Ecuador

Indígenas aseguran que la rotura de oleoducto contaminó varios ríos de la Amazonía

La contaminación había llegado a unos 300 kilómetros de distancia, hasta el sitio conocido como Pompeya.


31 ene 2022 , 07:05

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) denunció este domingo la contaminación petrolera en los ríos de esa región selvática, por la rotura el pasado viernes de un oleoducto en la zona del río Piedra Fina, en la provincia de Napo.

Según imágenes difundidas en redes sociales por esa organización, manchas de contaminación de crudo se han observado ya en el río Coca, en el que desemboca el Piedra Fina.

De acuerdo a la versión de la Confeniae, la contaminación ha llegado a unos 300 kilómetros de distancia, hasta el sitio conocido como Pompeya, en la vecina provincia de Orellana, pero también ha detectado manchas del vertido en varias zonas del trayecto del río Coca.

Lola Piyaguaje, vicepresidenta de la Confeniae, aseguró que su organización emprenderá acciones legales para exigir la más inmediata limpieza y reparación ambiental de la zona.

"El estado ecuatoriano tiene que hacer" caso a los reclamos, pues si no lo hace "entraremos con mucha fuerza, porque (el río) es la única riqueza" de los pueblos originarios, enfatizó Piyaguaje.

La dirigente remarcó que los afluentes proveen de alimentación a las comunidades y que muchos indígenas aprovechan a diario los caudales incluso para bañarse.

Por ello, se preguntó sobre cuántas personas enfermarán de cáncer o afecciones a la piel, por la contaminación. "Exigimos al Estado la remediación ambiental", ya que en el afluente conviven "niños, mujeres, ancianos".

"Somos humanos y vamos a exigir la reparación" por los daños causados, reiteró la dirigente.

De su lado, Nanki Wanpankit, otro alto dirigente de la Confeniae, se preguntó de "cuál tecnología de punta" habla el Gobierno cuando propone ampliar las industrias extractivas en la Amazonía.

"Este es el resultado de la tecnología de punta que el Estado quiere seguir implementando en la actividad petrolera, minera y maderera", recriminó Wanpankit al asegurar que con la contaminación, muchas comunidades indígenas y pueblos de mestizos van a ser afectados.

"Una vergüenza de autoridades que existen y que se niegan a aceptar que hay una contaminación", se lamentó el dirigente.

El pasado viernes, el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) sufrió una rotura en la zona del río Piedra Fina, por la caída de una enorme roca sobre la tubería, que provocó la fuga a presión del crudo.

El consorcio OCP-Ecuador, que opera esa tubería, anunció que trabaja en la reparación, mientras traslada en camiones-tanque el petróleo que contuvo en unas "piscinas", hacia una estación en la ciudad de Lago Agrio, en la vecina provincia amazónica de Sucumbíos.

Asimismo, afirmó que se "iniciarán las tareas de limpieza y remediación" de la zona contaminada por el vertido.

Este evento, según el consorcio, fue causado por el desprendimiento de una gran roca, de unos dos metros de alto por tres de diámetro, y que aparentemente impactó con la tubería y provocó la rotura.

Este suceso fue detectado a tiempo por el sistema automático de detección de fugas del oleoducto que, ante la disminución de presión, detiene el bombeo de crudo.

La empresa "se hace cargo del evento, ocasionado por fuerza mayor, con la responsabilidad y compromiso con la gente y respeto al medio ambiente que siempre ha caracterizado a la compañía", aseguró Jorge Vugdelija, presidente ejecutivo de OCP-Ecuador.