Los detectives que aterrorizan a los políticos

Una misteriosa comunidad en internet, cuyos miembros son casi todos anónimos, está levantando ampollas en las altas esferas de Alemania. Su objetivo: demostrar que algunas figuras públicas hicieron trampa cuando escribían sus tesis doctorales.

  • Los detectives que aterrorizan a los políticos
9 Febrero, 2013, 9:16 pm
Por: Redacción 

Una misteriosa comunidad en internet, cuyos miembros son casi todos anónimos, está levantando ampollas en las altas esferas de Alemania. Su objetivo: demostrar que algunas figuras públicas hicieron trampa cuando escribían sus tesis doctorales.

Sus pesquisas ya desembocaron en la renuncia de un exministro de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, y en la dimisión de nada más y nada menos que la mayor autoridad en temas de educación en el país: la propia ministra, Annette Schavan, quien dio un paso al costado este sábado.

A principios de semana, tras una larga investigación, la Universidad de Düsseldorf le retiró a Schavan su doctorado por presentar "de manera sistemática y deliberada esfuerzos intelectuales que no eran propios a lo largo de su disertación" que escribió hace más de 30 años.

Y aunque Schavan rechaza la acusación, la canciller Angela Merkel no tuvo más remedio que aceptarle la renuncia a su amiga y aliada política, ante el escándalo que se empezó a gestar en el país en pleno año de elecciones.

La polémica no es menor: más que en otros países, el doctorado en Alemania es un símbolo inequívoco de prestigio, que implica dirigirse a las personas por sus títulos (Frau Doktor o Herr Doktor). Éstos hasta pueden aparecer en el pasaporte y otros documentos oficiales.

Una misteriosa comunidad en internet, cuyos miembros son casi todos anónimos, está levantando ampollas en las altas esferas de Alemania. Su objetivo: demostrar que algunas figuras públicas hicieron trampa cuando escribían sus tesis doctorales.

Sus pesquisas ya desembocaron en la renuncia de un exministro de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, y en la dimisión de nada más y nada menos que la mayor autoridad en temas de educación en el país: la propia ministra, Annette Schavan, quien dio un paso al costado este sábado.

A principios de semana, tras una larga investigación, la Universidad de Düsseldorf le retiró a Schavan su doctorado por presentar "de manera sistemática y deliberada esfuerzos intelectuales que no eran propios a lo largo de su disertación" que escribió hace más de 30 años.

Y aunque Schavan rechaza la acusación, la canciller Angela Merkel no tuvo más remedio que aceptarle la renuncia a su amiga y aliada política, ante el escándalo que se empezó a gestar en el país en pleno año de elecciones.

La polémica no es menor: más que en otros países, el doctorado en Alemania es un símbolo inequívoco de prestigio, que implica dirigirse a las personas por sus títulos (Frau Doktor o Herr Doktor). Éstos hasta pueden aparecer en el pasaporte y otros documentos oficiales.

SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS