Inicio ·Noticias · Artículo

Lago Agrio, otra puerta para entrada de venezolanos

Redacción

jesuarez

|

Martes 14 de Agosto de 2018 - 19:18
compártelo
  • GUAYAQUIL, Ecuador.- Ciudadanos venezolanos se trasladan desde el terminal terrestre hasta un refugio temporal. Foto: Cortesía.
GUAYAQUIL, Ecuador.- Ciudadanos venezolanos se trasladan desde el terminal terrestre hasta un refugio temporal. Foto: Cortesía.
Enormes maletas reposan en los pasillos del Terminal Terrestre Jaime Roldós Aguilera, ubicado en el norte de Guayaquil. Sobre ellas, hombres, mujeres y niños descansan entre el bullicio constante que producen los vendedores de las boleterías y los viajeros que se dirigen a otras provincias del país. 
 
Durante el día, los migrantes suelen colocar su equipaje en los pasillos del terminal mientras esperan el bus.
Foto: Ecuavisa.
 
 
Las familias o amigos que están entre los pesados equipajes son venezolanos, quienes en algunos casos arriban al Puerto Principal con medio día de viaje a cuestas. Este es el caso de Frank Tineo, de 21 años, y de Neriangeli Chririno, de 19. 
 
Antes de llegar a Guayaquil, Tineo estuvo probando suerte por 8 meses en Bogotá, Colombia, como mesero en varios restaurantes. “Me trataron bien y estuvo trabajando para reunir y continuar el viaje. Fue chévere pero tenía que seguir para el sur”, explica este joven que fue conducido desde el terminal hasta una sala dispuesta por la Cruz Roja de Ecuador para la asistencia de los migrantes. 
 
Frank y Neriangeli llenan formularios juntos a otros jóvenes. Foto: Ecuavisa.
 
Pese al trajín, Tineo mantiene intacto su buen ánimo y una amplia sonrisa en su rostro, al igual que Chirino y otros compañeros de viaje, mientras alrededor de ellos jugaban unos niños, ajenos a las preguntas sobre el intrincado trayecto que los trajo a Ecuador.
 
Tineo y Chirino comparten que antes de venir al país fueron advertidos por sus familiares de evitar el puente Rumichaca, debido a la aglomeración que sus compatriotas protagonizaron en las últimas semanas, en su intento por cruzar la frontera colombo-ecuatoriana. 
 
Los migrantes venezolanos se trasladan a centros de asistencia temporal en Guayaquil. Foto: Ecuavisa.
 
“Ellos me escribieron a un grupo que tenemos en WhatsApp y me dijeron que baje por otro lado porque estaba hecho un caos (en Rumichaca) así que desde La Hormiga (Putumayo, Colombia) crucé para Lago Agrio. También tenemos un grupo en Facebook donde podemos compartir novedades sobre las rutas”, cuenta Chirino, quien también trabajo por un tiempo en Colombia vendiendo artesanías en Santa Marta y Barranquilla. 
 
“Como yo, hay muchos que están cruzando por Lago Agrio, para evitar la multitud y llegar más rápido al sur”, reitera Chirino. 
 
Tineo asienta con la cabeza y cuenta que un consejo similar recibió por parte de sus allegados. “A mi me dijeron que ni se me ocurra cruzar por ahí, pero me arriesgué y cuando llegué al mediodía de este lunes no encontré a mucha gente”, subraya el muchacho mientras muetra una foto del paso fronterizo. 
 
El terminal Jaime Roldós Aguilera es un punto de encuentro para los viajeros. Foto: Ecuavisa.
 
Mientras narran con su historia con la mayor de las simpatías, un anuncio importante los interrumpe. Una voluntaria de la Cruz Roja les avisa a los presentes que pasarán un formulario en el que deberán colocar sus nombres y otros datos personales, que les servirá para acceder a la asistencia humanitaria que brinda la entidad. 
 
Parte de esta ayuda consiste en proporcionarles alimento, un lugar para dormir temporalmente y elementos para su aseo personal. 
 
Los 'chamos', como se les denomina comunmente a los ciudadanos venezolanos, planean continuar su viaje a Perú, puesto que en ambos casos tienen conocidos con los que esperan reunirse y trabajar. No tienen la certeza de lo que harán después de llegar a Perú, pero no descartan avanzar hasta Chile
 
Mientras tanto, avanzan hacia un bus que los dirigiría hacia un lugar donde finalmente descansarán, una parada del forzado peregrinaje que causó la crisis en su país. 
 
El miércoles 8 de agosto el gobierno ecuatoriano declaró el "estado de emergencia al sector de Movilidad Humana" en las provincias de Carchi, Pichincha y El Oro. Sucumbíos no fue considerada en esta medida, adoptada luego de que el flujo migratorio de venezolanos a Ecuador se incrementara en las primeras semanas de agosto a 4.200 personas por día.
 
Redacción

Enormes maletas reposan en los pasillos del Terminal Terrestre Jaime Roldós Aguilera, ubicado en el norte de Guayaquil. Sobre ellas, hombres, mujeres y niños descansan entre el bullicio constante que producen los vendedores de las boleterías y los viajeros que se dirigen a otras provincias del país. 

 

Durante el día, los migrantes suelen colocar su equipaje en los pasillos del terminal mientras esperan el bus.

Foto: Ecuavisa.

 

Revise: Moreno compara migración venezolana con feriado bancario

 

Las familias o amigos que están entre los pesados equipajes son venezolanos, quienes en algunos casos arriban al Puerto Principal con medio día de viaje a cuestas. Este es el caso de Frank Tineo, de 21 años, y de Neriangeli Chririno, de 19. 

 

Antes de llegar a Guayaquil, Tineo estuvo probando suerte por 8 meses en Bogotá, Colombia, como mesero en varios restaurantes. “Me trataron bien y estuvo trabajando para reunir y continuar el viaje. Fue chévere pero tenía que seguir para el sur”, explica este joven que fue conducido desde el terminal hasta una sala dispuesta por la Cruz Roja de Ecuador para la asistencia de los migrantes. 

 

Frank y Neriangeli llenan formularios juntos a otros jóvenes. Foto: Ecuavisa.

 

Pese al trajín, Tineo mantiene intacto su buen ánimo y una amplia sonrisa en su rostro, al igual que Chirino y otros compañeros de viaje, mientras alrededor de ellos jugaban unos niños, ajenos a las preguntas sobre el intrincado trayecto que los trajo a Ecuador.

 

Tineo y Chirino comparten que antes de venir al país fueron advertidos por sus familiares de evitar el puente Rumichaca, debido a la aglomeración que sus compatriotas protagonizaron en las últimas semanas, en su intento por cruzar la frontera colombo-ecuatoriana. 

 

Los migrantes venezolanos se trasladan a centros de asistencia temporal en Guayaquil. Foto: Ecuavisa.

 

“Ellos me escribieron a un grupo que tenemos en WhatsApp y me dijeron que baje por otro lado porque estaba hecho un caos (en Rumichaca) así que desde La Hormiga (Putumayo, Colombia) crucé para Lago Agrio. También tenemos un grupo en Facebook donde podemos compartir novedades sobre las rutas”, cuenta Chirino, quien también trabajo por un tiempo en Colombia vendiendo artesanías en Santa Marta y Barranquilla. 

 

“Como yo, hay muchos que están cruzando por Lago Agrio, para evitar la multitud y llegar más rápido al sur”, reitera Chirino. 

 

Tineo asienta con la cabeza y cuenta que un consejo similar recibió por parte de sus allegados. “A mi me dijeron que ni se me ocurra cruzar por ahí, pero me arriesgué y cuando llegué al mediodía de este lunes no encontré a mucha gente”, subraya el muchacho mientras muetra una foto del paso fronterizo. 

 

El terminal Jaime Roldós Aguilera es un punto de encuentro para los viajeros. Foto: Ecuavisa.

 

Mientras narran con su historia con la mayor de las simpatías, un anuncio importante los interrumpe. Una voluntaria de la Cruz Roja les avisa a los presentes que pasarán un formulario en el que deberán colocar sus nombres y otros datos personales, que les servirá para acceder a la asistencia humanitaria que brinda la entidad. 

 

Parte de esta ayuda consiste en proporcionarles alimento, un lugar para dormir temporalmente y elementos para su aseo personal. 

 

Los 'chamos', como se les denomina comunmente a los ciudadanos venezolanos, planean continuar su viaje a Perú, puesto que en ambos casos tienen conocidos con los que esperan reunirse y trabajar. No tienen la certeza de lo que harán después de llegar a Perú, pero no descartan avanzar hasta Chile

 

Mientras tanto, avanzan hacia un bus que los dirigiría hacia un lugar donde finalmente descansarán, una parada del forzado peregrinaje que causó la crisis en su país. 

 

El miércoles 8 de agosto el gobierno ecuatoriano declaró el "estado de emergencia al sector de Movilidad Humana" en las provincias de Carchi, Pichincha y El Oro. Sucumbíos no fue considerada en esta medida, adoptada luego de que el flujo migratorio de venezolanos a Ecuador se incrementara en las primeras semanas de agosto a 4.200 personas por día.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos