Historia de la virgen Dolorosa, que reúne a Quito cada abril

Después de 108 años de historia, la virgen aún conmueve a todo un pueblo

21 Abril, 2014, 2:57 pm
Por: Redacción 
Es la devoción a la Virgen Dolorosa, que cada abril reúne en Quito a miles de fieles. Pero, ¿qué fue lo que pasó?, que hoy después de 108 años conmueve aún a los ecuatorianos.
 
Era la noche del 20 de abril de 1906 cuando 37 estudiantes del colegio San Gabriel, cenaban en el comedor del plantel, uno de ellos observó el cuadro de la virgen y aunque no lo creía en un principio, vio como ella, abría y cerraba sus ojos. Se los dijo de inmediato a sus compañeros, que entre emocionados y asustados, contemplaban aquella imagen que parecía tomar vida.
 
El prefecto del colegio, Andrés Roesch y el hermano jesuita Luis Alberdí confirmaron el prodigio.
 
Hoy ese comedor es una capilla en el centro de Quito. Ahí David Chamorro, también jesuita cuenta que el Arzobispo de Quito Federico González Suarez, hizo las pruebas necesarias para certificar el milagro.
 
''Dialogaron de forma separada con los estudiantes. Uno por uno para ver si no se contradecían, trajeron a personas para estudiar la estructura, el entorno, la misma litografía'', señaló David Chamorro, hermano jesuita.
 
El cuadro original se encuentra en el colegio San Gabriel ubicado en el norte de Quito, y sale de ahí sólo en los días de su aniversario, donde recorre la ciudad junto a sus devotos.
Es la devoción a la Virgen Dolorosa, que cada abril reúne en Quito a miles de fieles. Pero, ¿qué fue lo que pasó?, que hoy después de 108 años conmueve aún a los ecuatorianos.
 
Era la noche del 20 de abril de 1906 cuando 37 estudiantes del colegio San Gabriel, cenaban en el comedor del plantel, uno de ellos observó el cuadro de la virgen y aunque no lo creía en un principio, vio como ella, abría y cerraba sus ojos. Se los dijo de inmediato a sus compañeros, que entre emocionados y asustados, contemplaban aquella imagen que parecía tomar vida.
 
El prefecto del colegio, Andrés Roesch y el hermano jesuita Luis Alberdí confirmaron el prodigio.
 
Hoy ese comedor es una capilla en el centro de Quito. Ahí David Chamorro, también jesuita cuenta que el Arzobispo de Quito Federico González Suarez, hizo las pruebas necesarias para certificar el milagro.
 
''Dialogaron de forma separada con los estudiantes. Uno por uno para ver si no se contradecían, trajeron a personas para estudiar la estructura, el entorno, la misma litografía'', señaló David Chamorro, hermano jesuita.
 
El cuadro original se encuentra en el colegio San Gabriel ubicado en el norte de Quito, y sale de ahí sólo en los días de su aniversario, donde recorre la ciudad junto a sus devotos.