Defensa en caso Bolaños anunció que rechazará sentencia

Según el Código Penal, el expolicía podría recibir entre 8 y 12 años de reclusión.

22 Agosto, 2013, 1:31 pm
Por: Redacción 
La noche de ayer se declaró culpable a un expolicía del GOE, por la muerte del estudiante universitario Juan Pablo Bolaños durante la revuelta del 30 de septiembre de 2010. Esta es la primera sentencia por una de las cinco muertes registradas ese día.
 
Aunque aún no se notifican los años de sentencia, Mateo Bolaños, hermano mayor del fallecido, se siente conforme con el fallo del 1er Tribunal de Garantías Penales de Pichincha. Él espera que las otras cuatro muertes que siguen en indagación previa, se esclarezcan pronto.
 
Según el Código Penal, el expolicía podría recibir entre 8 y 12 años de reclusión, aunque el Tribunal anticipó que tomarán en cuenta varias atenuantes.
 
A través de una investigación, la Fiscalía comprobó que las balas encontradas en el cuerpo del estudiante pertenecían al arma asignada a Francisco G. Sin embargo, la defensa cuestionó la calidad del peritaje y denunció que se busca un culpable a toda costa, el abogado defensor dijo que no aceptarán la sentencia. 
 
Datos del caso
Juan Pablo Bolaños Fernández era estudiante de Economía de la Universidad Central del Ecuador y es una de las víctimas mortales de los hechos del 30 de Septiembre del 2010, cuando se produjo una sublevación policial que terminó con la retención ilegal del Presidente de la República.  
 
Durante la revuelta del 30-S, el estudiante  recibió un disparo de arma de fuego en su cuerpo mientras se enfrentaba con miembros de la Policía Nacional sublevados en la avenida Mariana de Jesús, en los bajos del Regimiento Quito.   
 
Una vez recibido el impacto de bala fue trasladado a emergencias de la Clínica Internacional,  lugar al que  llegó ya sin signos vitales,  luego de varios minutos de atención médica, falleció.
 
La causa de la muerte, según el informe de autopsia , fue “hemorragia aguda interna por laceración de traquea, pulmón e hígado por causa de penetración y paso de proyectil de arma de fuego”.
 
La indagación previa de este caso inició el 20 de octubre del 2010. Mientras que la instrucción fiscal el 14 de marzo del 2012.

 

La noche de ayer se declaró culpable a un expolicía del GOE, por la muerte del estudiante universitario Juan Pablo Bolaños durante la revuelta del 30 de septiembre de 2010. Esta es la primera sentencia por una de las cinco muertes registradas ese día.
 
Aunque aún no se notifican los años de sentencia, Mateo Bolaños, hermano mayor del fallecido, se siente conforme con el fallo del 1er Tribunal de Garantías Penales de Pichincha. Él espera que las otras cuatro muertes que siguen en indagación previa, se esclarezcan pronto.
 
Según el Código Penal, el expolicía podría recibir entre 8 y 12 años de reclusión, aunque el Tribunal anticipó que tomarán en cuenta varias atenuantes.
 
A través de una investigación, la Fiscalía comprobó que las balas encontradas en el cuerpo del estudiante pertenecían al arma asignada a Francisco G. Sin embargo, la defensa cuestionó la calidad del peritaje y denunció que se busca un culpable a toda costa, el abogado defensor dijo que no aceptarán la sentencia. 
 
Datos del caso
Juan Pablo Bolaños Fernández era estudiante de Economía de la Universidad Central del Ecuador y es una de las víctimas mortales de los hechos del 30 de Septiembre del 2010, cuando se produjo una sublevación policial que terminó con la retención ilegal del Presidente de la República.  
 
Durante la revuelta del 30-S, el estudiante  recibió un disparo de arma de fuego en su cuerpo mientras se enfrentaba con miembros de la Policía Nacional sublevados en la avenida Mariana de Jesús, en los bajos del Regimiento Quito.   
 
Una vez recibido el impacto de bala fue trasladado a emergencias de la Clínica Internacional,  lugar al que  llegó ya sin signos vitales,  luego de varios minutos de atención médica, falleció.
 
La causa de la muerte, según el informe de autopsia , fue “hemorragia aguda interna por laceración de traquea, pulmón e hígado por causa de penetración y paso de proyectil de arma de fuego”.
 
La indagación previa de este caso inició el 20 de octubre del 2010. Mientras que la instrucción fiscal el 14 de marzo del 2012.