Investigan delito de ataque tras enfrentamientos en Bolívar

Comunidades rurales se mantienen en resistencia contra las concesiones mineras.

Comunidades rurales se mantienen en resistencia contra las concesiones mineras. Foto: Fiscalía
20 Septiembre, 2019, 8:35 pm
Por: Televistazo y Redacción 
Luego de los enfrentamientos entre grupos antimineros y policías en la comunidad de Telimbela, parroquia rural del cantón Chimbo, que dejó 6 gendarmes heridos, la Fiscalía investiga el presunto delito de ataque o resistencia, según dio a conocer el viernes 20 de septiembre de 2019.
 
La mañana del jueves 19 de septiembre de 2019, un grupo de personas, presuntamente antimineras, impidó el paso hacia la parroquia Telimbela de un contenedor de herramientas para implementar agua potable, que era llevado por la Gobernación de Bolívar.
 
Según la web del Ministerio Público, “la entidad solicitó el apoyo de Fiscalía, Fuerzas Armadas, Policía Nacional y vehículos antimotines. Sin embargo, se encontraron con una resistencia aún más violenta”. 
 
 
Los funcionarios de esas instituciones fueron víctimas de “agresión física, con piedras, bombas molotov y otros artefactos de fabricación casera, con los que incendiaron el contenedor y un vehículo antimotines”. 
 
Fiscalía recaba elementos de convicción y efectúa diligencias para dar con el paradero de los presuntos antisociales. El comunicado del Ministerio Público añade que espera la resolución de la Corte Provincial de Justicia de Bolívar para definir los tipos penales con los cuales “iniciar las acciones en contra de quienes han alterado la tranquilidad de los ciudadanos en estas últimas tres semanas”.    
 
 
El conflicto por la minería gira alrededor de la comunidad de Telimbela, en el cantón Chimbo. Llegar al lugar no es sencillo: por ahí solo se puede circular con permiso de la comunidad y de quienes piden que las compañias mineras salgan de su territorio. 
 
Un equipo de Ecuavisa obtuvo esa autorización y logró acceder a uno de los campamentos de control en la zona de Cochabamba.
 
Son rústicos destacamentos de madera y plástico, en los que almacenan provisiones y lo necesario para quienes hacen guardia.
 
 
Una de las personas que pide que las compañías mineras salgan del territorio confirma que estan en resistencia y que defienden los recursos hídricos y sus tierras.
 
Con estas acciones, se mantiene paralizada la actividad minera en Bolívar. Ellos denuncian que han sido agredidos y reprimidos con violencia.
Luego de los enfrentamientos entre grupos antimineros y policías en la comunidad de Telimbela, parroquia rural del cantón Chimbo, que dejó 6 gendarmes heridos, la Fiscalía investiga el presunto delito de ataque o resistencia, según dio a conocer el viernes 20 de septiembre de 2019.
 
La mañana del jueves 19 de septiembre de 2019, un grupo de personas, presuntamente antimineras, impidó el paso hacia la parroquia Telimbela de un contenedor de herramientas para implementar agua potable, que era llevado por la Gobernación de Bolívar.
 
Según la web del Ministerio Público, “la entidad solicitó el apoyo de Fiscalía, Fuerzas Armadas, Policía Nacional y vehículos antimotines. Sin embargo, se encontraron con una resistencia aún más violenta”. 
 
 
Los funcionarios de esas instituciones fueron víctimas de “agresión física, con piedras, bombas molotov y otros artefactos de fabricación casera, con los que incendiaron el contenedor y un vehículo antimotines”. 
 
Fiscalía recaba elementos de convicción y efectúa diligencias para dar con el paradero de los presuntos antisociales. El comunicado del Ministerio Público añade que espera la resolución de la Corte Provincial de Justicia de Bolívar para definir los tipos penales con los cuales “iniciar las acciones en contra de quienes han alterado la tranquilidad de los ciudadanos en estas últimas tres semanas”.    
 
 
El conflicto por la minería gira alrededor de la comunidad de Telimbela, en el cantón Chimbo. Llegar al lugar no es sencillo: por ahí solo se puede circular con permiso de la comunidad y de quienes piden que las compañias mineras salgan de su territorio. 
 
Un equipo de Ecuavisa obtuvo esa autorización y logró acceder a uno de los campamentos de control en la zona de Cochabamba.
 
Son rústicos destacamentos de madera y plástico, en los que almacenan provisiones y lo necesario para quienes hacen guardia.
 
 
Una de las personas que pide que las compañías mineras salgan del territorio confirma que estan en resistencia y que defienden los recursos hídricos y sus tierras.
 
Con estas acciones, se mantiene paralizada la actividad minera en Bolívar. Ellos denuncian que han sido agredidos y reprimidos con violencia.
Le puede interesar

NOTICIAS DESTACADAS