¿Qué debe tener en cuenta siempre antes de realizarse una cirugía plástica?

Primero debe saber que toda intervención quirúrgica, desde la más pequeña implica riesgo.

  • Por más importante que sea una operación para mejorar nuestra apariencia, existen ciertos pacientes considerados 'no aptos' para cualquier intervención quirúrgica.
30 Enero, 2015, 5:54 pm
Por: Redacción 
Si está pensando en realizarse una cirugía estética tenga en cuenta que toda intervención quirúrgica, desde la más pequeña hasta la más compleja, implica riesgos. 
 
Según el doctor Francisco Borja, director de posgrado de la UEES y de la clínica de cirugía Estética Borja, es necesario comprender que estas operaciones son electivas, es decir que uno elige realizárselas y no lo hace por necesidad o enfermedad. 
 
Por eso, el paciente candidato a una cirugía plástica debe estar sano. 
 
“El paciente de cirugía estética es un paciente electivo, es un paciente que quiere mejorarse su nariz, sus párpados, su cintura, aumentar sus glúteos, aumentar sus mamas. Ese es un paciente que debe estar 100% sano”, indica Borja. 
 
 
En caso de que el paciente pueda resolver por sus propios medios eso que considera un problema, el especialista recomienda descartar la intervención quirúrgica: “Siempre saber si el problema que ellos tienen lo pueden resolver ellos mismos. Por ejemplo, con su propio ejercicio, con sus propias dietas”.
 
De ahí que ningún doctor por ética debería decir a su paciente qué operarse o qué parte de su cuerpo 'mejorar'. 
 
Otro aspecto de mucho cuidado es el tiempo que se pasa en el quirófano. “A mayor tiempo de cirugía, aumenta la morbilidad, es decir, todo lo que lleva a la mortalidad”, dice el cirujano. Sin embargo, es muy común ver en anuncios publicitarios 'combos' o 'paquetes' de operaciones, aumento de glúteos y lipoescultura, aumento de mamas y levantamiento de glúteos, entre otras cirugías que aunque se pueden practicar juntas, no es aconsejable. 
 
Para el jefe de cirugía plástica del Hospital Luis Vernaza y director de posgrado de Cirugía Plástica en la Universidad Católica de Guayaquil, Jorge Palacios, estos “2x1” en cirugías son una blasfema en términos médicos. 
 
“Eso es grotesco. Aquellos médicos que están ofreciendo 2x1, 3x1, tenga mucho cuidado porque se ve que se ese individuo está en una búsqueda desesperada de avaricia, en donde no le interesa tanto resolver el problema del paciente, sino el problema de su bolsillo”, comenta Palacios. 
 
 
No puede operarse si
Por más importante que sea una operación para mejorar nuestra apariencia, existen ciertos pacientes considerados 'no aptos' para cualquier intervención quirúrgica. 
 
“Un paciente con un problema cardiológico de infartos o de riesgos por las coronarias con potencial de infarto, definitivamente son pacientes que no pueden, no deben ser intervenidos quirúrgicamente porque ese riesgo aumenta”, detalla Palacios. 
 
Otros casos, pero en menor intensidad, son las personas hipertensas. La hipertensión arterial eleva de forma inaceptable el riesgo en los pacientes sometidos a anestesia y se hace necesario un tratamiento meticuloso antes de la operación con el objetivo de controlarla.  
 
Adictos a las cirugías
Los 'adictos' a las cirugías son considerados extremadamente peligrosos por los doctores. Son aquellos que no están satisfechos con su vida e intentan corregirlo con un procedimiento quirúrgico. A menudo tienen imágenes de su cuerpo extremadamente pobres, o sufren un trastorno dismórfico corporal. 
 
Palacios explica de qué se trata este trastorno: “No es que van a solucionar el problema, el problema va a continuar con ellos, eso se llama 'dismorfismo'. Ese paciente dismórfico está en la búsqueda permanente de un perfeccionamiento en su cara, en su cuerpo porque finalmente entiende que no alcanzó a solucionar un problema mucho más profundo, por ejemplo, de relación interpersonal con su pareja o con su propio medio en el cual se desenvuelve y entonces siempre quiere atribuirle a que es un defecto físico que supuestamente tiene”.  
 
 
El mejor tratamiento para la adicción a las cirugías estéticas, especialmente si es un resultado de trastorno dismórfico corporal, es la terapia psicológica. 
 
 
Para toda cirugía es necesario
  • Historia clínica: A través de la cual e conoce el nombre, la edad, cuántos hijos, si no tuvo hijos, a qué edad fue su primera menstruación, los antecedentes del paciente, si es una persona que fuma, no fuma, si es hipertensa o si es diabético, si tiene alergias, a qué medicamento tiene alergias, qué medicamente está tomando. 
-Alguien por ejemplo que está tomando aspirina debe dejar dos semanas de tomar aspirina porque si no va a sangrar. Esa historia es lo que va a dar el diagnóstico y el tratamiento. 
 
  • Electrocardiograma: Para saber como está la dinámica del corazón, si es hipertenso o sufre de arritmia.
 
  • Examen de sangre: Se pide un hemograma completo, cuagulograma, un examen de orina donde se ve la parte física-química de la orina. 
- Si se va a hacer la operación en el abdomen se pide un eco abdominal. 
- Si la intervención va a ser ginecológica es necesaria una evaluación ginecológica. 
- Si va ser en el rostro es necesario una tomografía de senos paranasales y así dependiendo de la zona que se va a operar. 
 
