TC. Y en estos casos, eso no sucedió. Lo que sucedió es que los carros y los custodios fueron utilizados en otros sentidos, para otro tipo de movilizaciones y personas que no pertenecían al canal”, indicó.
 
 
 
 
Es que TC Televisión literalmente pagó hasta las gaseosas de Fernando Alvarado, así se puede leer en el informe en el que aparecen tres facturas de supermercado por un valor total de 190 dólares por la compra de toallas y Coca Cola light "por atención Sr. Fernando Alvarado", dice el documento.
 
 
Pero no solo eso. También el canal incautado habría asumido el costo de hospedajes en hoteles en Guayaquil y varios pasajes aéreos a favor del exfuncionario por un valor de 9.000 dólares.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El exsecretario de Comunicación también tenía otros beneficios pagados por el medio televisivo. Cuando viajaba a Guayaquil le esperaba un vehículo con su respectivo custodio para sus movilizaciones y el mismo beneficio tenía su esposa. Para ese servicio se empleó a personal de seguridad del canal. En cambio, para sus dos hijos el canal contrataba seguridad externa, según el informe de auditoría.
 
 
 
 
 
Carlos Coello fue gerente del canal. Él y su familia también tenían a su disposición vehículos y seis custodios. 
 
Los guardias asignados a Coello, Alvarado y sus familiares le costaron al canal 571 mil dólares.
 
 
TC habría asignado un total de 10 vehículos para Alvarado, Coello y sus familiares, cinco de ellos son de alta gama. Según el informe, el uso de esos autos, seguros, depreciación y combustible costó 491 mil dólares.
 
 
 
Esta es una parte de los gastos encontrados por la auditoría, que fue remitida a la Contraloría para que determine si es que hubo perjuicio a los recursos públicos.
 
 
“El trabajo y el análisis del trabajo que se hace es en cuanto a lo que han hecho los administradores anteriores de TC. Ya sería por el lado público, la Contraloría determinaría el buen o el mal uso que existieron de los bienes”, manifestó. 
 
 
 
 
Pese a ello, el pasado 9 de mayo, Alvarado remitió una carta a Moncayo. En esta dice que las auditorías realizadas no tienen sustento legal ya que no se le solicitó su opinión. 
 
 
También asegura que con el documento se ha dañado su nombre y el de su familia “afirmando hechos completamente alejados de la realidad y, sobre todo, calumniosos en contra de mi persona y de mi familia, los cuales rechazo categóricamente”. En su carta, Alvarado pide en un plazo de 10 días se le remita toda la documentación de sustento. 
 
 
Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS