Gobierno aclara relación contractual con Odebrecht tras denuncia de sobornos

El secretario jurídico de Presidencia recordó que la constructora fue expulsada en 2008.

QUITO, Ecuador.- El secretario jurídico de Presidencia (i) recordó que la constructora fue expulsada en 2008. Foto: API
22 Diciembre, 2016, 1:31 pm
Por: Redacción 
"El Gobierno nacional expulsó a Odebrecht en septiembre de 2008, decir que en el 2008 se corrompió a un funcionario es absolutamente incomprensible", aseveró este 22 de diciembre de 2016 el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, en respuesta al informe difundido por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en el que la constructora brasileña habría admitido el pago de sobornos al país por $33,5 millones para beneficiarse con contratos por un monto de $116 millones.
 
“Cuando llegamos al Gobierno, encontramos serias irregularidades en la central hidroeléctrica San Francisco, el ducto por donde pasaba la hidroeléctrica estaba dañado y Odebrecht no lo pretendía arreglar y querían que nosotros le paguemos algunas decenas de millones de dólares para arreglarlo. Obviamente, no aceptamos eso", manifestó el funcionario en una rueda de prensa conjunta con Augusto Espín, ministro coordinador de Sectores Estratégicos, desde el Palacio de Carondelet.
 
 
 
 
Mera recordó que el 23 de septiembre de 2008, el presidente de la República, Rafael Correa, firmó el decreto ejecutivo No. 1348 para expulsar a Odebrecht del país. "Las relaciones que ha tenido la república del Ecuador y el presidente Correa durante los primeros años no fueron malas, fueron pésimas". (Descargue el documento al final del artículo)
 
No obstante, la empresa brasileña regresó al país en julio del 2010 para hacerse cargo del daño en la hidroeléctrica San Francisco y ponerla en funcionamiento.
 
"Estos actos de corrupción vienen desde el 2001, todo parece apuntar a que hubo indicios de corrupción y manejo indebido de esta compañía; nosotros no es que vamos a sacar el cuerpo a esta investigación ni a desmentir lo que no nos corresponde desmentir, ni hacer negaciones del tema".
 
 
 
 
De allí que firmó un oficio dirigido a la Fiscalía General del Estado para solicitar una investigación a Odebrecht. "Si se descubre a alguien responsable, que se lo detenga de inmediato, no nos importa que caiga quien caiga".
 
Enfatizó que los contratos del Gobierno nacional con la compañía fueron supervisados por el actual el vicepresidente de la República, Jorge Glas, cuando fue ministro de Sectores Estratégicos, y revisados por la Contraloría.
 
 
 
 
Aclaró que "el Gobierno nacional no es el más grande contratante de Odebrecht, el más gran contratante es el Municipio de Quito", y se refirió a obras como la Ruta Viva y la segunda fase del Metro de Quito.
 
 
"El Gobierno nacional expulsó a Odebrecht en septiembre de 2008, decir que en el 2008 se corrompió a un funcionario es absolutamente incomprensible", aseveró este 22 de diciembre de 2016 el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, en respuesta al informe difundido por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en el que la constructora brasileña habría admitido el pago de sobornos al país por $33,5 millones para beneficiarse con contratos por un monto de $116 millones.
 
“Cuando llegamos al Gobierno, encontramos serias irregularidades en la central hidroeléctrica San Francisco, el ducto por donde pasaba la hidroeléctrica estaba dañado y Odebrecht no lo pretendía arreglar y querían que nosotros le paguemos algunas decenas de millones de dólares para arreglarlo. Obviamente, no aceptamos eso", manifestó el funcionario en una rueda de prensa conjunta con Augusto Espín, ministro coordinador de Sectores Estratégicos, desde el Palacio de Carondelet.
 
 
 
 
Mera recordó que el 23 de septiembre de 2008, el presidente de la República, Rafael Correa, firmó el decreto ejecutivo No. 1348 para expulsar a Odebrecht del país. "Las relaciones que ha tenido la república del Ecuador y el presidente Correa durante los primeros años no fueron malas, fueron pésimas". (Descargue el documento al final del artículo)
 
No obstante, la empresa brasileña regresó al país en julio del 2010 para hacerse cargo del daño en la hidroeléctrica San Francisco y ponerla en funcionamiento.
 
"Estos actos de corrupción vienen desde el 2001, todo parece apuntar a que hubo indicios de corrupción y manejo indebido de esta compañía; nosotros no es que vamos a sacar el cuerpo a esta investigación ni a desmentir lo que no nos corresponde desmentir, ni hacer negaciones del tema".
 
 
 
 
De allí que firmó un oficio dirigido a la Fiscalía General del Estado para solicitar una investigación a Odebrecht. "Si se descubre a alguien responsable, que se lo detenga de inmediato, no nos importa que caiga quien caiga".
 
Enfatizó que los contratos del Gobierno nacional con la compañía fueron supervisados por el actual el vicepresidente de la República, Jorge Glas, cuando fue ministro de Sectores Estratégicos, y revisados por la Contraloría.
 
 
 
 
Aclaró que "el Gobierno nacional no es el más grande contratante de Odebrecht, el más gran contratante es el Municipio de Quito", y se refirió a obras como la Ruta Viva y la segunda fase del Metro de Quito.