Ecuatoriana que mató a su primo en España actuó sola

La joven lo llevó a las afueras del pueblo donde residían para cometer el crimen

Foto: Diario de Navarra
30 Mayo, 2018, 12:59 pm
Por: Redacción 
La joven de 17 años de nacionalidad ecuatoriana que fue condenada este martes a 7 años de prisión y 4 años de libertad vigilada por el asesinato de su primo, Paúl Cabrera, actuó sola, de acuerdo a las transcripciones del juzgado.
 
Paul Cabrera y la chica habían mantenido una relación sentimental entre julio y diciembre de 2016, tras la cual conservaron una situación de amistad y confianza mutua. Según recoge el escrito de acusación del fiscal aceptado por la menor, esta había planeado desde enero de 2017 matar a su primo.
 
Durante el fin de semana del 18 y el 19 de noviembre de 2017, la comunidad ecuatoriana de Caparroso organizó la fiesta de la Virgen del Quiche, en la que, entre otros eventos, se instaló una carpa para las celebraciones a las afueras de la localidad.
 
La joven, que según el escrito de acusación de la fiscalía había decidido acabar con la vida de su primo, acordó verse con él en la carpa. En la madrugada del 19 de noviembre, ella regresó a su casa, donde cogió un cuchillo, una cuerda y útiles para el consumo de estupefacientes.
 
De vuelta a la carpa, la joven no encontró a su primo, por lo que contactó con él telefónicamente. Luego, la menor condujo a la víctima a una zona cercana al río Aragón. Acordaron quedar en este lugar cercano al pueblo pero a su vez apartado de las viviendas con el fin de buscar “la soledad y oscuridad” que favoreciera su propósito criminal, según la sentencia emitida.
 
Una vez allí, la encausada, “de manera maliciosa”, sedujo a su primo ofreciéndose a mantener relaciones sexuales si el consentía hacerlo “estando atado y con los ojos tapados”, circunstancias que aceptó.
 
En esa situación, la joven le asestó 39 cuchilladas. Posteriormente, arrojó el cadáver, que no presentaba signos de defensa, al río Aragón, en donde desapareció arrastrado por la corriente.
 
 
Redacción
La joven de 17 años de nacionalidad ecuatoriana que fue condenada este martes a 7 años de prisión y 4 años de libertad vigilada por el asesinato de su primo, Paúl Cabrera, actuó sola, de acuerdo a las transcripciones del juzgado.
 
Paul Cabrera y la chica habían mantenido una relación sentimental entre julio y diciembre de 2016, tras la cual conservaron una situación de amistad y confianza mutua. Según recoge el escrito de acusación del fiscal aceptado por la menor, esta había planeado desde enero de 2017 matar a su primo.
 
Durante el fin de semana del 18 y el 19 de noviembre de 2017, la comunidad ecuatoriana de Caparroso organizó la fiesta de la Virgen del Quiche, en la que, entre otros eventos, se instaló una carpa para las celebraciones a las afueras de la localidad.
 
La joven, que según el escrito de acusación de la fiscalía había decidido acabar con la vida de su primo, acordó verse con él en la carpa. En la madrugada del 19 de noviembre, ella regresó a su casa, donde cogió un cuchillo, una cuerda y útiles para el consumo de estupefacientes.
 
De vuelta a la carpa, la joven no encontró a su primo, por lo que contactó con él telefónicamente. Luego, la menor condujo a la víctima a una zona cercana al río Aragón. Acordaron quedar en este lugar cercano al pueblo pero a su vez apartado de las viviendas con el fin de buscar “la soledad y oscuridad” que favoreciera su propósito criminal, según la sentencia emitida.
 
Una vez allí, la encausada, “de manera maliciosa”, sedujo a su primo ofreciéndose a mantener relaciones sexuales si el consentía hacerlo “estando atado y con los ojos tapados”, circunstancias que aceptó.
 
En esa situación, la joven le asestó 39 cuchilladas. Posteriormente, arrojó el cadáver, que no presentaba signos de defensa, al río Aragón, en donde desapareció arrastrado por la corriente.