Francisco Alarcón: “La confianza (público-privada) no se da por ley, sino en un ambiente de estabilidad”

Redacción

tmenendez

|

Miércoles 28 de Octubre de 2015 - 9:30
compártelo
  • GUAYAQUIL, Ecuador.- Francisco Alarcón (i) y Jaime Nebot rechazan que se reviva impuesto derogado para Guayaquil. Collage: Ecuavisa
  • ECUADOR.- Francisco Alarcón durante su entrevista en el programa Contacto Directo. Foto: Ecuavisa
ECUADOR.- Francisco Alarcón durante su entrevista en el programa Contacto Directo. Foto: Ecuavisa GUAYAQUIL, Ecuador.- Francisco Alarcón (i) y Jaime Nebot rechazan que se reviva impuesto derogado para Guayaquil. Collage: Ecuavisa ECUADOR.- Francisco Alarcón durante su entrevista en el programa Contacto Directo. Foto: Ecuavisa
Por: Teresa Menéndez Torres
Ecuavisa.com
 
 
La aprobación del proyecto de Ley de Incentivos para Asociaciones Público-Privadas y la Inversión Extranjera genera las primeras reacciones del sector privado y de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs), como el de Guayaquil. 
 
“La confianza (público-privada) no se da por ley, ni por decreto, sino en un ambiente de estabilidad, de cooperación, en que las reglas no cambien todos los días y en un ambiente de competitividad”, manifestó Francisco Alarcón, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil.
 
Durante su entrevista en Contacto Directo, señaló que este proyecto pudo haberse tramitado por la vía normal y no bajo el carácter de económico urgente. “En el fondo, el proyecto pudo haberse beneficiado de alguna de las observaciones que hicimos para conseguir el objetivo que persigue”. No obstante, explicó que lo que este busca “no es una gran alianza público-privada para el desarrollo nacional, sino para que el sector privado participe en proyectos de interés público”.
 
El empresario rechazó el impuesto exclusivo del 2 por mil a las empresas domiciliadas en Guayaquil. “No tiene ningún sentido que en una ley que pretende promover la confianza público-privada se intente resucitar un impuesto derogado. Por qué entonces no se pone una lista de todos los impuestos vigentes en el país y se ratifica su vigencia, por qué puntualmente ese y por qué en una ley que nada tiene que ver con eso, ¿Será que se quiere aprovechar el momento?”.
 
Para Alarcón, esto es un castigo a la ciudad de Guayaquil que, mediante gestión de este mismo Gobierno se liberó de ese impuesto en septiembre de 2014. “Esa una pésima señal dentro de esta ley que ojalá tenga éxito, pero hay un elemento de inseguridad jurídica”. De allí que sugiere que se retire esa disposición general del proyecto y que la decisión de su vigencia recaiga sobre los tribunales.
 
 
 
 
Mientras, el alcalde de Guayaquil, coincide en que "la confianza no se la crea con la ley, se crea con la actitud. Con la nueva ley no habrá inversión porque es una mala ley, lamentablemente una buena intención, pero una mala ley". Lo dijo en su cadena radial de los días miércoles.
 
Cuestionó, asimismo, el impuesto del 2 por mil. “Se aprueba una ley (de alianzas público-privadas) dizque para dar incentivos tributarios, exonerar de tributos y en la misma ley se revive un tributo inconveniente, discriminatorio en contra de Guayaquil, porque solo es para Guayaquil. Primero está derogado; segundo, ese hospital pasó a manos del Gobierno, entonces por qué no lo tratan como todos los hospitales del Gobierno”. 
 
El impuesto del 2 por mil fue creado mediante la Ley del Sistema Hospitalario Docente de la Universidad de Guayaquil, siendo el sujeto activo encargado de la recaudación la Universidad de Guayaquil; y, el beneficiario el Hospital Docente Universitario de la Universidad de Guayaquil.
 
Todas la personas naturales o jurídicas que realicen actividades comerciales, bancarias e industriales, exclusivamente en el cantón Guayaquil, deberán pagar en las ventanillas de la Universidad de Guayaquil, hasta el 31 de marzo de cada año, el 2 por mil anual sobre los capitales propios declarados en la respectiva matrícula de comercio, estatuto de constitución o aumento de capital.  
 
 
 
 

Por: Teresa Menéndez Torres

Ecuavisa.com

 

 

La aprobación del proyecto de Ley de Incentivos para Asociaciones Público-Privadas y la Inversión Extranjera genera las primeras reacciones del sector privado y de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs), como el de Guayaquil. 

 

“La confianza (público-privada) no se da por ley, ni por decreto, sino en un ambiente de estabilidad, de cooperación, en que las reglas no cambien todos los días y en un ambiente de competitividad”, manifestó Francisco Alarcón, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil.

 

Durante su entrevista en Contacto Directo, señaló que este proyecto pudo haberse tramitado por la vía normal y no bajo el carácter de económico urgente. “En el fondo, el proyecto pudo haberse beneficiado de alguna de las observaciones que hicimos para conseguir el objetivo que persigue”. No obstante, explicó que lo que este busca “no es una gran alianza público-privada para el desarrollo nacional, sino para que el sector privado participe en proyectos de interés público”.

 

El empresario rechazó el impuesto exclusivo del 2 por mil a las empresas domiciliadas en Guayaquil. “No tiene ningún sentido que en una ley que pretende promover la confianza público-privada se intente resucitar un impuesto derogado. Por qué entonces no se pone una lista de todos los impuestos vigentes en el país y se ratifica su vigencia, por qué puntualmente ese y por qué en una ley que nada tiene que ver con eso, ¿Será que se quiere aprovechar el momento?”.

 

Para Alarcón, esto es un castigo a la ciudad de Guayaquil que, mediante gestión de este mismo Gobierno se liberó de ese impuesto en septiembre de 2014. “Esa una pésima señal dentro de esta ley que ojalá tenga éxito, pero hay un elemento de inseguridad jurídica”. De allí que sugiere que se retire esa disposición general del proyecto y que la decisión de su vigencia recaiga sobre los tribunales.

 

 

Lea: Asamblea Nacional aprueba ley de alianzas público-privadas

 

 

Mientras, el alcalde de Guayaquil, coincide en que "la confianza no se la crea con la ley, se crea con la actitud. Con la nueva ley no habrá inversión porque es una mala ley, lamentablemente una buena intención, pero una mala ley". Lo dijo en su cadena radial de los días miércoles.

 

Cuestionó, asimismo, el impuesto del 2 por mil. “Se aprueba una ley (de alianzas público-privadas) dizque para dar incentivos tributarios, exonerar de tributos y en la misma ley se revive un tributo inconveniente, discriminatorio en contra de Guayaquil, porque solo es para Guayaquil. Primero está derogado; segundo, ese hospital pasó a manos del Gobierno, entonces por qué no lo tratan como todos los hospitales del Gobierno”. 

 

El impuesto del 2 por mil fue creado mediante la Ley del Sistema Hospitalario Docente de la Universidad de Guayaquil, siendo el sujeto activo encargado de la recaudación la Universidad de Guayaquil; y, el beneficiario el Hospital Docente Universitario de la Universidad de Guayaquil.

 

Todas la personas naturales o jurídicas que realicen actividades comerciales, bancarias e industriales, exclusivamente en el cantón Guayaquil, deberán pagar en las ventanillas de la Universidad de Guayaquil, hasta el 31 de marzo de cada año, el 2 por mil anual sobre los capitales propios declarados en la respectiva matrícula de comercio, estatuto de constitución o aumento de capital.  

 

 

Revise: Hoy se define la ley de incentivos para alianzas público-privadas

 

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos