Inicio ·Deportes · Artículo

Vinicio Angulo brilla en el debut de Maradona

Redacción

arodriguezm

|

Martes 18 de Septiembre de 2018 - 7:47
compártelo
  • CULIACÁN, México.- Maradona celebra junto a Vinicio Angulo durante el primer partido del argentino como entrenador. Foto: AFP
CULIACÁN, México.- Maradona celebra junto a Vinicio Angulo durante el primer partido del argentino como entrenador. Foto: AFP

El debut oficial de Maradona en los Dorados de Sinaloa fue también la vitrina ideal para que el ecuatoriano Vinicio Angulo demostrara su capacidad goleadora, en un partido que mantuvo en expectativa tanto a seguidores como detractores del exfutbolista argentino. 

Los Dorados golearon 4-1 a Cafetaleros de Tapachula, duelo disputado por la octava fecha del torneo Apertura del Ascenso (segunda división) del fútbol mexicano. Tres de esas dianas fueron anotadas por Angulo, honrando así el 10 de su camiseta, el mismo número que lucía el astro sudamericano en sus tiempos de jugador.

Aunque el primer tiempo culminó sin goles y preocupaba a Maradona, la situación cambió totalmente para la etapa complementaria. El ecuatoriano hizo el 1-0 de cabeza a los 59 minutos. Diego se fundió en un abrazo con su asistente, una imagen que tuvo repetición exactamente 138 segundos después, cuando Angulo marcó el 2-0 y el júbilo rebasó al entrenador, que invadió la cancha para felicitar a sus jugadores.

Pero la sonrisa se le desdibujó un poco a los 63, cuando los Cafetaleros descontaron con un remate de cabeza del también argentino Sebastián Ibars.

Diego golpeteó el cobertizo de su banquillo tras recibir el 2-1. La desazón pudo ser mayor minutos después, cuando un lejano disparo de los Cafetaleros pegó en el travesaño y picó dentro del arco, pero el árbitro no validó lo que hubiera sido el empate.
 
Los Dorados aseguraron la victoria con el 3-1. Angulo completó su tripleta a los 75 con un penal que volvió a desatar la alegría de Maradona.
A los 83, el DT decidió sustituir a Angulo. El ecuatoriano salió del campo envuelto en ovaciones comenzando por los aplausos de su propio entrenador. "Lo saqué para el aplauso, se merecía la ovación de todo el estadio", comentó Maradona.
 
El técnico pudo celebrar un gol más, el 4-1 que Alonso Escoboza marcó a los 85 con un disparo lejano que se le escapó al portero. Diego bailó con gran alegría. Luego miró al cielo y dijo un conmovedor: "¡gracias, papá!"
AFP - Redacción

El debut oficial de Maradona en los Dorados de Sinaloa fue también la vitrina ideal para que el ecuatoriano Vinicio Angulo demostrara su capacidad goleadora, en un partido que mantuvo en expectativa tanto a seguidores como detractores del exfutbolista argentino. 

Los Dorados golearon 4-1 a Cafetaleros de Tapachula, duelo disputado por la octava fecha del torneo Apertura del Ascenso (segunda división) del fútbol mexicano. Tres de esas dianas fueron anotadas por Angulo, honrando así el 10 de su camiseta, el mismo número que lucía el astro sudamericano en sus tiempos de jugador.

Aunque el primer tiempo culminó sin goles y preocupaba a Maradona, la situación cambió totalmente para la etapa complementaria. El ecuatoriano hizo el 1-0 de cabeza a los 59 minutos. Diego se fundió en un abrazo con su asistente, una imagen que tuvo repetición exactamente 138 segundos después, cuando Angulo marcó el 2-0 y el júbilo rebasó al entrenador, que invadió la cancha para felicitar a sus jugadores.

Pero la sonrisa se le desdibujó un poco a los 63, cuando los Cafetaleros descontaron con un remate de cabeza del también argentino Sebastián Ibars.

Diego golpeteó el cobertizo de su banquillo tras recibir el 2-1. La desazón pudo ser mayor minutos después, cuando un lejano disparo de los Cafetaleros pegó en el travesaño y picó dentro del arco, pero el árbitro no validó lo que hubiera sido el empate.

 

Los Dorados aseguraron la victoria con el 3-1. Angulo completó su tripleta a los 75 con un penal que volvió a desatar la alegría de Maradona.

A los 83, el DT decidió sustituir a Angulo. El ecuatoriano salió del campo envuelto en ovaciones comenzando por los aplausos de su propio entrenador. "Lo saqué para el aplauso, se merecía la ovación de todo el estadio", comentó Maradona.

 

El técnico pudo celebrar un gol más, el 4-1 que Alonso Escoboza marcó a los 85 con un disparo lejano que se le escapó al portero. Diego bailó con gran alegría. Luego miró al cielo y dijo un conmovedor: "¡gracias, papá!"

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos