'Guacho' evadió a militares disfrazado de mujer

El disidente de las FARC utilizó toda clase de métodos para escapar de las autoridades.

BOGOTÁ, Colombia.- Personal forense traslada uno de los cuerpos abatidos en el operativo contra 'Guacho'. Foto: AFP.
24 Diciembre, 2018, 12:39 pm
Por:  

Walter Patricio Arízala, alias ‘Guacho’, se habría disfrazado de mujer para eludir a las fuerzas militares debido a su calidad de delinnuente más buscado por Ecuador y Colombia.

Así lo reveló una fuente del diario El Tiempo de Colombia, quien se identificó como uno de los oficiales que participó en el operación para capturar a 'Guacho'.

“La gente de la zona lo protegía, muchos por temor. Ya no podía visitar a sus mujeres y se volvió sagaz para eludirnos. Se supo por inteligencia que hace 20 días pasó a Ecuador en una embarcación vestido de mujer. Y a veces andaba en moto vestido de overol y casco para hacerse pasar como uno de los empleados de la construcción de un puente de la zona”, dijo el mlitar en la entrevista publicada el 22 de diciembre por el portal colombiano.

Guacho abatido

Foto: Fuerza Pública de Colombia.

Lea: Detalles del operativo que terminó con 'Guacho'

El oficial señaló que el jefe del Frente Oliver Sinisterra “no permanecía en un mismo lugar más de 12 horas y se movía con 8 hombres” y utilizó toda clase de métodos para escapar de las autoridades.

En el momento de su muerte, 'Guacho' negociaba el envío de tres toneladas de cocaína hacia México y se hallaba en un cristalizadero de coca. Fue ubicado junto al segundo al mando de su estructura, alias 'Pitufín', y 8 hombres más.

Revise: Publican la que sería la última foto de 'Guacho' vivo

“'Guacho’ cambiaba de celular cada dos días. Pero marcaba el mismo número del narco para finiquitar los detalles del cargamento. Estaba desesperado porque le dieran un adelanto en efectivo”, explicó la fuente.

Cuando fue herido a mediados de septiembre, 'Guacho' “se volvió paranoico”. “Mandaba a matar a todo aquel de quien sospechara y empezó a usar chaleco antibalas. Le hicimos la vida miserable”, aseveró el uniformado, quien agregó que la persecución duró 8 meses y se intensificó tras el asesinato del equipo periodístico de diario El Comercio.

Redacción

Walter Patricio Arízala, alias ‘Guacho’, se habría disfrazado de mujer para eludir a las fuerzas militares debido a su calidad de delinnuente más buscado por Ecuador y Colombia.

Así lo reveló una fuente del diario El Tiempo de Colombia, quien se identificó como uno de los oficiales que participó en el operación para capturar a 'Guacho'.

“La gente de la zona lo protegía, muchos por temor. Ya no podía visitar a sus mujeres y se volvió sagaz para eludirnos. Se supo por inteligencia que hace 20 días pasó a Ecuador en una embarcación vestido de mujer. Y a veces andaba en moto vestido de overol y casco para hacerse pasar como uno de los empleados de la construcción de un puente de la zona”, dijo el mlitar en la entrevista publicada el 22 de diciembre por el portal colombiano.

Guacho abatido

Foto: Fuerza Pública de Colombia.

Lea: Detalles del operativo que terminó con 'Guacho'

El oficial señaló que el jefe del Frente Oliver Sinisterra “no permanecía en un mismo lugar más de 12 horas y se movía con 8 hombres” y utilizó toda clase de métodos para escapar de las autoridades.

En el momento de su muerte, 'Guacho' negociaba el envío de tres toneladas de cocaína hacia México y se hallaba en un cristalizadero de coca. Fue ubicado junto al segundo al mando de su estructura, alias 'Pitufín', y 8 hombres más.

Revise: Publican la que sería la última foto de 'Guacho' vivo

“'Guacho’ cambiaba de celular cada dos días. Pero marcaba el mismo número del narco para finiquitar los detalles del cargamento. Estaba desesperado porque le dieran un adelanto en efectivo”, explicó la fuente.

Cuando fue herido a mediados de septiembre, 'Guacho' “se volvió paranoico”. “Mandaba a matar a todo aquel de quien sospechara y empezó a usar chaleco antibalas. Le hicimos la vida miserable”, aseveró el uniformado, quien agregó que la persecución duró 8 meses y se intensificó tras el asesinato del equipo periodístico de diario El Comercio.