Ecuador dispone nuevas diligencias sobre Assange

Peritos ecuatorianos viajarán a Londres para varias diligencias en la embajada inglesa.

  • INGLATERRA.- Peritos ecuatorianos viajarán a Londres para varias diligencias en la embajada en Reino Unido. Foto: Archivo
10 Mayo, 2019, 10:58 am
Por: Teresa Menéndez 

A casi un mes de que Ecuador decidiera retirarle el asilo diplomático, así como la naturalización ecuatoriana al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, la Fiscalía General del Estado dispone la práctica de nuevas diligencias, específicamente en la embajada en Londres, donde el ciudadano australiano permaneció por cerca de siete años.

Entre las diligencias, previstas para el próximo 20 de mayo de 2019, se contempla el reconocimiento del lugar de los hechos, registro e incautación de indicios, como registros, documentos, papeles, archivos y material similar que contribuya a la investigación fiscal.

También se revisará la vigencia o intercambio sobre la capacidad de Assange de acceder a Internet (conexión de la embajada, red virtual privada, línea de abonado digital (DSL) cable, telecomunicación, satélite, celular o de otro tipo), así como dispositivos electrónicos de almacenamiento, entre ellos computadoras PC y portátiles, tabletas, celulares, unidades USB, discos duros externos, CD, DVD, entre otros.

Para estas acciones, Fiscalía y Policía designó un grupo de peritos, en el caso de la primera entidad al fiscal Édgar Chávez y un secretario; y en la segunda, Diego López Tapia, especialista ocular y Milton Jaque, forense informático.

Assange permanece detenido en la cárcel londinense de Belmarsh desde el 11 de abril de 2019, día en que Ecuador le retiró el asilo y fue detenido por la Policía local. 

El 1 de mayo, el tribunal de Southwark, en el sur de Londres, lo condenó a 50 semanas de reclusión, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido en la prisión, por haber violado su libertad condicional cuando en 2012 se refugió en la embajada de Ecuador en Londres para no ser extraditado a Suecia.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reafirmó ante la justicia británica su oposición a ser extraditado a Estados Unidos, donde teme tener que enfrentar cargos más graves que la "piratería informática" que se le imputa, pasible de cinco años de cárcel.
 
Un día después, el australiano participó, por videoconferencia desde la prisión de Belmarsh, en una nueva diligencia, por conspiración para cometer intrusión informática al publicar en Wikileaks documentos clasificados, por parte de Chelsea Manning. Allí reiteró que no quiere ser extraditado a Estados Unidos. El dictamen final se conocerá el próximo 30 de mayo de 2019.
 
 

A casi un mes de que Ecuador decidiera retirarle el asilo diplomático, así como la naturalización ecuatoriana al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, la Fiscalía General del Estado dispone la práctica de nuevas diligencias, específicamente en la embajada en Londres, donde el ciudadano australiano permaneció por cerca de siete años.

Entre las diligencias, previstas para el próximo 20 de mayo de 2019, se contempla el reconocimiento del lugar de los hechos, registro e incautación de indicios, como registros, documentos, papeles, archivos y material similar que contribuya a la investigación fiscal.

También se revisará la vigencia o intercambio sobre la capacidad de Assange de acceder a Internet (conexión de la embajada, red virtual privada, línea de abonado digital (DSL) cable, telecomunicación, satélite, celular o de otro tipo), así como dispositivos electrónicos de almacenamiento, entre ellos computadoras PC y portátiles, tabletas, celulares, unidades USB, discos duros externos, CD, DVD, entre otros.

Para estas acciones, Fiscalía y Policía designó un grupo de peritos, en el caso de la primera entidad al fiscal Édgar Chávez y un secretario; y en la segunda, Diego López Tapia, especialista ocular y Milton Jaque, forense informático.

Assange permanece detenido en la cárcel londinense de Belmarsh desde el 11 de abril de 2019, día en que Ecuador le retiró el asilo y fue detenido por la Policía local. 

El 1 de mayo, el tribunal de Southwark, en el sur de Londres, lo condenó a 50 semanas de reclusión, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido en la prisión, por haber violado su libertad condicional cuando en 2012 se refugió en la embajada de Ecuador en Londres para no ser extraditado a Suecia.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reafirmó ante la justicia británica su oposición a ser extraditado a Estados Unidos, donde teme tener que enfrentar cargos más graves que la "piratería informática" que se le imputa, pasible de cinco años de cárcel.
 
Un día después, el australiano participó, por videoconferencia desde la prisión de Belmarsh, en una nueva diligencia, por conspiración para cometer intrusión informática al publicar en Wikileaks documentos clasificados, por parte de Chelsea Manning. Allí reiteró que no quiere ser extraditado a Estados Unidos. El dictamen final se conocerá el próximo 30 de mayo de 2019.
 
 
Le puede interesar
TEMAS RELACIONADOS