  • Infórmese sobre el doctor que lo va a operar
- ¿Qué títulos profesionales tiene?
- Si posee acreditaciones. 
- En qué área se desempeña mejor (rinoplastia, mamoplastia, pómuloplastia, lipoescultura, entre otras).
 

Si está pensando en realizarse una cirugía estética tenga en cuenta que toda intervención quirúrgica, desde la más pequeña hasta la más compleja, implica riesgos. 
 
Según el doctor Francisco Borja, director de posgrado de la UEES y de la clínica de cirugía Estética Borja, es necesario comprender que estas operaciones son electivas, es decir que uno elige realizárselas y no lo hace por necesidad o enfermedad. 
 
Por eso, el paciente candidato a una cirugía plástica debe estar sano. 
 
“El paciente de cirugía estética es un paciente electivo, es un paciente que quiere mejorarse su nariz, sus párpados, su cintura, aumentar sus glúteos, aumentar sus mamas. Ese es un paciente que debe estar 100% sano”, indica Borja. 
 
 
En caso de que el paciente pueda resolver por sus propios medios eso que considera un problema, el especialista recomienda descartar la intervención quirúrgica: “Siempre saber si el problema que ellos tienen lo pueden resolver ellos mismos. Por ejemplo, con su propio ejercicio, con sus propias dietas”.
 
De ahí que ningún doctor por ética debería decir a su paciente qué operarse o qué parte de su cuerpo 'mejorar'. 
 
Otro aspecto de mucho cuidado es el tiempo que se pasa en el quirófano. “A mayor tiempo de cirugía, aumenta la morbilidad, es decir, todo lo que lleva a la mortalidad”, dice el cirujano. Sin embargo, es muy común ver en anuncios publicitarios 'combos' o 'paquetes' de operaciones, aumento de glúteos y lipoescultura, aumento de mamas y levantamiento de glúteos, entre otras cirugías que aunque se pueden practicar juntas, no es aconsejable. 
 
Para el jefe de cirugía plástica del Hospital Luis Vernaza y director de posgrado de Cirugía Plástica en la Universidad Católica de Guayaquil, Jorge Palacios, estos “2x1” en cirugías son una blasfema en términos médicos. 
 
“Eso es grotesco. Aquellos médicos que están ofreciendo 2x1, 3x1, tenga mucho cuidado porque se ve que se ese individuo está en una búsqueda desesperada de avaricia, en donde no le interesa tanto resolver el problema del paciente, sino el problema de su bolsillo”, comenta Palacios. 
 
 
No puede operarse si
Por más importante que sea una operación para mejorar nuestra apariencia, existen ciertos pacientes considerados 'no aptos' para cualquier intervención quirúrgica. 
 
“Un paciente con un problema cardiológico de infartos o de riesgos por las coronarias con potencial de infarto, definitivamente son pacientes que no pueden, no deben ser intervenidos quirúrgicamente porque ese riesgo aumenta”, detalla Palacios. 
 
Otros casos, pero en menor intensidad, son las personas hipertensas. La hipertensión arterial eleva de forma inaceptable el riesgo en los pacientes sometidos a anestesia y se hace necesario un tratamiento meticuloso antes de la operación con el objetivo de controlarla.  
 
Adictos a las cirugías
Los 'adictos' a las cirugías son considerados extremadamente peligrosos por los doctores. Son aquellos que no están satisfechos con su vida e intentan corregirlo con un procedimiento quirúrgico. A menudo tienen imágenes de su cuerpo extremadamente pobres, o sufren un trastorno dismórfico corporal. 
 
Palacios explica de qué se trata este trastorno: “No es que van a solucionar el problema, el problema va a continuar con ellos, eso se llama 'dismorfismo'. Ese paciente dismórfico está en la búsqueda permanente de un perfeccionamiento en su cara, en su cuerpo porque finalmente entiende que no alcanzó a solucionar un problema mucho más profundo, por ejemplo, de relación interpersonal con su pareja o con su propio medio en el cual se desenvuelve y entonces siempre quiere atribuirle a que es un defecto físico que supuestamente tiene”.  
 
 
El mejor tratamiento para la adicción a las cirugías estéticas, especialmente si es un resultado de trastorno dismórfico corporal, es la terapia psicológica. 
 
 
Para toda cirugía es necesario
  • Historia clínica: A través de la cual e conoce el nombre, la edad, cuántos hijos, si no tuvo hijos, a qué edad fue su primera menstruación, los antecedentes del paciente, si es una persona que fuma, no fuma, si es hipertensa o si es diabético, si tiene alergias, a qué medicamento tiene alergias, qué medicamente está tomando. 
-Alguien por ejemplo que está tomando aspirina debe dejar dos semanas de tomar aspirina porque si no va a sangrar. Esa historia es lo que va a dar el diagnóstico y el tratamiento. 
 
  • Electrocardiograma: Para saber como está la dinámica del corazón, si es hipertenso o sufre de arritmia.
 
  • Examen de sangre: Se pide un hemograma completo, cuagulograma, un examen de orina donde se ve la parte física-química de la orina. 
- Si se va a hacer la operación en el abdomen se pide un eco abdominal. 
- Si la intervención va a ser ginecológica es necesaria una evaluación ginecológica. 
- Si va ser en el rostro es necesario una tomografía de senos paranasales y así dependiendo de la zona que se va a operar. 
 
  • Infórmese sobre el doctor que lo va a operar
- ¿Qué títulos profesionales tiene?
- Si posee acreditaciones. 
- En qué área se desempeña mejor (rinoplastia, mamoplastia, pómuloplastia, lipoescultura, entre otras).
 

SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS