Inicio ·Deportes · Artículo

Jugadores de club boliviano venden sus botines para subsistir

Redacción

arodriguezm

|

Miércoles 19 de Septiembre de 2018 - 7:35
compártelo
  • Los futbolistas del Real Potosí se encuentran en paro desde el lunes 17 de septiembre del 2018.
Los futbolistas del Real Potosí se encuentran en paro desde el lunes 17 de septiembre del 2018.
Los jugadores del club boliviano Real Potosí de la primera división, que se encuentran impagos y en huelga, tuvieron que vender hasta sus botines "para alimentar a sus familias", así lo informó su técnico Sergio Apaza.
 
De cara a un crucial juego por la Liga doméstica en Potosí (sur boliviano) frente a Oriente Petrolero, los futbolistas están en paro desde el lunes 17 de septiembre del 2018 y no entrenaron al día siguiente.
 
La situación es tan dramática que los jugadores "han tenido que vender sus calzados para darles plata a sus hijos", dijo Apaza.
 
Los jugadores no sólo iniciaron la huelga sino que cortaron una calle durante unos minutos en protesta contra la dirigencia, informó el portal de la revista Late.
 
La dirigencia, encabezada por Calixto Santos, se había comprometido a pagar el pasado domingo los sueldos retrasados de cuatro meses.
 
"Son plazos que ellos mismos se ponen y no pueden cumplir (...), se nos prometió pagarnos el domingo y no aparece nadie", reclamó el defensor Herman Soliz.
 
Real Potosí es presa de una profunda crisis institucional al punto que en julio, al inicio del torneo Clausura, presentó a dos equipos con dos técnicos diferentes. Sólo la mediación de la Federación de Fútbol hizo que ante Universitario de Sucre jugara con un equipo mixto.
 
Debido a esta situación, "a más del 50% de nuestros jugadores les falta peso. Tengo terror de que se acalambren o que se desgarren", sostuvo Apaza, quien compró de su propio dinero implementos de entrenamiento.
 
Real Potosí está en la cola de la clasificación con apenas 4 puntos en 10 juegos en el torneo Clausura que lidera Real Pari con 25 unidades.
AFP

Los jugadores del club boliviano Real Potosí de la primera división, que se encuentran impagos y en huelga, tuvieron que vender hasta sus botines "para alimentar a sus familias", así lo informó su técnico Sergio Apaza.

 

De cara a un crucial juego por la Liga doméstica en Potosí (sur boliviano) frente a Oriente Petrolero, los futbolistas están en paro desde el lunes 17 de septiembre del 2018 y no entrenaron al día siguiente.

 

La situación es tan dramática que los jugadores "han tenido que vender sus calzados para darles plata a sus hijos", dijo Apaza.

 

Los jugadores no sólo iniciaron la huelga sino que cortaron una calle durante unos minutos en protesta contra la dirigencia, informó el portal de la revista Late.

 

La dirigencia, encabezada por Calixto Santos, se había comprometido a pagar el pasado domingo los sueldos retrasados de cuatro meses.

 

"Son plazos que ellos mismos se ponen y no pueden cumplir (...), se nos prometió pagarnos el domingo y no aparece nadie", reclamó el defensor Herman Soliz.

 

Real Potosí es presa de una profunda crisis institucional al punto que en julio, al inicio del torneo Clausura, presentó a dos equipos con dos técnicos diferentes. Sólo la mediación de la Federación de Fútbol hizo que ante Universitario de Sucre jugara con un equipo mixto.

 

Debido a esta situación, "a más del 50% de nuestros jugadores les falta peso. Tengo terror de que se acalambren o que se desgarren", sostuvo Apaza, quien compró de su propio dinero implementos de entrenamiento.

 

Real Potosí está en la cola de la clasificación con apenas 4 puntos en 10 juegos en el torneo Clausura que lidera Real Pari con 25 unidades.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos