"La Borradora", la virgen que ayuda en procesos legales

Una historia colonial se esconde tras la imagen de esta virgen ubicada en el centro de Quito.

  • Una historia colonial se esconde tras la imagen de esta virgen ubicada en el centro de Quito.
2 Diciembre, 2014, 11:12 pm
Por: Redacción 
En San Roque, entre el mercado y el tráfico de la calle Montúfar está la iglesia parroquial del lugar.
 
Sobre el altar, está la representación del calvario, pero el padre Carmelo Yépez, párroco de la zona, nos lleva a conocer una imagen casi escondida entre las otras figuras del templo.
 
Conocida como “Nuestra Señora la Borradora”, es una pintura de la virgen del Rosario, con el niño Jesús, San Antonio y San Francisco.
 
“Esta imagen estuvo en la cárcel de la Real Audiencia, en la parte de atrás del Palacio de Gobierno", explica el sacerdote.
 
Los historiadores relatan que en 1612, un joven  fue condenado a muerte por un crimen que no cometió. Su sentencia estaba firmada y certificada. El día de su ejecución su sentencia desapareció del papel.
 
Los habitantes de aquella época indica que el muchacho “dejó su vida” en las manos de la santísima virgen María y fue ella quien realizó este milagro. 
 
La sentencia fue borrada de los documentos dos veces, y en esa segunda ocasión llegaron pruebas que confirmaron su inocencia. Desde ese día todos la llaman a esta imagen “La Borradora”.
 
En 1.895 fue trasladada aquí todo el pedazo de pared en el que fue pintada. 
 
Son innumerables los testimonios que dicen que ella les ayudó en juicios o procesos legales, es la mejor abogada afirman sus seguidores.
En San Roque, entre el mercado y el tráfico de la calle Montúfar está la iglesia parroquial del lugar.
 
Sobre el altar, está la representación del calvario, pero el padre Carmelo Yépez, párroco de la zona, nos lleva a conocer una imagen casi escondida entre las otras figuras del templo.
 
Conocida como “Nuestra Señora la Borradora”, es una pintura de la virgen del Rosario, con el niño Jesús, San Antonio y San Francisco.
 
“Esta imagen estuvo en la cárcel de la Real Audiencia, en la parte de atrás del Palacio de Gobierno", explica el sacerdote.
 
Los historiadores relatan que en 1612, un joven  fue condenado a muerte por un crimen que no cometió. Su sentencia estaba firmada y certificada. El día de su ejecución su sentencia desapareció del papel.
 
Los habitantes de aquella época indica que el muchacho “dejó su vida” en las manos de la santísima virgen María y fue ella quien realizó este milagro. 
 
La sentencia fue borrada de los documentos dos veces, y en esa segunda ocasión llegaron pruebas que confirmaron su inocencia. Desde ese día todos la llaman a esta imagen “La Borradora”.
 
En 1.895 fue trasladada aquí todo el pedazo de pared en el que fue pintada. 
 
Son innumerables los testimonios que dicen que ella les ayudó en juicios o procesos legales, es la mejor abogada afirman sus seguidores.
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS