Gobierno retira seguridad a Rafael Correa y a Jorge Glas

Medida también contempla retiro de seguridad a exvicepresidente Glas, en prisión en Quito.

Medida también contempla retiro de seguridad a exvicepresidente Glas, en prisión en Quito. Foto: Collage Ecuavisa
22 Mayo, 2018, 5:25 pm
Por: Redacción 


El Gobierno nacional resolvió el martes 22 de mayo de 2018 retirar la seguridad proporcionada al expresidente de la República, Rafael Correa, y al exvicepresidente Jorge Glas.
 
 
Así lo informó la Secretaría de Comunicación mediante un boletín oficial.
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
Se retira “la seguridad proporcionada al expresidente Rafael Correa Delgado y familiares íntimos en sus países de residencia debido al bajo nivel de riesgo existente”.
 
 
En cuanto al exvicepresidente Glas, se le retira la seguridad tanto del interior y exterior de la cárcel 4, donde el exsegundo mandatario cumple una una de cárcel de 6 años.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El Gobierno de Lenín Moreno, de acuerdo a la Secretaría de Comunicación, cumple con las recomendaciones provenientes del Ministerio de Defensa, de acuerdo a la previa consulta a la Secretaría Nacional de Inteligencia sobre los informes de riesgos para continuar con la protección a Correa y Glas.
 
 
El 14 de mayo de 2018, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, dio a conocer que en esos días las unidades de inteligencia emitirán un informe para determinar si se mantiene o no la seguridad al exmandatario Correa.
 
 
"Hay informes que tienen que analizarse, las entidades responsables, particularmente de Inteligencia, nos indicarán los requerimientos y las FF.AA. solamente darán cabida en medida de que se requiera ese tipo de seguridad o de protección", aseveró Jarrín en una rueda de prensa. 
 
 
 
El 3 de mayo de 2017, antes de partir hacia Cuba, el entonces presidente de la República, Rafael Correa, dispuso mediante decreto ejecutivo No. 1369, brindar esta protección y seguridad a los exmandatarios.
 
El único artículo del documento establece "proporcionar de ser necesario protección y seguridad a los expresidentes y exvicepresidentes de la República, a sus cónyuges e hijos por un período de un año y seis meses, respectivamente".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


La vigencia del decreto emitido en su momento por Rafael Correa es de un año. 


 
 
El Gobierno nacional resolvió el martes 22 de mayo de 2018 retirar la seguridad proporcionada al expresidente de la República, Rafael Correa, y al exvicepresidente Jorge Glas. 
 
Así lo informó la Secretaría de Comunicación mediante un boletín oficial.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Se retira “la seguridad proporcionada al expresidente Rafael Correa Delgado y familiares íntimos en sus países de residencia debido al bajo nivel de riesgo existente”.
 
 
En cuanto al exvicepresidente Glas, se le retira la seguridad tanto del interior y exterior de la cárcel 4, donde el exsegundo mandatario cumple una una de cárcel de 6 años.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El Gobierno de Lenín Moreno, de acuerdo a la Secretaría de Comunicación, cumple con las recomendaciones provenientes del Ministerio de Defensa, de acuerdo a la previa consulta a la Secretaría Nacional de Inteligencia sobre los informes de riesgos para continuar con la protección a Correa y Glas.
 
 
El 14 de mayo de 2018, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, dio a conocer que en esos días las unidades de inteligencia emitirán un informe para determinar si se mantiene o no la seguridad al exmandatario Correa.
 
 
"Hay informes que tienen que analizarse, las entidades responsables, particularmente de Inteligencia, nos indicarán los requerimientos y las FF.AA. solamente darán cabida en medida de que se requiera ese tipo de seguridad o de protección", aseveró Jarrín en una rueda de prensa. 
 
 
 
El 3 de mayo de 2017, antes de partir hacia Cuba, el entonces presidente de la República, Rafael Correa, dispuso mediante decreto ejecutivo No. 1369, brindar esta protección y seguridad a los exmandatarios.
 
El único artículo del documento establece "proporcionar de ser necesario protección y seguridad a los expresidentes y exvicepresidentes de la República, a sus cónyuges e hijos por un período de un año y seis meses, respectivamente".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La vigencia del decreto emitido en su momento por Rafael Correa es de un año.