Discrepancias en Judicatura por supuesta injerencia

Presidente subrogante del CJ envió cartas a un fiscal y un juez.

Presidente subrogante del CJ envió cartas a un fiscal y un juez. Foto: API
7 Agosto, 2018, 8:28 pm
Por: Redacción 



La semana pasada el presidente subrogante del Consejo de la Judicatura, Aquiles Rigail, envió cartas al fiscal provincial del Guayas y a un juez civil de Quito.
 
 
 
En el primer caso comenta que le preocupa el archivo de causas en contra de la Prefectura del Guayas, hecho denunciado por un abogado.
 
 
 
Rigail le escribe al fiscal: "Es extremadamente urgente que dé trámite a la petición (...) en cuanto a lo que identifica el abogado en mención, y depende de usted el concederle o no la audiencia que le solicita".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El segundo caso tiene que ver con Miguel Palacios, quien perdió un juicio por daño moral frente al expresidente Rafael Correa y fue condenado a indemnizarlo. 
 
 
 
 
Según Rigail, un informe pericial incluye valores que no corresponden y le escribe al juez: "Esto es improcedente y vulnera los términos del fallo (...) Ruégole informarme si efectivamente el perito insistió o desistió en calcular intereses".
 
 
Esto provocó la división del Pleno. “El día de ayer hemos tenido un intercambio de palabras fuerte, hay que decírselo a la sociedad”, indicó el vocal Juan Pablo Albán. 
 
 
Los vocales Albán y Angélica Porras creen que esto es injerencia en la justicia.
 
 
 
“O enviar cartas diciéndoles usted proceda así o proceda de tal otro modo, eso no corresponde a una función judicial recta. No estoy dispuesto a aceptar las injerencias en la independencia de los jueces”, manifestó Albán. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
“Que con una carta se le ordene cómo decidir, se ve desde él como una injerencia. Puede ser que la intención no sea esa, pero así se ve desde el operador de justicia”, dijo Angélica Porras, vocal de la Judicatura.
 
 
 
 
 
 
 
 
Aquiles Rigail considera que actuó de acuerdo a sus competencias. “Eso no es injerencia, sino preguntar qué es lo que ha pasado en ciertos casos, pero si cualquiera de ustedes coge los escritos que yo hecho, verá que en ningún momento menciono yo que presiono al juez, le digo haga tal cosa”, expresó.  
 
 
 
 
Anteriormente, hubo un incidente similar por la sanción de Marcelo Merlo, presidente titular de la Judicatura, a la jueza Paola Dávila por revocar la prisión preventiva al exministro Iván Espinel. En esa ocasión, Albán y Porras también criticaron la decisión.
 
La semana pasada el presidente subrogante del Consejo de la Judicatura, Aquiles Rigail, envió cartas al fiscal provincial del Guayas y a un juez civil de Quito.
 
 
 
En el primer caso comenta que le preocupa el archivo de causas en contra de la Prefectura del Guayas, hecho denunciado por un abogado.
 
 
 
Rigail le escribe al fiscal: "Es extremadamente urgente que dé trámite a la petición (...) en cuanto a lo que identifica el abogado en mención, y depende de usted el concederle o no la audiencia que le solicita".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El segundo caso tiene que ver con Miguel Palacios, quien perdió un juicio por daño moral frente al expresidente Rafael Correa y fue condenado a indemnizarlo. 
 
 
 
 
Según Rigail, un informe pericial incluye valores que no corresponden y le escribe al juez: "Esto es improcedente y vulnera los términos del fallo (...) Ruégole informarme si efectivamente el perito insistió o desistió en calcular intereses".
 
 
Esto provocó la división del Pleno. “El día de ayer hemos tenido un intercambio de palabras fuerte, hay que decírselo a la sociedad”, indicó el vocal Juan Pablo Albán. 
 
 
Los vocales Albán y Angélica Porras creen que esto es injerencia en la justicia.
 
 
 
“O enviar cartas diciéndoles usted proceda así o proceda de tal otro modo, eso no corresponde a una función judicial recta. No estoy dispuesto a aceptar las injerencias en la independencia de los jueces”, manifestó Albán. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
“Que con una carta se le ordene cómo decidir, se ve desde él como una injerencia. Puede ser que la intención no sea esa, pero así se ve desde el operador de justicia”, dijo Angélica Porras, vocal de la Judicatura.
 
 
 
 
 
 
 
 
Aquiles Rigail considera que actuó de acuerdo a sus competencias. “Eso no es injerencia, sino preguntar qué es lo que ha pasado en ciertos casos, pero si cualquiera de ustedes coge los escritos que yo hecho, verá que en ningún momento menciono yo que presiono al juez, le digo haga tal cosa”, expresó.  
 
 
 
 
Anteriormente, hubo un incidente similar por la sanción de Marcelo Merlo, presidente titular de la Judicatura, a la jueza Paola Dávila por revocar la prisión preventiva al exministro Iván Espinel. En esa ocasión, Albán y Porras también criticaron la decisión.
 
Le puede interesar

NOTICIAS DESTACADAS