Estadio de Mushuc Runa alegra a más de una comunidad

El estadio Cooperativa de Ahorro y Crédito Mushuc Runa tiene capacidad de 5.800 puestos.

El estadio Cooperativa de Ahorro y Crédito Mushuc Runa está siendo ampliado en su capacidad. Foto: Alejandro Bellolio
19 Febrero, 2019, 3:30 pm
Por: Alejandro Bellolio 

Falta un día para un hecho histórico, se jugará el primer partido de la historia de Serie A en una comunidad indígena. El estadio Cooperativa de Ahorro y Crédito Mushuc Runa está casi listo, algunos comuneros hacen minga de limpieza, mientras otros trabajan arduamente en la tribuna del sector norte que aún se construye.

José Pilamunga es el encargado de la construcción, va de un lado para otro mientras una máquina termina de emparejar el césped, que no luce en el mejor estado.

La tierra y polvo son parte del panorama. Es que el escenario deportivo está bajando una pequeña loma de tierra y está rodeado de montañas. "Esto va cambiar, la idea es pavimentar toda la entrada, parques e incluso poner un pequeño parterre con bancos", explica José que para la entrevista se puso su poncho, el mismo que caracteriza a Mushuc Runa.

Él no oculta su alegría de que esto esté sucediendo en su comunidad, Echeleche, ubicada en el km. 15 vía a Guaranda en la parroquia Pilahuin, sector Alpachaca, a unos 30 minutos de Ambato. "Esto le demuestra al mundo que los indígenas somos iguales, que podemos hacer todo. Tener un equipo de fútbol, jugadores, queremos tener técnicos, periodistas, todos salidos de nuestra comunidad", afirma José quien aclara que ellos pertenecen a la raza indígena Tomabela.

Mientras él habla los trabajos continúan, la gente entra y sale del estadio que no es muy grande y por el momento tiene capacidad para 5.800 personas. Entre esos trabajadores también aparece el ingeniero Lorenzo Pichisaca, gerente deportivo del club, quien llega a definir pequeños detalles como la ubicación de las pantallas led en la sala de control.

Pichisaca también se muestra emocionado de que se dé un evento de esa magnitud en una comunidad de 200 personas. "Esto es algo histórico, un sueño hecho realidad y aquí no solo recibimos a los habitantes de Echaleche sino a los de Santa Rosa y las comunidades de alrededor", afirma.

Mientras la conversación transcurre, el fuerte viento de la tarde comienza a sentirse y a levantar polvo. Los habitantes de la zona siguen dejando a punto el escenario deportivo. Pero, ¿Qué los incentiva a hacer esto sin buscar algo a cambio? "Maki Mañachi" es la respuesta. Esa frase que se puede traducir en "hoy por mí mañana por tí" es el motor de esta comunidad indígena que toma esta obra como símbolo de avance e identificación.

¿Cómo llego a ese lugar?

Uno llega a Ambato, siente el frío característico del lugar, ve personas con camisetas de Macará, de Técnico Universitario (equipos de la ciudad). Ahora es normal preguntarle a cualquiera ¿Cómo llego al estadio Mushuc Runa? y que te respondan "tiene que coger la vía a Guaranda y darle largo". No es algo desconocido, no es nada nuevo, es un lugar que se ha vuelto parte de la ciudad a pesar de quedar en una parroquia rural de la misma. 

Si viajas en carro debes llegar hasta el redondel de Huachi Chico y tomar la vía a Guaranda hasta el km. 15. En el camino pasarás las parroquias Santa Rosa, Miñarica, Juan Benigno Vela, la comunidad Patalo Alto, Chibuleo y la comunidad La Libertad. Justamente los habitantes de todos esos lugares son los que se suman a los comuneros de Echaleche para apoyar al Mushuc Runa, al club indígena, a su equipo.

Ya en el km.13 se divisa un letrero de bienvenida al "Complejo deportivo de Mushuc Runa S.C.", ahí hay un terreno valdío ideal para estacionarse y ver a lo lejos el escenario deportivo, el que ahora es el fortín no solo de un equipo de fútbol sino de una comunidad.

Dos kilómetros más adelante, tras pasar una curva, dos letreros más se cruzan en el horizonte: "Comunidad Echaleche" y "Bienvenidos al estadio Cooperativa de Ahorro y crédito Mushuc Runa". Otro cartel indica con una flecha por dónde es el ingreso peatonal hacia el estadio, bajar la colina a esa altura (3.250 metros sobre el nivel del mar) es un duro reto, mientras la tierra se levanta constantemente. 

Solo las ovejas, que están cerca de las puertas de ingreso, no se ven afectadas por las condiciones climáticas. Ellas son parte de un paisaje rural, que no se aleja de sus raíces y que es modernizado con un escenario de primera categoría.

Si decides ir en bus a conocer el 'estadio de Echaleche' debes llegar a Ambato. Una vez en la capital tungurahuense tienes dos opciones: Ir a la Plaza Pachano, tomar el bus Atahualpa, que es la línea 53 (color verde) y lo llevará hasta los carteles de bienvenida. O puedes ir hasta el redondel de Huachichico y subirse a la misma línea Atahualpa o a la Atenas que es de color azul. El pasaje cuesta 50 centavos y el viaje dura de 40 a 50 minutos.

Falta un día para un hecho histórico, se jugará el primer partido de la historia de Serie A en una comunidad indígena. El estadio Cooperativa de Ahorro y Crédito Mushuc Runa está casi listo, algunos comuneros hacen minga de limpieza, mientras otros trabajan arduamente en la tribuna del sector norte que aún se construye.

José Pilamunga es el encargado de la construcción, va de un lado para otro mientras una máquina termina de emparejar el césped, que no luce en el mejor estado.

La tierra y polvo son parte del panorama. Es que el escenario deportivo está bajando una pequeña loma de tierra y está rodeado de montañas. "Esto va cambiar, la idea es pavimentar toda la entrada, parques e incluso poner un pequeño parterre con bancos", explica José que para la entrevista se puso su poncho, el mismo que caracteriza a Mushuc Runa.

Él no oculta su alegría de que esto esté sucediendo en su comunidad, Echeleche, ubicada en el km. 15 vía a Guaranda en la parroquia Pilahuin, sector Alpachaca, a unos 30 minutos de Ambato. "Esto le demuestra al mundo que los indígenas somos iguales, que podemos hacer todo. Tener un equipo de fútbol, jugadores, queremos tener técnicos, periodistas, todos salidos de nuestra comunidad", afirma José quien aclara que ellos pertenecen a la raza indígena Tomabela.

Mientras él habla los trabajos continúan, la gente entra y sale del estadio que no es muy grande y por el momento tiene capacidad para 5.800 personas. Entre esos trabajadores también aparece el ingeniero Lorenzo Pichisaca, gerente deportivo del club, quien llega a definir pequeños detalles como la ubicación de las pantallas led en la sala de control.

Pichisaca también se muestra emocionado de que se dé un evento de esa magnitud en una comunidad de 200 personas. "Esto es algo histórico, un sueño hecho realidad y aquí no solo recibimos a los habitantes de Echaleche sino a los de Santa Rosa y las comunidades de alrededor", afirma.

Mientras la conversación transcurre, el fuerte viento de la tarde comienza a sentirse y a levantar polvo. Los habitantes de la zona siguen dejando a punto el escenario deportivo. Pero, ¿Qué los incentiva a hacer esto sin buscar algo a cambio? "Maki Mañachi" es la respuesta. Esa frase que se puede traducir en "hoy por mí mañana por tí" es el motor de esta comunidad indígena que toma esta obra como símbolo de avance e identificación.

¿Cómo llego a ese lugar?

Uno llega a Ambato, siente el frío característico del lugar, ve personas con camisetas de Macará, de Técnico Universitario (equipos de la ciudad). Ahora es normal preguntarle a cualquiera ¿Cómo llego al estadio Mushuc Runa? y que te respondan "tiene que coger la vía a Guaranda y darle largo". No es algo desconocido, no es nada nuevo, es un lugar que se ha vuelto parte de la ciudad a pesar de quedar en una parroquia rural de la misma. 

Si viajas en carro debes llegar hasta el redondel de Huachi Chico y tomar la vía a Guaranda hasta el km. 15. En el camino pasarás las parroquias Santa Rosa, Miñarica, Juan Benigno Vela, la comunidad Patalo Alto, Chibuleo y la comunidad La Libertad. Justamente los habitantes de todos esos lugares son los que se suman a los comuneros de Echaleche para apoyar al Mushuc Runa, al club indígena, a su equipo.

Ya en el km.13 se divisa un letrero de bienvenida al "Complejo deportivo de Mushuc Runa S.C.", ahí hay un terreno valdío ideal para estacionarse y ver a lo lejos el escenario deportivo, el que ahora es el fortín no solo de un equipo de fútbol sino de una comunidad.

Dos kilómetros más adelante, tras pasar una curva, dos letreros más se cruzan en el horizonte: "Comunidad Echaleche" y "Bienvenidos al estadio Cooperativa de Ahorro y crédito Mushuc Runa". Otro cartel indica con una flecha por dónde es el ingreso peatonal hacia el estadio, bajar la colina a esa altura (3.250 metros sobre el nivel del mar) es un duro reto, mientras la tierra se levanta constantemente. 

Solo las ovejas, que están cerca de las puertas de ingreso, no se ven afectadas por las condiciones climáticas. Ellas son parte de un paisaje rural, que no se aleja de sus raíces y que es modernizado con un escenario de primera categoría.

Si decides ir en bus a conocer el 'estadio de Echaleche' debes llegar a Ambato. Una vez en la capital tungurahuense tienes dos opciones: Ir a la Plaza Pachano, tomar el bus Atahualpa, que es la línea 53 (color verde) y lo llevará hasta los carteles de bienvenida. O puedes ir hasta el redondel de Huachichico y subirse a la misma línea Atahualpa o a la Atenas que es de color azul. El pasaje cuesta 50 centavos y el viaje dura de 40 a 50 minutos.