Ecuador

Hombres que no celebran el Día del Padre tras conocer los resultados del ADN

En los últimos 10 años se registraron 18 120 causas ingresadas por impugnación de paternidad en el país


19 jun 2022 , 00:06

David (nombre protegido) se toma la cabeza y se aguanta las ganas de llorar cuando recuerda lo que representa el Día del Padre este domingo 19 de junio del 2022. Es una fecha dolorosa y complicada que le trae malos recuerdos porque hace nueve años se enteró que no es el padre biológico de Martina, quien ahora tiene 20 años.

Trata de olvidarlo haciendo ejercicio y saliendo con sus amigos a montar bicicleta, pero admite que al principio fue muy difícil asimilarlo y hasta ahora padece las secuelas psicológicas.

¿Cómo se enteró que ella no era su hija biológica? Él y su expareja mantuvieron una relación de la cual nació Martina, pero se separaron cuando ella cumplió 9 años. La mamá le pidió USD 1 500 como pensión alimenticia y comenzaron los problemas. Finalmente, con base en los ingresos de David, la mensualidad se fijó en 490 dólares.

Testimonio de David:

La prueba de ADN

Ante los inconvenientes y la actitud de la mamá, un psicólogo le recomendó someterse a un examen de ADN que reveló lo que él nunca se imaginó: no era el padre biológico de la niña.

“En la primera prueba no lo podía creer y me sometí a un segundo test en la Cruz Roja que también arrojó resultado negativo. Eran momentos de mucha conmoción para mí y me hice una tercera evaluación en la Fiscalía que me indicó lo mismo”, relató.

Su vida se derrumbó y comenzó a beber licor descontroladamente. Trató de conversar con la mamá de la pequeña, pero ella le dijo que no quería su ayuda y que deje de pagar las pensiones alimenticias, que le iba a devolver hasta el último centavo.

Siguió el trámite legal correspondiente y desde hace nueve años, Martina ya no tiene su apellido, tampoco recibe la pensión...

Hoy se recuerda el Día del Padre en Ecuador y más allá de las celebraciones también hay casos de hombres que sufren porque se enteraron, a través de pruebas de ADN, que no son los padres biológicos de los niños que reconocieron legalmente. Viven esta fecha con amargura porque miran desde lejos las celebraciones de otras familias y recuerdan cómo ellos lo hicieron antes.

Algunos iniciaron acciones legales con base en el artículo 233 del Código Civil que trata sobre la impugnación de paternidad. Esta acción puede ser ejercida por el padre cuyo hijo nació dentro del matrimonio y sospeche que no es suyo. También se aplica para las uniones de hecho. De igual forma, quienes se pretendan verdaderos papás, los hijos y los que constan legalmente registrados como padres y cuya filiación se impugna.

Estadísticas del Consejo de la Judicatura a las que accedió Ecuavisa.com indican que cada año se reportan miles impugnaciones de paternidad a escala nacional. Desde el 2012 hasta el 12 de mayo del 2022 se reportaron 18 120 causas ingresadas.

La institución no distingue los casos cuyos fallos resultaron a favor o en contra de quienes impugnaron. Tampoco si un padre biológico impugnó la paternidad de su hijo. O si un mayor de edad lo hizo al enterarse quién es su verdadero padre. Lo mismo si alguien reconoció a un infante y luego se enteró, tras las pruebas de ADN, que no es el progenitor.

Las provincias con mayor cantidad de casos fueron Guayas y Pichincha con 3 574 y 2 982 (ver cuadro). Uno de esos es el de Marco Antonio (nombre protegido), quien también le retiró el apellido de su hijo Leonardo, de seis años, tras un juicio.

Se separó de su esposa en el 2014. Marco Antonio visitaba al pequeño cada 15 días como lo estableció la Justicia, pero seguían los conflictos. La situación empeoró cuando el mismo infante empezó a mencionar de forma inocente que no era su padre. Lo había escuchado decir de su madre y su abuela en repetidas ocasiones mientras conversaban.

Las dudas invadieron su mente. Por eso, sus familiares le recomendaron que se realice pruebas de ADN debido a que el niño no se parecía a él. Los resultados salieron negativos. Planteó una demanda de impugnación de paternidad, la cual fue calificada en la Justicia. En otros test de ADN realizados en la Cruz Roja se confirmó que no era el padre biológico de Leonardo.

Estaba aniquilado emocionalmente. Incluso buscó ayuda, pues lo internaron en un centro psiquiátrico en donde permaneció interno por varios días. Lloraba todo el tiempo y no podía dormir. No mantuvo contacto con sus amigos, tampoco con sus familiares. Ahora, con el pasar de los años, trata de rehacer su vida con su novia.

Perdió su trabajo. Debido al estrés y los golpes emocionales derivados de las disputas legales con su exesposa, la actual pareja de Marco Antonio perdió a la bebé que iban a tener. Considera al Día del Padre como una fecha obscura que la vive con tristeza.

Testimonio de Marco Antonio:

Lo mismo siente Antonio (nombre protegido), de 52 años tras separarse de su pareja a inicios del 2017. Al principio, ella no le permitía ver a sus hijos y finalmente decidió realizarse una prueba de ADN que resultó negativa en el caso del menor.

En esos momentos, él se refugió en el consumo de licor. Luego se enteró que el padre del chico era un amigo de su expareja, quien los visitaba con frecuencia y ahora vive en el extranjero. Impugnó la paternidad del chico, pero cuando fue a verlo por última vez para despedirse le preguntó si sabía lo que estaba sucediendo y el infante le contestó: "Sí, pero gracias a Dios tú eres mi papá".

Al escucharlo, Antonio lo abrazó y lloraron. "Eso me hizo desistir y le dije a mi abogada que no continúe con los trámites". Pese a ello, "el día del padre es muy horrible porque veo a mi hijo y no se parece a mí, toma los rasgos físicos de otro persona, su padre biológico, lo cual duele demasiado".

"Trato de sacar fuerzas de donde sea para jugar, verle feliz y sonreír, pero no encontrar mis expresiones en su rostro es muy feo. Tengo que aguantarlo por dentro", narró.

Impugnación de reconocimiento voluntario

En la Resolución No. 0167-2014, dictada en el juicio 0095-2014, del 19 de agosto de 2014, la Sala de la Familia, Niñez y Adolescencia de la Corte Nacional de Justicia, falló: "No procede la acción de impugnación de reconocimiento voluntario de la paternidad o maternidad realizado por quien asumió la calidad legal de padre o madre, conociendo que el hijo no era biológicamente suyo".

Eso se aplica en los casos de hombres que reconocen a los hijos de sus parejas conociendo que son de otras personas. Una vez que lo hicieron es imposible revertirlo.

De otro lado, con la resolución No. 05-2014 (R.O. 346, 2.10.2014) de la CNJ se emitió un fallo de triple reiteración, de cumplimiento obligatorio. Este dice que el reconocimiento voluntario de un hijo es un acto irrevocable.

El legitimado activo del juicio de impugnación de reconocimiento es el hijo o cualquier persona que demuestre interés en ello, “excepto el reconociente, quien solo puede impugnar el acto del reconocimiento por vía de nulidad”. Esa nulidad se aplica cuando se comprobó que hubo inducción al error, dolo y fuerza, como lo señala el artículo 250 del Código Civil.

El abogado Nelson Cabezas es experto en estos temas y manejó el caso de David. Con base en la norma, demostró que hubo inducción al error. Lo hizo con varias evidencias y el examen de ADN que demostraron que la niña no era la hija de su cliente.

Con esos indicios, la demanda fue calificada y logró quitarle el apellido a Martina. Ahora, Ahora, David demandó a la mamá por daño moral y la justicia falló a su favor, por lo que ella debe cancelar una indemnización que supera los USD 30 000.

Lo consiguió con base en el artículo 242 del Código Civil: “Durante el juicio se presumirá que el hijo lo es del marido, y será mantenido y tratado como tal. Pero una vez que se declare judicialmente que el marido no es el padre, tendrá derecho el marido y cualquier otro reclamante a que la madre les indemnice de todo perjuicio que la pretendida paternidad les haya causado”.

El mismo procedimiento legal sigue Marco Antonio, pero su caso sigue en espera. Hasta ahora extraña a Leonardo y lo piensa todos los días. Se tatuó su nombre en el brazo para recordarlo. Solo busca salir adelante y olvidarse de lo que pasó.

David perdió todo contacto con su hija, pero ella se ha comunicado con él a través de las redes sociales en un par de ocasiones. Hasta ahora guarda en su casa las fotografías, peluches y cartas que ella le obsequió cuando era pequeña. Solo espera que llegue el momento en que se reúnan para conversar y contarle la verdad de lo que pasó...

La realidad en los laboratorios

Juan Baca es gerente de los laboratorios Servilab en donde se realizan pruebas de ADN. Asegura que cada mes se realizan unas 50 exámenes mensuales de ese tipo. “De ese universo, aproximadamente unas ocho o diez pruebas no coinciden con el perfil genético del papá”.

Asegura que la situación ha cambiado porque en años anteriores había un mayor número de test que resultaban negativos, aproximadamente un 25%. “Ahora ha bajado por los juicios (de fraude de paternidad) y las madres optan por hacerse las pruebas prenatales. En algunos casos me han dicho que tendrán al niño solamente si es del esposo”.

Cuando un hombre se entera que los resultados son negativos, lo que primero que hacen es negarlo y algunos se quedan en 'shock'. Por eso lo primordial es ayudarles con atención psicológica para aconsejarles y guiarles a que no tomen decisiones fatales como quitarse la vida.

Recuerda el caso de un señor que tuvo un hijo con su esposa. Hace unas semanas, él recibió una llamada telefónica anónima en la que le dijeron que el bebé no es suyo y que se realice la prueba de ADN. Quien se comunicó con él incluso le dio el nombre y el perfil de Facebook de la persona que sería el padre biológico.

Se hizo los exámenes, pero le dijo a Baca que le entregue los resultados luego del Día del Padre para no decaer emocionalmente. “Si recibe la noticia en esta fecha sería una noticia devastadora para él, estoy sé que va a salir negativo”.