Cine y series

Bill Cosby declarado culpable de abuso sexual en los 70's

El caso de abuso sexual fue perpetrado en 1975 por el popular comediante. Te explicamos los detalles.


22 jun 2022 , 10:36

Un tribunal de Santa Mónica (California) halló responsable al cómico Bill Cosby de agredir sexualmente en 1975 a Judy Huth, una mujer que entonces tenía 16 años. Según el jurado, Cosby provocó un contacto sexual con la joven a sabiendas de que era menor.

Por eso el juez de la Corte Suprema de Los Ángeles Craig Karlan cifró en 500.000 dólares la indemnización por daños y perjuicios que Cosby debe abonar a Huth por este caso de agresión sexual que se produjo en una de las habitaciones de la conocida Mansión Playboy, ubicada en Los Ángeles (California).

Huth (64 años en la actualidad) interpuso una demanda civil contra Cosby en 2014 y, a pesar de que había precedentes legales contra el también músico que invalidaban la acusación por haber prescrito, fue admitida por el jurado porque la ley californiana amplía el plazo para este tipo de demandas si la víctima era menor de edad cuando se produjo la agresión.

Johnny Depp podría volver a ser Jack Sparrow, te explicamos por qué

En la primera jornada de este litigio, celebrada hace tres semanas, el abogado de Huth, Nathan Goldberg, sostuvo que Cosby se aprovechó de espacios que resultaban seguros a la joven, como un parque público y una sala de juegos, para así ganarse su confianza.

Fotografía de archivo del cómico Bill Cosby.
Fotografía de archivo del cómico Bill Cosby. ( )

Y es que, según el relato de la acusación, el cómico conoció a Huth mientras esta hacía deporte con una amiga, Donna Samuelson, durante el rodaje de "Let's Do It Again" y, posteriormente, Cosby invitó a ambas a una sala de juegos de la mansión Playboy.

Testigo de Johnny Depp se vuelve viral tras respuesta a la abogada de Amber Heard

Cosby no ha comparecido en ninguna de las sesiones de este juicio, acogiéndose a la Quinta Enmienda de la Constitución estadounidense, que concede a cualquier individuo el derecho a no testificar si sus palabras pueden ser usadas para incriminarlo de un delito.