Atletas ecuatorianos se entrenarán en Portugal para Tokio 2020

Los ecuatorianos trabajarán en Europa previo a la cita del próximo año.

Álex Quiñónez, velocista ecuatoriano. Foto: Archivo.
29 Julio, 2020, 4:49 pm
Por: EFE 
Los velocistas ecuatorianos Álex Quiñónez y Gabriela Anahí Suárez obtuvieron este miércoles la visa para viajar a Portugal el 1 de agosto con la meta de alcanzar el nivel olímpico tras el parón originado por la pandemia de COVID-19.
 
"Todo está en orden. Tienen previsto viajar el próximo sábado a Portugal, donde se entrenarán y la semana venidera se confirmará si tendrán competiciones", confirmó a EFE Julio Hidrovo, administrador de la Federación Ecuatoriana de Atletismo (FEA).
 
El gerente precisó que tanto Quiñónez como Suárez se unirán en Portugal a la también velocista ecuatoriana Ángela Tenorio, que se prepara junto al entrenador Nelson Gutiérrez y atletas sudamericanos de la disciplina.
 
Quiñónez es uno de los deportistas nacionales clasificado para los Juegos Olímpicos de Tokio.
 
El velocista ecuatoriano logró el billete olímpico en junio del año pasado cuando alcanzó el tercer puesto del torneo IAAF Diamond League disputado en Roma en la prueba de 200 metros detrás de los estadounidenses Myke Norman y Lyles Noah, respectivamente.
 
En cambio Tenorio aún no ha alcanzado el pase a los Juegos, pero sí tiene posibilidades de hacerlo tras superar complicaciones físicas que arrastraba desde Río 2016, cuyas secuelas le impidieron mostrar su mejor nivel el año pasado.
 
En la actualidad recuperada, se entrenará con normalidad en su aspiración de alcanzar el nivel y billete olímpico para 2021.
 
"A Suárez le vino bien el aplazamiento de los Juegos al próximo año, pues tiene opciones siempre y cuando continué levantando su nivel como velocista", afirmó el exseleccionador ecuatoriano de levantamiento de pesas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.
 
Quiñónez, Tenorio y Suárez fueron los primeros atletas locales que salieron del confinamiento en Ecuador debido a la pandemia, y pudieron entrenarse en campo abierto desde mayo pasado cumpliendo estrictos protocolos de bioseguridad.
 
Además de las gestiones de la FEA, también contribuyó al regreso a los campos la acción de la Secretaría del Deporte ecuatoriano.
Los velocistas ecuatorianos Álex Quiñónez y Gabriela Anahí Suárez obtuvieron este miércoles la visa para viajar a Portugal el 1 de agosto con la meta de alcanzar el nivel olímpico tras el parón originado por la pandemia de COVID-19.
 
"Todo está en orden. Tienen previsto viajar el próximo sábado a Portugal, donde se entrenarán y la semana venidera se confirmará si tendrán competiciones", confirmó a EFE Julio Hidrovo, administrador de la Federación Ecuatoriana de Atletismo (FEA).
 
El gerente precisó que tanto Quiñónez como Suárez se unirán en Portugal a la también velocista ecuatoriana Ángela Tenorio, que se prepara junto al entrenador Nelson Gutiérrez y atletas sudamericanos de la disciplina.
 
Quiñónez es uno de los deportistas nacionales clasificado para los Juegos Olímpicos de Tokio.
 
El velocista ecuatoriano logró el billete olímpico en junio del año pasado cuando alcanzó el tercer puesto del torneo IAAF Diamond League disputado en Roma en la prueba de 200 metros detrás de los estadounidenses Myke Norman y Lyles Noah, respectivamente.
 
En cambio Tenorio aún no ha alcanzado el pase a los Juegos, pero sí tiene posibilidades de hacerlo tras superar complicaciones físicas que arrastraba desde Río 2016, cuyas secuelas le impidieron mostrar su mejor nivel el año pasado.
 
En la actualidad recuperada, se entrenará con normalidad en su aspiración de alcanzar el nivel y billete olímpico para 2021.
 
"A Suárez le vino bien el aplazamiento de los Juegos al próximo año, pues tiene opciones siempre y cuando continué levantando su nivel como velocista", afirmó el exseleccionador ecuatoriano de levantamiento de pesas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.
 
Quiñónez, Tenorio y Suárez fueron los primeros atletas locales que salieron del confinamiento en Ecuador debido a la pandemia, y pudieron entrenarse en campo abierto desde mayo pasado cumpliendo estrictos protocolos de bioseguridad.
 
Además de las gestiones de la FEA, también contribuyó al regreso a los campos la acción de la Secretaría del Deporte ecuatoriano.