Ordenan cierre de gimnasio en Quito por violaciones

Varias mujeres acusan a Alcides P., exprofesor de gimnasia olímpica.

Varias mujeres acusan a Alcides P., exprofesor de gimnasia olímpica. Foto referencial / AFP
12 Julio, 2019, 8:38 pm
Por: Televistazo y Redacción 
Luego de que en Quito varias mujeres denunciaran abuso sexual y violación en su contra por parte de Alcides P., su exprofesor de gimnasia olímpica,, la Junta Metropolitana de Protección de los Derechos de la Niñez y Adolescencia ordenó el cierre del gimnasio donde se habrían cometido los delitos y que seguía operando normalmente. 
 
La medida se da para precautelar el bienestar de las niñas que actualmente entrenaban en el lugar. 
 
 
Según las cinco víctimas que hasta el momento han denunciado los abusos, estos hechos se cometieron hace 20 años, cuando eran niñas y asistían a ese sitio.
 
Stephanie Altamirano tiene 29 años y hace dos decidió contarle a su padre que fue víctima de abuso sexual de su profesor de gimnasia olímpica que también es dueño del local. Ella cuenta que con ilusión quiso seguir este deporte que solo le causó dolor. 
 
"Gracias a que he podido ir por mucho tiempo a terapia y también a un grupo de apoyo de sobrevivientes de violencia sexual en la infancia es que he podido romper el silencio. Las secuelas son muchas", dijo.
 
 
Stephanie no quiere ocultar su identidad. Quiso hacer público su caso para que no quede en la impunidad y señala que el abuso sexual se daba durante y después de los entrenamientos. "Él vive en el lugar y a veces nos decía que vayamos a ver una película abajo en su casa", cuenta.
 
No es el único caso, pues cinco mujeres han empezado a relatar que también fueron víctimas de abuso sexual por el mismo profesor, como Salome Torres, quien desde España también relató su historia. Su madre, Jimena Caiza, habló de las secuelas que este abuso le dejó a su hija. "Mi hija tuvo anorexia, bulimia y depresión".
 
En el local se dictan cursos de verano y más de 40 niñas y jóvenes realizan la actividad de gimnasia olímpica allí. 
Luego de que en Quito varias mujeres denunciaran abuso sexual y violación en su contra por parte de Alcides P., su exprofesor de gimnasia olímpica,, la Junta Metropolitana de Protección de los Derechos de la Niñez y Adolescencia ordenó el cierre del gimnasio donde se habrían cometido los delitos y que seguía operando normalmente. 
 
La medida se da para precautelar el bienestar de las niñas que actualmente entrenaban en el lugar. 
 
 
Según las cinco víctimas que hasta el momento han denunciado los abusos, estos hechos se cometieron hace 20 años, cuando eran niñas y asistían a ese sitio.
 
Stephanie Altamirano tiene 29 años y hace dos decidió contarle a su padre que fue víctima de abuso sexual de su profesor de gimnasia olímpica que también es dueño del local. Ella cuenta que con ilusión quiso seguir este deporte que solo le causó dolor. 
 
"Gracias a que he podido ir por mucho tiempo a terapia y también a un grupo de apoyo de sobrevivientes de violencia sexual en la infancia es que he podido romper el silencio. Las secuelas son muchas", dijo.
 
 
Stephanie no quiere ocultar su identidad. Quiso hacer público su caso para que no quede en la impunidad y señala que el abuso sexual se daba durante y después de los entrenamientos. "Él vive en el lugar y a veces nos decía que vayamos a ver una película abajo en su casa", cuenta.
 
No es el único caso, pues cinco mujeres han empezado a relatar que también fueron víctimas de abuso sexual por el mismo profesor, como Salome Torres, quien desde España también relató su historia. Su madre, Jimena Caiza, habló de las secuelas que este abuso le dejó a su hija. "Mi hija tuvo anorexia, bulimia y depresión".
 
En el local se dictan cursos de verano y más de 40 niñas y jóvenes realizan la actividad de gimnasia olímpica allí. 

NOTICIAS DESTACADAS